Cómo montar tu propio ordenador

Cómo montar tu propio ordenador
5 (100%) 3 vote[s]

Partes de un PC

Muchos usuarios simplemente compran equipos ya montados por técnicos de ciertas tiendas, otros usan los configuradores online que tienen ciertas tiendas, y otros los adquieren también completos de marcas como Dell, HP, Acer, etc., pero este tipo de ordenadores no siempre son la mejor opción para todos los usuarios, sino que están pensados para que funcionen para la mayor parte de casos, sin estar optimizado para ningún caso particular.

Pero puede que tú busques un ordenador muy concreto optimizando para lo que de verdad lo usas, ahorrando dinero y potenciando aquellas partes que realmente necesites exprimir más. Esto no es posible en los anteriores casos, por lo que con esta guía te enseñaremos a cómo montar tu propio PC de sobremesa paso a paso y pieza a pieza. Así se adaptará a lo que realmente necesitas y podrás estar orgullodo de que lo has montado con tus propias manos.

PC de marca vs Clon:

PC de marca tachado

Me gustaría que recapacites a la hora de comprar un PC de sobremesa de marca, ya que si el equipo que vas a adquirir de marca es un AIO o un portátil, no te queda más alternativa que adquirir equipos de marca. Pero cuando vayas a optar por un PC de sobremesa te recomendaría encarecidamente que te plantees muy seriamente la opción de montarlo tú mismo pieza a pieza, puesto que el resultado obtenido será mucho mejor.

Ten en cuenta que los fabricantes de equipos de marca seleccionan elementos que les salen rentables a ellos, porque hacen acuerdos con las marcas de los componentes

Precauciones previas y herramientas necesarias

Pulsera antiestática y destornillador de estrella

Aunque no es un proceso complicado si sigues esta guía, sí es cierto que debes tener en cuenta una serie de precauciones para que el ordenador funcione adecuadamente y no dañar ningún componente, especialmente los microelectrónicos que suelen ser muy vulnerables a descargas de electricidad estática. Para evitar eso, te recomiendo que adquieras una muñequera antiestática.

Por lo demás, con herramientas muy tradicionales como destornilladores tipo Philips y tus propias manos tendrás más que suficiente para montar el equipo. No necesitas de un equipamiento o herramientas realmente caro. Si ya cuentas con el destornillador, la pulsera solo te costará unos 8-11€. Y tan solo debes ponértela en la muñeca y hacer contacto con la pinza con algo metálico o tierra, como por ejemplo la propia estructura de la carcasa/caja o torre.

kit de tornillos

Asegúrate de que el equipamiento que compras viene con los tornillos necesarios, de lo contrario, tendrás que poner tú mismo los tornillos que se necesitan. Especialmente para sujetar la placa base al soporte de la torre y para sujetar también las unidades a las bahías de la caja. Suelen vender kits de tornillos baratos de todo tipo, para que no te falten.

También debes de preguntar si el disipador o refrigeración que hayas adquirido para la CPU cuenta con pasta o silicona térmica. Si se trata del ventilador/disipador que viene en la caja del microprocesador, suelen traer ya la masilla adherida al disipador y no tendremos que hacer nada. Pero si queremos sustituirla por otra pasta de mejor calidad o si adquirimos otro equipo de refrigeración que no es el que ya traen de forma predeterminada, entonces tendremos que adquirir también la pasta o silicona térmica (véase siguiente apartado).

Otro error a la hora de montar un equipo, especialmente si no tienes práctica o conocimientos suficientes, es adquirir los componentes por separado y que luego nos topemos con que no son compatibles. Para esto solo hay dos soluciones, una es simplemente informarte sobre la compatibilidad, pero hay una alternativa mucho más sencilla para los más novatos.

Mi recomendación para ellos es que empleen los configuradores de tiendas como PCComponentes o Alternate.es, ya que ellos están pensados para que solo puedas seleccionar los componentes compatibles y filtrarán aquellos que no lo sean. Así, cualquier persona podrá elegir todas las piezas y asegurarse de que luego vayan a ser compatibles. ¡Aunque lo montes tú!

Y un último consejo, si tienes espacio suficiente, no amontones los componentes unos de otros. Me explico, si por ejemplo tu caja tiene 3 bahías para discos duros y solo vas a instalar dos, deja la del centro vacía, en vez de montarlos juntos. Esto mejorará la refrigeración, ya que si lo apelotonamos todo, el calor de uno afectará al otro y no correrá aire entre ellos.

