Mejores portátiles para teletrabajo

La pandemia por el SARS-CoV-2 ha cambiado la forma en la que se hacen las cosas más rutinarias. Las mascarillas, el distanciamiento social y la desinfección son de las pocas herramientas que existen, por el momento, para combatir al virus Covid-19. Esto también ha obligado a un cambio de paradigma en otros ámbitos durante el confinamiento, como la educación a distancia o el teletrabajo. Esto ha hecho que las ventas de portátiles hayan crecido considerablemente en este 2020.

Una vez termina el confinamiento, los nuevos rebrotes y oleadas del virus podrían obligar a tomar medidas restrictivas locales que seguirán potenciando el trabajo desde casa. Una modalidad que parece que se va a ir imponiendo poco a poco. Por ello, deberías conocer cuáles son los mejores portátiles para teletrabajar, obteniendo así una buena herramienta para tu oficina doméstica.

¿Qué tengo que tener en cuenta?

Hardware dentro de portátil

A veces, la variedad de marcas y modelos disponibles, con las diferentes configuraciones, y la infinidad de necesidades y trabajos diferentes, hacen que elegir un equipo no sea tarea fácil. Aquí tienes las claves para que puedas hacer una buena elección.

Rendimiento

Lo principal en lo que te debes fijar en un portátil es el rendimiento. Eso va a depender principalmente del hardware, y según lo que integre también afectará considerablemente al precio. Por tanto, es importante que:

  • No elijas un portátil demasiado potente para tus necesidades que te lleve a invertir demasiado dinero sin que puedas realmente aprovechar todas sus capacidades.
  • Tampoco te quedes corto en rendimiento y adquieras un equipo que vaya lento para tus aplicaciones y termine desesperándote u obligándote a actualizarlo con otro gasto adicional.

¿De qué dependerá este rendimiento? Pues principalmente de cuatro componentes básicos:

  • CPU:
    • AMD Ryzen 3 / Intel Core i3: para uso básico como la navegación web, correo electrónico, y ofimática. Ideal para aquellos que realizan trabajos de oficina con documentos, teleasistencia, etc.
    • AMD Ryzen 5 / Intel Core i5: para la mayoría de trabajos que demandan rendimiento, pero no son demasiado exigentes. Por ejemplo, para edición fotográfica, trabajo con multimedia, etc.
    • AMD Ryzen 7 / Intel Core i7: para programadores, diseñadores, ingenieros, etc.
  • GPU: para la mayoría de los trabajos, con una GPU integrada sería suficiente, excepto para aquellos que trabajen de forma intensa con gráficos, como los diseñadores, aplicaciones científicas que usen GPGPU, etc. Por eso, en este sentido no te debes obsesionar a menos que necesites gráficos potentes. En tal caso, opta por alguna dedicada de AMD o NVIDIA.
  • RAM: con 8GB de RAM debería estar bien para la mayoría de trabajos. Evidentemente, hay casos como la virtualización, el uso de varias apps simultáneamente, etc., donde necesitarás más RAM (p.e.: 16, 32GB…).
  • Disco duro: muchos portátiles modernos ya integran un SSD como opción principal. Esa sería la mejor alternativa en cuanto a velocidad. No obstante, si tienes un trabajo donde trabajes con gran cantidad de fotografías de alta calidad, vídeos, bases de datos, etc., entonces no te vendría nada mal que el portátil tuviese una segunda unidad SSD de alta capacidad o una HDD.

Evidentemente es complicado poner ejemplos de todos los tipos de trabajo existentes. Si tu trabajo no se encuentra entre los ejemplos que he puesto, te recomiendo que busques los requisitos recomendados del software que usas para teletrabajar y que el hardware cumpla con ellos.

Precio

Una vez tienes bien claro el hardware que necesitas, también podrás enfocarte en el precio comparando solo aquellos modelos que se adaptan a tus necesidades. Pero cuidado con algunos supuestos chollos u ofertas que parecen tentadoras. En ocasiones camuflan algunas carencias.

