¿Cómo construir un PC gamer?

Construir tu propio PC como alternativa a comprar uno de marca tiene una serie de ventajas: puedes ahorrar dinero, ajustar el rendimiento y conseguir exactamente las piezas que quieres. Tanto si eres nuevo en la construcción de PCs como si tienes algo de experiencia, hay algunas cosas que debes saber antes de construir un PC gamer para juegos.

Dicho esto, no siempre es un proceso fácil. Hay muchos componentes entre los que elegir y hay que tener en cuenta la compatibilidad. El proceso también requiere ciertos conocimientos técnicos y, si algo va mal, su reparación puede resultar cara. Sin embargo, una vez que se sabe lo que se está haciendo, es una experiencia gratificante que vale la pena a largo plazo con un ahorro significativo en comparación con la compra de una máquina pre-construida cada vez. Esta es nuestra guía definitiva sobre cómo construir un ordenador para juegos

Construir un PC gamer: antes de empezar

¿Cómo construir un pc gamer

Hay mucho que pensar antes de empezar a construir un PC gamer:

  • ¿Cuánto quieres gastar?
  • ¿Qué nivel de rendimiento necesitas? ¿Qué componentes aportan dicho rendimiento?
  • ¿Qué tamaño de carcasa debe elegir? ¿De qué espacio dispones en tu casa?
  • ¿Tienes experiencia en este tipo de cosas? Si no es así, ¿te sientes cómodo siguiendo las instrucciones y solucionando problemas cuando las cosas van mal? Si no tienes experiencia en la construcción de PCs, no te precipites y asegúrate de que tienes todo lo que necesitas antes de empezar. Lo último que quieres es estar a mitad de camino y darte cuenta de que no tienes la pieza o herramienta adecuada para el trabajo.

¿Qué incluye un buen PC para juegos?

pc gaming

Un buen PC para juegos está diseñado para rendir bien tanto si juegas como si trabajas con cualquier software o realizas streaming de vídeo a tus amigos. Para ello, un buen PC debe cumplir o superar los requisitos mínimos para jugar a los juegos más populares, ser actualizable para mejorar el rendimiento en el futuro y costar menos que una máquina preconstruida de un nivel de rendimiento comparable.

¿Qué incluye un buen PC gamer? Depende de las necesidades del usuario, los requisitos de rendimiento y el presupuesto. Estos son algunos de los componentes clave que hay que tener en cuenta:

¿Qué procesador le conviene?

El procesador es el componente principal de un ordenador. Interpreta y ejecuta las instrucciones y es el corazón de cualquier PC para juegos. Hay dos tipos principales de procesadores que encontrarás en los PC para juegos: Intel y AMD. Ambos con rendimientos muy buenos para gaming, por lo que podrás elegir la opción que más te interese por presupuesto o preferencias de marca.

Para gaming, lo ideal es que adquieras una unidad de procesamiento con una frecuencia de reloj lo más alta posible, y con al menos 4 o más núcleos de procesamiento. Por ejemplo, buenas opciones serían los AMD Ryzen 5 o los Intel Core i5. Ese sería un buen punto de partida, aunque si quieres obtener más rendimiento con los AAA, la mejor opción es que optes directamente por el AMD Ryzen 7 o el Intel Core i7, que ofrecerán un mayor rendimiento con cargas pesadas.

Recuerda que la CPU influye mucho en el FPS de un videojuego, aunque muchos piensen lo contrario, y es que es la que se encargará del procesamiento de la lógica y la física y enviará las instrucciones necesarias para que la GPU ejecute y genere los gráficos. Por tanto, la CPU podría ser un cuello de botella para tu GPU.

En cuanto a la iGPU o GPU integrada, mejor olvídate de este tipo de procesadores con la gráfica integrada. Para gaming lo ideal es una gráfica dedicada y de gran potencia, como veremos en el siguiente apartado.

¿Qué GPU te conviene?

Una tarjeta gráfica es el componente responsable de producir las imágenes que aparecen en la pantalla. Hay que tener en cuenta algunos aspectos a la hora de elegir la GPU adecuada.

  • Marca: aunque Intel también se ha adentrado en el negocio de las gráficas, la mejor opción hoy por hoy es optar por una AMD o NVIDIA, preferiblemente una NVIDIA que es la que está un pasito por delante actualmente. Aunque también es cierto que sus precios son más elevados también…
  • Rendimiento: la cantidad de potencia gráfica que proporciona la GPU vendrá determinada por la gama y la generación del chip de procesamiento gráfico. Las Radeon RX 6000 Series o las GeForce RTX 3000 Series son de las más potentes que existen actualmente, para mover tus videojuegos de forma fluida incluso con configuraciones gráficas elevadas.
  • VRAM: la cantidad de memoria de la tarjeta gráfica también influye en el rendimiento, especialmente cuando se trabaja a resoluciones elevadas. Por ese motivo, si vas a jugar en FullHD es mejor que cuentes con unos 4GB, mientras que para resoluciones mayores, mejor 6-8 GB en adelante.
  • Consumo de energía: la cantidad de energía que consume es importante, ya que en gran medida, la PSU o fuente de alimentación va a depender de la gráfica.
  • Características: otros extras que te pueden ayudar a decantarte por un modelo u otro son las funciones adicionales como la grabación de vídeo o los ventiladores de refrigeración.