Igual ocurre con las tarjetas de expansión. Si cuentas con 4 PCI, no pegues las tarjetas unas a las otras, sepáralas. No importa dónde las insertes si están en el slot adecuado, por lo que no te preocupes por eso. Pero si las separas, circulará mejor el aire entre ellas y los puntos calientes estarán más alejados, por lo que la refrigeración será más eficiente.

Elegir la mejor silicona térmica

Pasta térmica

La pasta, masilla o silicona térmica, como quieras llamarlo, es algo indispensable para crear una interfaz térmica entre el disipador y la CPU, mejorando así la transferencia de calor para que el equipo de refrigeración haga su trabajo de forma más adecuada. Como he dicho, si usas los propios disipadores que vienen en la caja de la CPU, no será necesario, pero si usas otros diferentes, debes adquirirlo.

Para comprar una pasta térmica adecuada, te debes fijar en las marcas. Las marcas de refrigeración suelen tener en el mercado pastas termicas a la venta, por lo que te será fácil elegir una buena pasta térmica si conoces dichas marcas. Algunas buenas marcas son Artic, Cooler Master, Noctua, Thermal Grizzly, etc. Yo te recomendaría la Artic, porque es una opción que no sule fallar.

Las pastas están basadas en diferentes componentes, ya que disponen de partículas en suspensión que serán las que realmente hagan el trabajo de conducción de calor. Estos materiales suelen ser cerámicas de diferentes tipos, metales (zinc, plata, aluminio, cobre,…), o con base de carbono.

Por ejemplo, la Artic Silver 5 y la Artic MX-4 son muy diferentes. La primera se basa en material cerámico, tiene un buen rendimiento y está considerada como no capacitiva (no contienen metal). En cambio, la segunda, tiene base de carbono, es muy fácil de aplicar pero no sirve para OC (overclocking). Por otro lado, podemos tener una Thermal Grizzly Conductonaut que tiene base metálica y es capacitiva/conductiva, por lo que podría conducir electricidad hacia el chip y dañarlo, pero su rendimiento es extremadamente bueno para disipar calor.

La mayoría vienen en una jeringuilla, fácil de aplicar y monodosis. Otras pueden venir en botes de mayor tamaño para los técnicos que se dedican a esto. Pero si vas a montar un único equipo, te recomiendo el primer formato.

Ajustar el presupuesto

Es vital que sepas de cuánto dinero dispones para invertir en tu nuevo equipo. En función de esto, podrás optimizar el equipo seleccionando los componentes necesarios siguiendo los consejos del siguiente apartado. Por ejemplo, no es lo mismo si buscas un equipo de 800€, uno de 1600€ o uno de 3000€.

En función de cuánto quieras gastar, podrás luego ir eligiendo piezas más caras o más baratas hasta conseguir montar un equipo que se ajuste al precio final. Nuevamente te recomiendo los configuraciones de las webs citadas anteriormente, ya que puedes ir viendo cómo se va incrementando el precio con forme vas añadiendo piezas. Así, no solo garantizas que sean compatibles como dije, sino que también te harás una idea del precio final, aunque luego optes por montarlo tú mismo y te ahorres precios de montaje.

Elegir los componentes adecuados

Componentes de PC

Para no generar contenido rendundante, puedes usar nuestras guías de PCs para diferentes propósitos para seleccionar las piezas adecuadas. Piensa que primero debes tener claro para qué vas a usar el equipo, y solo así sabrás cuál necesitas. Esto es importante por dos motivos, uno es para elegir las piezas más optimizadas para conseguir el rendimiento, funcionalidades o características necesarias para el uso que le vas a dar.

El otro motivo interesante de conocer muy bien el uso que le vas a dar es no invertir ni un euro más en comprar componentes que luego no vayas a aprovechar o que tengan un rendimiento muy por encima de lo que necesitas. Por ejemplo, si quieres un PC para realizar tareas online (leer o enviar correo, visitar webs,…), no necesitas almacenamiento con grandes capacidades, en cambio si te dedicas a la edición de vídeo, es probable que necesites gran capacidad por el espacio que ocupan los vídeos de altas resoluciones.