Uno de los mayores errores de muchos usuarios tienen relación con las generaciones de los procesadores. Por ejemplo, puede que veas un Intel Core i7 que cueste 300€ y otro Intel Core i7 que tenga un valor de 800€. Aunque ambos parezcan parecidos, fíjate en la generación. Podría darse el caso de que el de 300 sea un i7 4xxx y el de 800 sea un i7 9xxx. Es decir, de 4º Generación y 9º Gen respectivamente. El rendimiento entre uno y otro no tiene comparación, ya que el 4ºGen se lanzó en 2013 y está bastante desfasado ya, por eso es tan barato.

Ahora bien, si los detalles de ambos portátiles sí que son exactamente los mismos, pero uno es más barato que otro, podría también ser por otros dos motivos:

  • Es un refurbished o reacondicionado, lo que implica que ha sido reparado por algún defecto o que haya estado expuesto en una tienda, etc. Por tanto, podría tener alterada su garantía.
  • La marca del portátil es diferente. Te recomendaría no elegir portátiles de marcas poco fiables, o te podrían fallar antes de lo que esperas. Lo mejor es que compres marcas como Lenovo, ASUS, Apple, HP, Acer, Dell, Samsung y Microsoft. Esas suelen ser las más fiables del mercado.

Pantalla

La pantalla es otro punto crítico a la hora de elegir tu mejor portátil para el teletrabajo. El motivo es que afectará a:

  • Tu vista, puesto que pasarás largas horas trabajando frente a ella. Si es demasiado pequeña podría implicar más estrés visual, especialmente si trabajas con texto. Por tanto, no debería ser demasiado pequeña y si tiene alguna que otra tecnología para reducir la fatiga visual, mucho mejor.
  • La movilidad y autonomía, ya que mientras más grande sea más pesará y más batería consume.
  • Cómo podrás trabajar, ya que si necesitas ver varias ventanas a la vez, apreciar bien detalles si eres diseñador, etc., entonces es importante que sea grande.

Para la mayoría, lo ideal es elegir una de 15.6″. Para los que buscan algo mayor podrían elegir un modelo de 17″. Las de 13 pulgadas o menores no son recomendables para el teletrabajo, más aún teniendo en cuenta que no importa que el equipo sea algo más voluminoso y consuma más batería, ya que estás en casa y como mucho lo moverás de una habitación a otra y siempre dispondrás de enchufes.

En cuanto a la resolución, deberías ser FullHD al menos. Y si trabajas como fotógrafo, diseñador, etc., entonces deberías ir a por resoluciones mejores como la 4K.

Escalabilidad

Dependiendo de la política de renovación que tengas, tienes que pensar en un portátil más o menos escalar. Por ejemplo, si necesitas el máximo rendimiento por tu tipo de trabajo y lo renuevas cada año, entonces no tienes que preocuparte más que por elegir el mejor hardware.

En cambio, la mayoría de usuarios buscan que el portátil les dure varios años. Y para que eso sea posible, no solo hay que atender a las marcas, también a la capacidad de actualizar algunos componentes que tienen los portátiles. En este sentido, algunos ultrabooks están algo limitados con respecto a los portátiles de mayor tamaño. Por ejemplo:

  • CPU: por lo general están soldadas y no se pueden cambiar.
  • GPU: las integradas van con la CPU, por lo que no podrás hacer nada. En cuanto a las dedicadas, algunas están soldadas y otras están en módulo. Pero por lo general no podrás cambiarla. Lo único adquirir una tarjeta gráfica externa en caso de necesitar más rendimiento.
  • RAM: algunas están soldadas, como las LPDDR. Por eso, mejor elige DDR y comprueba si tienen slots o ranuras vacías. De esa forma, podrás añadir un módulo RAM en caso de que necesites ampliar la memoria principal.
  • Disco duro: a no ser que sea una memoria flash como la eMMC, podrás sustituir una unidad por otra sin problema, siempre que sea del mismo tipo.