Si quieres jugar a juegos con ajustes altos, se recomienda una tarjeta gráfica de gama alta. Si quieres que tu tarjeta gráfica esté preparada para el futuro y jugar a los últimos juegos con los ajustes máximos, se recomienda una tarjeta gráfica de gama alta. Además, necesitarás una tarjeta gráfica de gama alta si quieres utilizar una aplicación como la realidad virtual o la realidad aumentada.

Pero recuerda, nada de configuraciones multi-tarjeta gráfica, ya que tener más de una en tu PC gamer no aportará grandes beneficios al videojuego, pero sí que supondrá un gran coste económico.

¿Qué memoria RAM es la adecuada para ti?

RAM es otro de los componentes importantes. En ella se van a cargar los procesos y demás datos necesarios para ejecutar el videojuego, por lo que debe ser rápida, de baja latencia y con una capacidad suficiente.

Por lo general, con una memoria de 8-16 GB puede ser suficiente para la mayoría de videojuegos, aunque algunos AAA de última generación pueden ser muy exigentes, por lo que debes fijarte en los requisitos mínimos y recomendados para elegir cuánta RAM instalar.

Almacenamiento

En la batalla HDD vs SSD no hay duda, el claro ganador en cuanto a rendimiento para gaming es el SSD. Por tanto, intenta buscar una buena unidad NVMe PCIe para acelerar la carga de tus videojuegos. Además, el SSD podría incluso ayudarte con tus FPS, algo que muchos desconocen. Y es que en los videojuegos de mundo abierto, se necesita acceder a gran cantidad de datos del disco duro, y si es rápido, el juego fluirá mejor.

¿Qué fuente de alimentación elegir?

Por otro lado, la PSU o fuente de alimentación también es importante. Y es que un PC gamer tiene un hardware poderoso que suele consumir más que la media de otros tipos de PC, además también se suelen adornar con elementos de modding como luces RGB que también estarán consumiendo. Por tanto, debe ser lo más eficiente posible (80 PLus) y con una potencia suficiente para alimentar todo el hardware, e incluso un poco más por si deseas realizar alguna ampliación en el futuro.

El sistema operativo

Por último, en cuanto al sistema operativo para gaming no hay duda de que Microsoft Windows es el que ofrece más cantidad de títulos disponibles de forma nativa, así que sería recomendable optar por instalar dicho sistema.

Proceso de construcción

CPU con GPU dedicada

Hay varios tipos de placas base/fuentes de alimentación/carcasas, como ATX, micro ATX, mini ITX y EATX. Las dos primeras son las más comunes y se adaptan a la mayoría de las construcciones de PCs para juegos. Elige un procesador, una placa base, una memoria RAM y un sistema de almacenamiento. Si las piezas no coinciden, no funcionarán juntas.

Encuentra la carcasa adecuada para albergar el PC y pensar en futuras ampliaciones, además de saber que un PC para juegos necesita mucho espacio para la refrigeración, los cables y el resto del hardware.

Lista de comprobación después de la construcción

Antes de nada, una vez construido, asegúrate de que funciona al 100%. Prueba cada componente para estar seguro de que no está estropeado y que la instalación se ha realizado de forma correcta. En caso de que no funcione, comprueba la conexión y el manual de instalación para ver si cometiste algún error. Si es la primera vez puede ser habitual que metas la pata si no estás siguiendo el manual de la placa base.

Complementos y mejoras a tener en cuenta

Si tu equipo ya se ha construido de forma correcta, funciona adecuadamente, y los títulos de tus videojuegos AAA favoritos van, entonces solo te queda disfrutar de tu creación. Pero recuerda que deberías haber pensado en algo más a la hora de construir tu PC gamer, y es en la posibilidad de ampliaciones futuras para mejorar el rendimiento o adaptarse a los requisitos de futuros lanzamientos de videojuegos.

Por ejemplo:

  • Plataforma/Socket de la CPU: asegúrate de que se puede ampliar por un procesador más veloz en un futuro.
  • Slot DIMM: debería haber algunos libres por si se quiere instalar más módulos de memoria RAM.
  • Conector del SSD: vigila que la placa base admita instalar más por si necesitas una segunda unidad.

Jaime Herrera

Jaime Herrera

Técnico electrónico y experto en el sector de los semiconductores y el hardware. Apasionado de la tecnología y la computación.

Comentarios

Deje una respuesta

Guía Hardware
Logo