Montar un PC con configuración para streaming

Cada vez son más frecuentes los streamers. El streaming (o broadcasting), o transmisión en vivo por plataformas como Youtube Gaming, o en Twitch es algo que cada vez tiene mayor repercusión y calado en los jóvenes. Por eso, en esta guía te mostraré cómo montar una buena configuración de PC optimizada para esta tarea.

Ya sea porque quieres ser un streamer profesional, o si eres aficionado, y quieres comenzar a mostrar tus propios tutoriales de videojuegos, chats en vivo, o simplemente mostrar a los demás cómo juegas a tus títulos de videojuegos favoritos, deberías armarte uno de estos PCs.

Antes de empezar con el streaming

hardware gaming

Antes de pasar directamente a las configuraciones de PC para streaming, es importante que le eches un vistazo al vocabulario habitual de los streamers. Esto no es solo por saber a qué se dedican realmente, sino porque te pueden dar muchas pistas de lo que realmente necesitas.

  • Streaming: si analizas lo que es el streaming, simplemente es el proceso de captura de vídeo de lo que sucede en tu pantalla o de tu webcam (o ambos), su codificación, y carga en la red en tiempo real para su transmisión. Por tanto, esto te indica que, primero, tienes que tener una buena conexión a Internet si quieres evitar problemas en las retransmisiones. Y también un equipo potente que no solo sea capaz de ejecutar el videojuego, sino también de realizar esa codificación y tratamiento de la señal de vídeo y sonido de forma simultánea.
  • Encoding: la codificación es el proceso que transforma el vídeo RAW o crudo en un formato comprensible por el software que se usa para la reproducción. Esto necesita de una buena CPU que sea capaz de realizar los cálculos necesarios para ello. Mientras más calidad tenga el vídeo y más cosas estés haciendo a la par (jugando, etc.,) más potencia debería tener tu procesador.
  • Bitrate: es la tasa de bits por segundo a la hora de crear el archivo de vídeo durante el proceso de codificación. Por ejemplo, si tu bitrate es de 1500 kbps, quiere decir que el archivo de grabación crecerá 1500 Kb cada segundo. Por tanto, esto también te da pistas de que necesitarás buena capacidad de disco duro y velocidad de acceso.
  • Frames-per-second (FPS): esto es un término muy usado en el mundo de los gamers. En el gaming se necesita una buena cifra de FPS, es decir, de fotogramas por segundo o frames por segundo. Esto dependerá de la GPU principalmente, aunque también son importantes otros componentes de hardware.

Simplemente con eso, ya se puede tener una idea algo más clara de que necesitas básicamente una buena CPU, una buena RAM, una buena GPU, y un SSD rápido y amplio. Esas serían las claves de tu configuración de PC para streaming.

Por supuesto, también es importante otros gadgets o periféricos, como auriculares, micrófonos, una buena webcam, etc.

Mejores configuraciones PC para streaming

Mejores configuraciones PC para streaming

Aquí podrás ver algunas configuraciones de PC ideales para streaming. Hay configuraciones desde las más baratas, para los streamers aficionados o que solo lo hagan eventualmente, hasta otras más caras para los streamers más profesionales.

Según la que elijas, podrás hacer streaming con videojuegos más o menos exigentes, con mejor o peor resolución, y con una calidad del audio codificado inferior o superior. Ten en cuenta que los recursos de hardware te limitarán. Por ejemplo, con la configuración media, podrías jugar a los videojuegos más exigentes, pero tal vez no puedas ponerlos a resoluciones tope, o si lo haces, quizás tengas que transmitir con vídeo de algo peor calidad… Es decir, es necesario elegir el mejor compromiso según tu configuración, para que vaya fluido.

Una CPU bastante potente o una tarjeta de video con soporte NVENC es la pieza clave para manejar la codificación del flujo de video. También necesita una conexión a Internet con un buen ancho de banda de carga para garantizar que los datos lleguen a sus espectadores sin problemas.