Por ejemplo, vamos a presentar la siguiente tabla con distintos componentes y una numeración del 1 al 3 para designar la influencia de cada componente en el uso que le estamos tando, por lo que si ves un número más elevado, significa que deberías invertir un poco más en ese elemento si le vas a dar ese uso:

General Navegación Ofimática Desarrollo Diseño Multimedia Gaming
CPU 2 1 1 3 3 3
RAM 2 2 1 3 3 3
GPU 2 1 1 1 2 3
Disco duro 2 1 1 1 3 2
Placa base 2 1 1 1 2 3
Pantalla 2 2 2 2 3 3
Ratón/Teclado 1 1 2 3 1 3
Unidades ópticas 2 1 1 1 3 2
Torre 1 1 1 1 1 1
Fuenet de alimentación 1 1 1 1 1 3
Refrigeración 2 1 1 2 3 3
Otros periféricos 2 1 3 2 3 2

 

Con esta tabla, más o menos te podrás orientar para saber en qué componentes debes invertir un poco más según el uso. Luego hay casos particulares. Por ejempo, si eres gamer, he dado un valor 2 (medio) a las unidedes ópticas, puesto que cada vez se emplean menos medios ópticos (CD/DVD) para los videojuegos, ya que se suelen descargar de tiendas onlien como Steam de Valve. Y también un valor 2 a otros periféricos, pero podría ser que te interese adquirir mandos, volantes, joystick, etc., e invertir un poco más en esa parte.

O tal vez te guste el modding y queiras invertir un poco más en una torre o caja de diseño, aunque no influya realmente en el rendimiento o experiencia real de ninguno de los campos expuestos. Lo que quiero decir es que esta tabla es genérica, y según tus neceisades podrías optimizarla un poco más conociendo exáctamente lo que buscas.

Preparando el entorno

Ahora que ya hemos decidido cuánto gastar, y ya tenemos las piezas seleccionadas y en nuestro poder, junto con las herramientas, muñequera, pasta térmica, y consideraciones previas, lo siguiente es ponernos a preparar el entornopara montar nuestro propio PC de sobremesa.

Te aconsejo hacerlo en un lugar amplio, con una gran mesa de trabajo donde puedas tener todos los componentes e ir ensamblandolos. Además, debería tener una buena luz ambiental o artificial para ver adecuadamente. Allí podrás desempaquetar todos los componentes y dejarlos preparados para montarlos, aunque no te aconsejo sacar la CPU, RAM, placa base y GPU de las bolsas antiesacias hasta justo cuando los vayamos a necesitar.

Pero sí que podemos extraer el resto de los componentes para dejarlos listos. Es importante que cojas el manual de la placa base, ya que él será la guía que puedas usar para saber cómo ensamblarlo todo. Aunque aquí te vamos a enseñar paso a paso cómo hacerlo, ten en cuenta que cada placa base o cada modelo es un mundo, y puede haber diferencias o protocolos de actuación diferentes.

¡Por tanto, déjalo a la vista! Si eres geek, ya conocerás el término RTFM (Read The Fucking Manual), o “Lee el jodido manual”, esa frase que te dicen en muchos foros cuando haces consultas sobre dudas que vienen en el manual o problemas que podrías haber evitado simplemente leyendo.

Manos a la obra

Ahora sí es momento de ponernos manos a la obra a montar nuestro PC. Bien, ahora que estamos acomodados y con todo a nuestra disposición, vamos a describir el proceso paso a paso y pieza a pieza suando como base un ordenador actual (recuerda que puede haber pequeñas variaciones según modelo).

Montaje paso a paso

Aquí tienes la base que usaré como ejemplo, aunque en nuestra categoría de configuraciones puedes encontrar muchas más:

  • CPU: AMD Ryzen 7-2700X con su Ventilador/Disipador de fábrica
  • RAM: Cosari DDR4-3000 16GB
  • Tarjeta gráfica: ASUS ROG STRIX Radeon RX 64
  • Placa base: ASUS Prime X370 ATX
  • SSD: Samsung EVO 970 500GB PCIe
  • HDD: Western Digital 8TB SATA3 7200rpm
  • Unidad óptica: Regrabadora LG GH24NS SATA
  • Tarjeta de sonido: Creative SoundBlaster X PCIe x1
  • Torre: Thermaltake V200 TG RGB
  • Fuente de alimentación: Seasonic FOCUS+ 750W

*Nota: he puesto una tarjeta de sonido para mostrar un ejemplo de cómo insertar una tarjeta de expansión PCI, pero podría ser igual para una tarjeta de red, una capturadora, o cualquier dispositivo que vaya en una ranura de expansión.

Paso 1: abrir la caja o torre

Torre abierta

Lo primero que debemos hacer es abrir la caja retirando los tornillos traseros o tiradores de los que disponen algunas cajas para poder retirar la carcasa o paneles externos y acceder al panel metálico que serivirá como soporte para la placa base. No todos los modelos tienen tornillos, puedes consultar las instrucciones o guía rápida que viene en tu caso particular para poder abrirla, pero no tiene mayor complicación.

Una vez abierto, vuelca la torre sobre el lateral donde está el soporte para la placa base. Así podremos acomodar la placa base de forma adecuada en el siguiente paso.

Paso 2: colocar la placa base

Placa base en soporte

Ahora, nos colocamos nuestra muñequera antiestática y la conectamos a l propio soporte de la placa o a tierra. Luego ya podemos manipular la ciercuitería. Saca la placa base de su envoltorio y colócala en el panel metálico de la caja para hacer coincidir los agujeros o corchetes del soporte con los agujeros que trae la placa base para ser atornillada. Por lo general, con poner un tornillo en cada esquina será suficiente.

Por cierto, si el soporte no lo trae, existen unos separadores que se colocan tras la placa base, entre ella y el soporte, como los que puedes ver en la siguiente imagen, para así dejar una separación entre la zona trasera de la placa base y el soporte metálico y evitar contactos eléctricos.

Tornillos y separadores placa base

Quizás te resulte algo maś complicado trabajar dentro del espacio de la caja, pero yo suelo poner primero la placa base en la caja para evitar presionarla contra la mesa o superficie de trabajo, y que pueda haber alguna rotura. Pero por lo general, muchos soportes de las torres se extraen o se abaten, por lo que podemos trabajar de forma mucho más cómoda. Tan solo hay que retirar los tornillos para colocar el panel del soporte junto con la placa ya anclada donde nos venga mejor para trabajar más cómodamente.

chapa de puertos

La placa base también traerá una especie de molde o protector metálico que encaja perfectamente con los puertos que tiene en la parte trasera, puedes insertar esta chapa en los puertos y luego ajustarlo en la zona trasera de la caja o torre hasta que encaje bien.

Paso 3: instalar la CPU

Socket AM4

Ahora vamos a sacar la CPU o microprocesador de su envoltorio y lo insertamos en el socket de la placa. Concretamente el de nuestro ejemplo es un AM4. Como puedes comprobar en el manual de la placa base, es muy sencillo, tan solo debes mover levemente hacia fuera la palanquita que hay junto al socket para liberarlo de la pestalla y poderlo alzar.

La palanca debe estar a 90ºC con respecto a la superficie del socket, o no estará correctamente abierta y no nos dejará insertar el microprocesador. Una vez abierta, tan solo tenemos que posar suavemente el microprocesador encima del socket para que los pines se introduzcan por los agujeros. No debes hacer presión, debe caer por su propio peso, y verás que solo puede introducirse de una forma (fíjate que en una de las esquinas del microprocesador hay una marca triangular o chaflán y debe coincidir con la del socket).

AMD Ryzen puesto

Una vez colocado, movemos la palanca hacia abajo para cerrarlo y que se quede sujeto y los contactos hagan presión para tener conexión eléctrica adecuada. Hecho eso, el microprocesador estará listo.

*Nota: si es un socket tipo LGA, como el que tienen algunos chips de Intel y AMD, verás que trae una chapa o marco que se elevará también como hemos visto con la palanca. Esto es debido a que en este tipo de zócalos no hay pines, sino que son pads que deben hacer contacto. Al no insertarse, deben sujetarse con ese marco que cerrará y presionará el microprocesador contra los contactos del socket. Por cierto, algunos traen unos protectores de plástico que debemos retirar.

Paso 4: montar el disipador

Pasta térmica

Ahora es el momento de montar el disipador con su ventilador que venía con nuestra CPU u otro si hemos optado por una solución diferente a la preestablecida por el fabricante. En el caso de ser la que vienen en la box, ya traerá la pasta distribuida adecuadamente por la superficie del disipador (no toques con los dedos la superficie de pasta térmica, ya que la grasa de la piel puede reducir la eficiencia), por lo que solo tendremos que posarlo sobre el microprocesador.

*Nota: si has optado por una refrigeración diferente, deberás aplicar la pasta térmica tú mismo. Para ello, puedes posar una pequeña cantidad, como un garbanzo, en el centro del IHS y luego, con ayuda de una tarjeta de crédito o DNI caducado, distribuirla con una capa uniforme y fina por toda la superficie. Cuiddo de no dejar nada sin cubrir o de los excesos, ni una cosa ni la otra son adecuados.

Luego ajustaremos los soportes metálicos que trae el disipador con los amarres o soportes que trae la placa base. Es sencillo de hacer, además, en la guía de la CPU suelen venir dibujos de cómo hacerlo, si tienes dificultades míralo. Pero solo se trata de sujetarlo adecuadamente y cerrar una pestaña que lo deja sujeto de forma permanente.

Conectar ventilador a placa base

Finalmente, no olvides conectar el cable de tres pines de alimentación a la toma de la placa base que hay cerca del socket. Son tres pines o pinchos que verás con la escritura FAN o algo así inscrita sobre la placa base. Si no sabes identificarlo, hablamos de ellos en la guía sobre las conexiones de la fuente de alimentación. Solo tienes que insertarlo, ya que la polaridad será la adecuada al no poderse insertarr de otra forma.

Paso 5: insertar la memoria RAM

Módulo de memoria RAM

Si hemos elegido 1 solo módulo, insertamos el DIMM en el primer slot de la placa base. Normalmente están numerados, por lo que no tendremos problema. Fíjate que hay una mueca en el módulo, por tanto no puedes confundirte a la hora de insertarlo, porque solo se puede meter de una forma.

Para pinchar la memoria, retrae las pestañas de plástico que hay en los laterales de los slots o ranuras de la placa base, y luego inserta el módulo haciendo un poco de presión hasta que veas que suena un clic y se cierran las pestañas de plástico para evitar que se suelte el módulo.

Si vas a emplear más de un módulo RAM para tu configuración y ves que la placa base tiene más de un canal, es decir, ves que hay 2 y 2 slots separados o 3 y 3, para aprovechar mejor las capacidades de los canales, inserta uno de los módulos en el slot 1 y el otro en el primero del otro tándem de slots.

Paso 6: poner la PSU

Fuente de alimentación

Ponemos ahora la PSU o fuente de alimentación. Para ello, introduce la fuente en el sitio preparado para ella de la torre y sujetala con cuatro tornillos. No tiene más misterio que ese.

Una vez hecho esto, si habías retirado el soporte de la placa base de la caja par atrabajar mejor, puedes volverlo a montar y conectar la conexión de alimentación a la placa base. Y si no lo habías retirado, igualmente puedes conectar dicho cable de la PSU a la placa base, es inconfundible porque es el conector que tiene más cables y contactos. También verás que solo se puede insertar de una forma, para evitar problemas de polarización.

Paso 7: insertar las tarjetas

Chapas protectoras

Ahora es el momento de insertar las tarjetas que tengamos, en nuestro caso la tarjeta gráfica y la de sonido. Para ello, asegúrate de dónde van a ir exactamente, y una vez localizado el slot donde se va a insertar. Es importante, ya que tendremos que retirar la chapita protectora de la zona trasera de la torre para que podamos atornillarla adecuadamente a la torre y que los puertos de la tarjeta se puedan ver por la parte trasera.

El procedimiento para insertarla es bien sencillo, tan solo ponerla en el slot PCIe x16 en el caso de la gráfica y en el PCIe x1 o PCI en el caso de ser la de sonido, apretar hasta que se haya introducido del todo. Como ves, tampoco hay confusión, porque la dirección de los puertos va hacia atrás y tienen una mueca que evita que se puedan conectar de otra forma.

Si es una tarjeta gráfica de alta gama, tendrá un conector adicional de alimentación de 4 o 6 pines como el que vimos en nuestra guía de los conectores de la PSU. En tal caso, tendrás que conectar este cable de la fuente a la tarjeta gráfica para alimentarla.

Paso 8: montaje de los dispositivos en las bahías

Bahía 2.5"

Si tienes uno o varios discos duros, unidades ópticas, etc, será el momento de atornillarlos con 4 tornillos a las bahías adecuadas de la torre. Ya sabes que existen bahías de 3.5″, 2.5″ y 5.5″, pero no tendrá mayor pérdida, ya que solo caben adecuadamente en el tipo adecuado. Una vez insertada las unidades, pon dos tornillos a cada lada en cada una de ellas para evitar que se muevan. Protectores de bahías

Recuerda retirar los protectores metálicos (si los hay) y los de plástico externos que tapan los agujeros que no se van a utilizar para las unidades externas como las ópticas, de lo contrario no podrías abrir o cerrar la bandeja de CD/DVD/BD… Asegúrate de que, las que tienen salida al exterior, como las unidades ópticas, quedan bien alineadas con el frontal y que no sobresalgan o estén demasiado para adentro.