Conectividad

La conectividad y la cantidad de puertos también es importante. Todos los modelos de portátiles que encuentras en el mercado tienen adaptadores WiFi, por lo que no habría problema. Pero no todos tienen puerto LAN Ethernet (RJ-45), que podrían necesitar algunas personas que no disponen de redes inalámbricas o que por algún motivo no funcione adecuadamente y se necesite establecer una conexión vía cable.

Por otro lado, atiende también a los gadgets o periféricos que necesitas usar. Por ejemplo, es probable que necesites conectar una pantalla externa por HDMI, o una tableta tipo Wacom para dibujo por USB, una webcam externa para videoconferencias, sonido (DACs, amplificadores, micrófonos, controladores de DJs…), etc.

En cualquier caso, determina lo que necesitas y busca aquel modelo que tenga puertos compatibles y en número suficiente. Recuerda que si tienes que tener varios de esos periféricos conectados a la vez, quizás el número de puertos de algunos ultrabooks puede ser algo limitado. Los portátiles que no son ultrabooks, al tener los flancos más gruesos, suelen albergar más cantidad de puertos. Eso podría ser una ventaja, ya que tampoco necesitas que el equipo sea ligero y delgado si no lo vas a sacar de casa.

Movilidad y autonomía

La movilidad y autonomía no es tan importante teniendo en cuenta que estás en casa. Como mucho llevarías el equipo de una habitación a otra, por lo que no tiene que ser ligero y compacto como requisito imprescindible. Tampoco es necesario que tenga una batería que dure demasiadas horas, ya que estás cerca de un enchufe.

Pese a eso, puede que la batería sí que sea importante visto desde otro punto de vista. Me explico, es cierto que muchos prefieren  el teletrabajo porque no implica acudir al trabajo, tráfico, medios de transporte, etc. Pero el teletrabajo también puede ser problemático, con algunos problemas asociados:

  • Horarios: en una oficina tienes tus horarios, y sueles desconectar cuando llega la hora. En casa, puede que el trabajo y las horas extras se alarguen algo más.
  • Psicología: a veces estar encerrado entre cuatro paredes y siempre en el mismo espacio puede generar problemas según los psicólogos.

Teniendo en cuenta esto, es probable que prefieras cambiar de “ambiente” para que no se haga la jornada tan monótona. Por ejemplo, salir y trabajar en el porche o terraza de tu casa si hace buen tiempo, trabajar en un momento dado desde la cama, quieres irte a algún espacio donde estar tranquilo para videollamadas donde no hay enchufe, etc. En ese caso, que cuente con una batería decente te podría ayudar.

Recuerda que la duración de la batería dependerá básicamente de 2 cosas:

  • Capacidad de la batería: mientras mayor sea, más debe durar. Por ejemplo, una de 5000mAh será mejor que la de 4000mAh, o la de 80Wh será mejor que la de 10Wh. Por ejemplo, 80Wh quiere decir que puede suministrar 80W de potencia durante 1 hora, o también podría suministrar 160W durante media hora, o 40W durante 2 horas.
  • Hardware:
    • Mientras más potente sea el hardware, más rápido consumirá la batería.
    • Tamaño de la pantalla, ya que mientras mayor sea (aunque también depende de la tecnología del panel: LED IPS, OLED…), más demanda de energía hará.

Plataforma

Por último, es importante también elegir una plataforma robusta, estable y segura para el teletrabajo, ya que se manejan datos sensibles, documentos, etc. Por eso, una gran opción sería usar distros GNU/Linux, ChromeOS, o macOS, frente a Microsoft Windows. No obstante, puede que por comodidad o porque el software que usas solo esté disponible para Windows, lo que podría forzarte a usar al sistema operativo de los de Redmond.

El BYOD es un grave problema para mantener la ciberseguridad de las empresas, y lo cierto es que Windows no es una gran opción que ayude en este sentido. Por cierto, en el caso de optar por Windows, mejor la edición Pro, ya que tiene algunas características empresariales interesantes frente a la Home.

Mejores portátiles para teletrabajo

Por último, aquí tienes una selección con algunos de los mejores portátiles para teletrabajo, pudiendo elegir el que más se adapte a tu presupuesto y necesidades. Para esta selección, he usado los anteriores puntos clave para escoger algunos de los que puedes encontrar en el mercado que mejor se adaptan al teletrabajo. El resultado ha sido este:

ASUS ExpertBook B94450FA-BM0306R

  • CPU: Intel Core i7-10510U
  • RAM: 16 GB LPDDR3
  • GPU: Intel UHD Integrada
  • Disco duro: 1TB SSD M.2 PCIe NVMe
  • Pantalla: 14″ LED IPS FullHD
  • Conectividad: WiFi 6, RJ45 (microHDMI), HDMI, USB 3.1, Jack combo
  • Sistema operativo: Microsoft Windows 10 Pro

Microsoft Surface Laptop 3

  • CPU: Intel Core i5-1035G1
  • RAM: 8GB DDR4
  • GPU: NVIDIA GeForce GTX 1050 3GB GDDR5
  • Disco duro: 512GB SSD M.2 NVMe PCIe
  • Pantalla: 15.6″ FullHD LED IPS
  • Conectividad: WiFi 6, Ethernet LAN, USB 3.1, HDMI, Jack combo, lector de tarjetas SD
  • Sistema operativo: sin sistema operativo preinstalado

Apple Macbook Pro 16″

  • CPU: Intel Core i7
  • RAM: 16 GB DDR4
  • GPU: AMD Radeon Pro 5300M 4GB GDDR6
  • Disco duro: 512 GB SSD
  • Pantalla: 16″ Retina LED 3072×1920
  • Conectividad: WiFi, Bluetooth 5, 3 Thunderbolt 3
  • Sistema operativo: macOS

Honor Magicbook 15

  • CPU: AMD Ryzen 5 3500U
  • RAM: 8GB DDR4
  • GPU: AMD Radeon Vega 8
  • Disco duro: 256 GB SSD M.2 NVMe PCIe
  • Pantalla: 15.6″ FullHD LED IPS
  • Conectividad: WiFi 6, Bluetooth 5, Ethernet LAN, HDMI, USB 3.2, Jack combo, lector de tarjetas SD
  • Sistema operativo: Windows 10 Home 64

Lenovo ThinkPad E15

  • CPU: i5-10210U
  • RAM: 8 GB DDR4
  • GPU: Intel UHD Graphics
  • Disco duro: 256 GB SSD M.2 NVMe PCIe
  • Pantalla: 15.6″ LED IPS FullHD
  • Conectividad: WiFi, Bluetooth 5, Ethernet LAN, USB 3.1, HDMI, Jack combo
  • Sistema operativo: Microsoft Windows 10 Pro 64-bit

Slimbook ProX 15

  • CPU: Intel o AMD a elegir
  • RAM: 8GB a 64GB DDR4
  • GPU: integrada
  • Disco duro: SSD de 250GB a 2TB
  • Pantalla: 15.6″ LED IPS FullHD
  • Conectividad: WiFi, USB 3.0, RJ-45, HDMI, Jack combo
  • Sistema operativo: distro GNU/Linux preinstalada a elegir o dualboot con Windows

Asus Chromebook Z1500CN-EJ0165

Aunque no sea la plataforma más potente, ni que reúna las condiciones ópticas, si por algún motivo quieres un Chromebook, porque necesites trabajar con ChromeOS, o quieras una plataforma de desarrollo, entonces ésta puede ser una buena opción:

  • CPU: Intel Pentium N4200
  • RAM: 4GB LPDDR4
  • GPU: Intel UHD Graphics 505
  • Disco duro: eMMC 64GB
  • Pantalla: 15.6″ LCD FullHD
  • Conectividad: WiFi 5, Bluetooth 4.2, USB 3.2, HDMI, Jack combo
  • Sistema operativo: Google ChromeOS