Procesadores para Streaming (CPU)

A la hora de escoger una CPU para hacer streaming deberás tener presente dos aspectos: por un lado, la frecuencia y, por otro, el número de núcleos (o cuántas operaciones puede ejecutar a la vez).

La mayoría de juegos, por ejemplo, usan cuatro núcleos o incluso uno solo. Estos dependen más de la frecuencia o la velocidad del reloj. Por tanto, qué mínimo que un procesador con 4 núcleos o superior.

Si estás pensando es hacer streaming a nivel muy básico, puedes valorar la opción de utilizar programas como Open Broadcaster Software o XSplit que usan la CPU para procesar los contenidos y comprimirlos sobre la marcha. En este caso, procesadores como los de la serie Intel Core son ideales pues solo utilizan hasta un 20% del tiempo de la CPU para llevar a cabo esta acción.

Para esto podemos encontrar algunos procesadores de última generación como los Intel Core i9-10900K, AMD Ryzen 9 3900X o AMD Ryzen 9 3950X.

La ventaja de los Intel es que son capaces de soportar mayor frecuencia en un mismo núcleo. Pero si buscas un potente procesador para tus streaming, sin duda los Ryzen son la mejor opción.

Tarjeta gráfica para Streaming (GPU)

Otro factor clave a tener en cuenta si hablamos de configuraciones para streaming es la tarjeta gráfica o GPU. En este caso, las NVIDIA llevan incorporado un hardware de codificación/decodificación de video que proporciona una captura de video acelerada por hardware usando lo que ellos llaman NVENC.

Esta opción está disponible a través de GeForce Experience, bajo la opción de «Transmitir en vivo». Te permite incluir de manera sencilla una cámara web y micrófono. Además, no tiene caso impacto en el uso de la CPU o en el propio rendimiento del juego.

Por otra parte, tiene una configuración limitada y no permite grabar y emitir al mismo tiempo.

Sabiendo esto, nos parece acertado señalar a las RTX 3070 y la RTX 3080. Para principiantes o personas que quieran hacer streaming básicos, la primera les funcionará de sobra. Ahora, si buscas jugar a 4K o con muchos FPS, sin duda las RTX 3080 y la RTX 3090 son mejor opción.

Memoria RAM

Este componente varía mucho dependiendo del tipo de juego, aunque si tuviéramos que escoger un rango de capacidad estándar estaría entre los 2 y los 8 GB. Aunque en el caso de los gamers hay juegos que requieren utilizar otro software en segundo plano.

Para ellos, recomendamos mínimo 16GB de RAM, aunque en algunos casos puedes ampliar la RAM del ordenador.

Router Wifi

En GuíaHardware ya hemos hablado sobre cuáles son los mejores routers wifi con las mejores conexiones y, en especial, de los recomendados para gaming y por ende válidos para los streamers más exigentes.

Es importante elegir un router wifi con una velocidad máxima que suela ser superior a las que suelen ofrecer actualmente los operadores. Cuando estos actualicen, estarán al día y disfrutarás de la mejor conexión posible.

Por ejemplo, puedes tener presente el comprar un router con capacidad de WiFi 6 (IEEE 802.11ax) con mayor alcance y cobertura incluso en espacios saturados, aunque acuérdate siempre que puedas de jugar con cable.

Capturadora de vídeo: ¿Sí o no?

Usar una capturadora de vídeo puede ayudarte en algunos casos a mejorar la emisión de tus contenidos. Ya sea una tarjeta interna o un modelo USB externo, pero en cualquier caso el principio es el mismo.

La salida de vídeo en forma de HDMI se toma del ordenador, se dirige al dispositivo de captura y luego sale de nuevo al monitor. Esto reduce la carga de la CPU y hará que no pierdas tanto rendimiento en juegos.

Por el precio que tienen (los modelos 4K suelen estar por debajo de los 200€) merece la pena ya que reduce la carga del equipo y además te permite grabar el vídeo de consolas.

¿Usar un segundo PC para streaming?

Además de todo esto, deberías tener presente el nivel de profesionalidad de tus emisiones. Si crees que vas a hacer streaming con tecnologías avanzadas, a máxima calidad y necesitas recursos técnicos especiales, el hecho de tener un segundo ordenador para esto puede ser clave. Los usuarios más avanzados ya lo hacen.

Un PC sería utilizado únicamente para generar el contenido, por ejemplo, jugar, y el otro se encargaría de la captura y codificación del vídeo. Aunque tiene como ventajas que te permita capturar de otras fuentes como una consola, que no tiene impacto en el rendimiento del juego y que es potencialmente una corriente más estable, lo cierto es que requiere de una inversión mayor.

Para gamers que quieran emitir sus contenidos por streaming, en el caso de que solo usen consolas, una capturadora dedicada a esto será mucho menos costosa y logrará los mismos objetivos que un segundo PC.

Configuración básica para streaming

Una configuración para streaming de PC que te puede servir para jugar a videojuegos no demasiado exigentes a una resolución de 1080p, como puede ser Dota 2, League of Legends, etc. O para AAA con resoluciones a 720p y configuraciones gráficas inferiores.

Estaríamos hablando de ordenadores con un precio aproximado a los 700€ y que cuentan con las siguientes características técnicas o similares:

  • CPU: Intel Core i5-10400F
  • Refrigeración de la CPU:
  • Placa base: Gigabyte B460 HD3
  • Memoria RAM: Kingston HyperX Fury Black 3200 16GB DDR4
  • Tarjeta gráfica: Gigabyte GeForce GTX 1650 SUPER 4GB GDDR6
  • Almacenamiento: Samsung 970 EVO Plus 1TB NVMe PCIx
  • Fuente de alimentación: Tacens Anima APSI500 500W
  • Torre: Cooler Master Masterbox MB520

Configuración media para streaming

Esta otra configuración intermedia podría permitirte jugar a videojuegos con una resolución a 1080p o incluso 1440p con configuraciones algo más altas y una codificación de alta calidad.

  • CPU: AMD Ryzen 7 5800X
  • Refrigeración de la CPU: Noctua NH-D15 SE-AM4
  • Placa base: ASUS TUF Gaming B550 Plus
  • Memoria RAM: Corsair Vengeance Pro SL DDR4 3200 32GB (2×16)
  • Tarjeta gráfica: EVGA GeForce RTX 2060 12GB GDDR6
  • Almacenamiento: Samsung 970 EVO Plus 2TB NVMe PCIx
  • Fuente de alimentación: Tacens Mars Gaming MPII 650W
  • Torre: Cooler Master Masterbox MB520
  • Capturadora: Elgato 4K60

Configuración profesional para streaming

Por último, esta otra configuración más avanzada te permitirá jugar a los videojuegos más exigentes de todos, con las máximas resoluciones y configuraciones gráficas, a la par que puedes transmitir con alta calidad.

  • CPU: AMD Ryzen 9 3900X
  • Refrigeración de la CPU: Corsair H115i Pro
  • Placa base: ASUS ROG STRIX B550-F GAMING
  • Memoria RAM: G.Skill Trident Z Neo DDR4 3600 64 GB
  • Tarjeta gráfica: Gigabyte GeForce RTX 3090 Turbo 24 GB GDDR6
  • Almacenamiento: Samsung 970 EVO Plus 2TB NVMe PCIx
  • Fuente de alimentación: Tacens Radix VII 700W 80+
  • Torre: Cooler Master Masterbox MB520
  • Capturadora: Elgato 4K60

Isaac

Isaac

Técnico electrónico y experto en el sector de los semiconductores al que le encanta escribir y compartir sus conocimientos con los demás, especialmente si son de hardware.

Comentarios

Deje una respuesta

Guía Hardware
Logo