Conexiones SATA de datos y alimentación

Después de estar bien instaladas, te recomiendo que las conectes a la placa base con las respectivas conexiones o cables. Como los SATA3 a los conectores que verás en la placa base marcados con estas designaciones. Y también conectaremos los molex o conexiones SATA de la fuente de alimentación para darle corriente a cada una de las unidades instaladas.

SSD PCIe

En caso de ser un SSD que no vaya en un SATA3, el montaje será algo diferente, ya que irá en una ranura de la placa base. Solo tendremos que insertarlo adecuadamente como es el caso de los PCI Express.

Paso 9: conexiones auxiliares

Conectores del frontal en la placa base

Para finalizar nuestro montaje, vamos a conectar todos esos elementos auxiliares, es decir, esos cables que tienen las cajas o torres para el altavoz o speaker que tienen integrado, para los puertos USB o de sonido del frontal, para los ventiladores adicionales que incluye la caja, para las luces LED RGB si las tiene, etc.

Es importante que lo hagas de forma correcta, ya que estos conectores no solo sirven para los puertos, luces y demás, sino que son los encargados de enviar la señal Reset o PowerOn cuando apretamos los botones de encendido o reseteo de la caja, por lo que si no los conectamos adecuadamente no funcionará.

Para este paso, no te puedo ayudar demasiado, ya que cada placa base los tiene de forma diferente, pero si lees el manual de la placa no tendrás mayor problema. Eso sí, todas las placas lo suelen tener en el mismo sitio. En un lateral verás muchos pines con inscripciones en el PCB que indíca qué es cada uno, y con eso y el manual podrás conectarlos adecuadamente.

Para los ventiladores de la caja, verás varios conectores de 3 pines a lo largo de la placa base. Suele haber 2 o 3 de ellos, e incluso algunas fuentes de alimentación traen conectores para ellos o se pueden comprar adaptadores. Pero con los de la placa base suelen ser suficientes. Mira los pines de la placa y verás algunos que se marcan como CHA_FAN1, CHA_FAN2, etc. Allí podremos conectar los ventiladores.

Paso 10: cerrar la caja

Ahora ya está todo, comprueba que no has olvidado conectar ningún dispositivo a su cable de alimentación y al de datos. Merece la pena dar un último repaso. Si todo está OK, podríamos pasar al siguiente paso antes de cerrar la caja, aunque si quieres hacerlo ahora, puedes.

Digo lo de cerrar la caja, porque puede que sea mejor no hacerlo ahora mismo y conectar el resto de elementos en el siguiente paso (monitor, ratón, teclado, etc.), y realizar un primer arranque de comprobación antes de cerrarla, por si algo va mal, poder tener un acceso rápido al interior. Pero cuiado con las descargas o con manipular el interior sin haber apagado el equipo y haber desconectado de forma total la PSU.

Conectar los periféricos:

El resto de elementos que hayas comprado, como monitores, multifunción, teclado, ratón, etc., será cuestión de conectarlos al puerto adecuado, sin más misterio. De hecho, los puertos solo se encajan de una forma, por lo que no tendremos que tener miedo a conectarlos. Todo lo peor que puede pasar es que conectemos el audio o la pantalla en una salida en vez de una entrada y que no funcione, pero con cambiarlo será suficiente.

Una vez está todo ensamblado correctamente, pasamos al siguiente y último paso.

Primer arranque e instalación del sistema operativo:

Menú del BIOS

Ahora arrancamos el sistema, si todo ha ido bien, no escuchamos ningún pitido o veremos en pantalla ningún mensaje de error. En caso de que ocurra, deberemos saber el tipo de UEFI que tenemos e identificar a qué corresponde el código sonoro que escuchamos o consultar a qué corresponde el mensaje de error, para comprobar que la pieza a la que hace referencia está bien colocada.

Como no tenemos el SO instalado, podremos acceder al Setup Utility Menu de la BIOS/UEFI y mirar que todo está bien en ese primer arranque.

Si todo está OK, puedes ver nuestra guía para saber cómo instalar Windows 10 paso a paso.

Como puedes ver, es un proceso algo largo, pero bastante gratificante cuando lo haces por primera vez, y nada complicado una vez le hayas cogido el gustillo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta