Configuraciones de PC gamer baratas

Configuraciones de PC gamer baratas
5 (100%) 1 vote

 

Son muchos los usuarios gamers que quieren jugar a videojuegos y no pueden o no quieren destinar grandes presupuestos a comprar un PC gamer caro. Esta guía va dedicada a todos ellos, para que puedan montar un PC para gaming a un presupuesto bastante barato, similar al precio de un PC normal, pero potenciando algunas partes más importantes para el gaming aunque ahorremos en otras que no nos interesen tanto. Esta guía viene a ser un complemento de las configuraciones para pc gamer que ya tratamos en su momento pero esta vez enfocada principalmente a presupuestos ajustados.

Lo cierto es que podemos ajustar el presupuesto y comprar una RAM decente, una CPU potente y una GPU también buena para que cumpla con los requisitos recomendados de la mayoría de títulos del mercado actual sin gastar un euro de más. Para ello, vamos a minimizar la inversión en todas esos componentes que no tengan tanta influencia en el rendimiento gráfico.

¿Qué tengo que buscar?

Placa base con RAM y CPU

Para elegir un buen PC gamer barato, nos debemos centrar en los componentes que más importan para ejecutar los videojuegos de una forma fluida. Si nos fijamos en los requisitos mínimos y recomendados de los videojuegos, lo que más prima es la CPU, la RAM y la GPU, mientras que ni siquiera se suele detallar otros componentes que no influyen, como mucho, sistema operativo y capacidad de disco duro libre por cuestiones obvias.

CPU:

Una APU de AMD podría ser un buen aliado, en vez de una CPU, especialmente si es de Intel, ya que las gráficas integradas Intel HD Graphics son, hablando claro, una auténtica porquería. En cambio, las GPUs integradas en las APUs de AMD están basadas en las mismas arquitecturas que las AMD dedicadas, por lo que el rendimiento es bastante decente. Aunque para gamers más exigentes y los que busquen un equipo de alta gama desaconsejo el uso de APUs, sí que pueden ser muy interesantes cuando quieres ahorrar, especialmente si vas a usarlo para juegos poco exigentes como Fortnite.

Elige siempre una CPU o APU de una generación más actual, es decir, con una microarquitectura más moderna. Es lo que más importa, más que la cantidad de núcleos, más que la frecuencia, tamaño de la cache, y otros parámetros. Además, como estamos hablando de un PC para gaming barato, podrías elegir un microprocesador Intel Core i3 o Core i5, o AMD Ryzen 3, Ryzen 5, o alguna APU A9, A10, A12-Series.

Para elegir el microprocesador adecuado, debes tener en cuenta cómo marcan Intel y AMD a sus chips, ya que por la numerología se puede determinar las características. Ya sabes que Core i3/Ryzen 3, Core i5/Ryzen 5, y Core i7/Ryzen 7, corresponden a la gama baja, media y alta de sus productos. Pero además de esto, van seguidos de más números. Por ejemplo, un Intel Core i5 8400 y un Ryzen 5 1600.

  • AMD Ryzen 5 1600: en este caso, tenemos que corresponde a un chip medio de AMD, basado en Zen porque aparece un 1. Si tenemos un 2 corresponde a un Zen+ (2º generación) y cuando llegue Zen 2 (3º generación), tendremos un 3 y así. Luego le sigue un 6, que determina la velocidad o frecuencia de reloj, siendo más alto para aquellos chips que van más rápido. Los siguientes números, en este caso 00, podrían referirse a otras cuestiones, como la cantidad de núcleos e hilos en algunos productos. Y para finalizar, en este caso no va seguido de ninguna letra, pero podría aparecer una X, una U, etc. En el caso de la X indicaría mayor rendimiento, en el caso de la U es de bajo consumo. Si fuese una APU, también podría tener una G, U, etc., correspondiendose la G a la versión normal para escritorio y la U para equipos portátiles…
  • Intel Core i5 8400: en este caso tenemos un chip medio de Intel, que corresponde a la 8º generación de la serie Core, ten en cuenta que ésta salió mucho antes que la Zen de AMD, por lo que no es comparable una con la otra. Quiero decir, que esta 8º equivaldría a una 2º de AMD aproximadamente… Después aparece un 400 que indica también la velocidad como en el caso de los AMD y por último, podría venir acompañado de alguna letra: K, X, etc. En el caso de la K o X (Unlocked), M, S, T, U e Y para equipos portátiles, Q alto rendimiento, H con GPU integrada, etc.

Evita los Intel Atom, Intel Celeron, Intel Pentium, AMD E-Series, AMD V-Series, AMD Athlon, y similares, ya que esos microprocesadores son bastante poco potentes y no sirven para un gamer. Como consejo personal, te recomendaría elegir algun AMD basado en Zen, ya que son muy potentes y los precios son extremadamente competitivos. De hecho, son tan competitivos que podrías adquirir un AMD Ryzen 7 a un precio más que razonable.

RAM:

Esto sí que es importante, pero con una cierta cantidad es más que suficiente. No pienses que por tener una enrome RAM el videojuego va a ir muchísimo más rápido. Por ejemplo, una RAM de 8GB puede ser más que suficiente para la mayor parte de los casos.

GPU:

Si has elegido una APU, podrías ahorrarte dinero a la hora de comprar una tarjeta gráfica dedicada. Pero si has optado por una CPU sin GPU integrada, puedes observar los requisitos recomendados de los títuos a los que quieres jugar, y comprar una que te valga para todos ellos. Recuerda que es más importante tener una GPU de una generación más moderna, que una GPU con más frecuencai, VRAM, etc. Por tanto, no te dejes engañar por esos factores que no importan tanto como el rendimiento del procesador gráfico.

Disco duro:

Por lo general, el disco duro no es tan importante siempre que tenga la capacidad necesaria para albergar al videojuego, ni tampoco otras partes como la placa base, etc. Tampoco de obsesiones en adquirir un SSD para que el juego vaya más fluido o a más FPS, porque ya analizamos en este blog que eso no sirve de nada, como muchos piensan. Elige un HDD de alta capacidad, en lo único que notarás una diferencia es a la hora de cargar el videojuego, que tardará un poco más, pero una vez cargado, durante la partida las diferencias son nulas.

Placa base:

Puede influir en el rendimiento, en tanto y en cuanto el chipset se ocupa de realizar ciertas transferencias de información entre los diferentes elementos del sistema. Pero no inviertas grandes cantidades en una placa cara, ya que eso no se va a notar prácticamente nada en los videojuegos. Por eso, te aconsejo simpelemte elegir una placa base compatible de una marca buena (ASUS, Gygabyte, MSI), pero un modelo económico.

Monitor:

Si vas a adquirir también una pantalla, en este caso, debes ser un poco más selecto. Lo mejor es disponer de un monitor que soporte 4K o UHD, pero no todos los bolsillos se lo puden permitir. Por eso, puedes comprar una pantalla 2K o QHD (1440p), o FullHD (1080p), que son bastante más asequibles y suficientes para juegar a las partidas de tus videojuegos favoritos.

Igual ocurre con la frecuencia de refresco, aunque no es determinando si no eres demasiado tiquismiquis, pero sería necesario que fuese alta. Podrías jugar perfectamente con un monitor con 60Hz, pero mejor si puedes conseguir alguno de 144Hz barato o un 240Hz. Como digo, mientras más mejor, pero no esperes milagros por tener una frecuencia maś elevada, por lo que yo no invertiría demasiado pensando en ello.

No busques un panel con tecnología TN, un IPS te permitirá jugar de maravilla sin invertir dinero extra. Lo que sí que debes mirar es un tamaño adecuado del panel, ya que si lo compras de demasiadas pocas pulgadas, puede que no resulte agradable para jugar, especialmente en los videojuegos de estrategia, donde los personajes se ven muy pequeños…

Resto de componentes:

Solo un consejo: invierte en ellos lo justo y necesario.

Esto es todo lo que necesitas saber para realizar una buena elección de un equipo para gaming barato.

Nuestra selección de PC Gamers baratos:

Aquí te mostramos algunas configuraciones de PC Gamers baratos que te pueden servir de orientación para elegir el tuyo. Con ellos, podrás jugar a la mayoría de títulos actuales, pero ten en cuenta que al estar al límite de rendimiento, en comparación con un PC gamer de gama alta, la obsolescencia llegará antes…

PC Gamer barato 400-500€:

Sistema Intel:

CPU: Intel Core G4920 3.2Ghz

Placa base: Gigabyte GA-B360M DS3H

GPU: Gigabyte GeForce GTX 1050 2GB

RAM: Crucial DDR4 8GB

SSD: Kingston A400 SSD 240GB

Torre: AeroCool Cylon LED Negra

Fuente de alimentación: Corsair VS550 550W 80Plus

Comprar la configuración completa

Sistema AMD:

CPU: AMD Ryzen 3 2200G 3.5Ghz

Placa base: Asus Prime A320M-K

GPU: Gigabyte GeForce GTX 1050 2GB

RAM: Crucial DDR4 8GB

SSD: Kingston A400 SSD 240GB

Torre: AeroCool Cylon LED Negra

Fuente de alimentación: Corsair VS550 550W 80Plus

Comprar la configuración completa

PC Gamer barato de 600€:

Sistema Intel:

CPU: Intel Core i3-8100 3.6GHz

Placa base: MSI B360M PRO-VDH

GPU: Gigabyte GeForce GTX 1050Ti OC 4GB GDDR5

RAM: Crucial DDR4 8GB

SSD: Samsung 860 EVO Basic SSD 250GB SATA3

Torre: Nox Hummer MC

Fuente de alimentación: Corsair VS550 550W 80Plus

Comprar la configuración completa

Sistema AMD:

CPU: AMD Ryzen 5 2600 3.6Ghz

Placa base: Gigabyte B450M-DS3H

GPU: Gigabyte GeForce GTX 1050Ti OC 4GB GDDR5

RAM: Crucial DDR4 8GB

SSD: Samsung 860 EVO Basic SSD 250GB SATA3

Torre: Nox Hummer MC

Fuente de alimentación: Corsair VS550 550W 80Plus

Comprar la configuración completa

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta