Mejor configuración PC gaming para emulación de consolas

Si tienes pensando montar tu propio PC gaming pero deseas especializarlo a los emuladores de consolas para ejecutar juegos de estas otras plataformas, deberías conocer algunas configuraciones optimizadas para este tipo de aplicaciones. Con ellas tendrás una buena máquina para poder ejecutar emuladores de la Nintendo 64, Wii, Switch, o de la PlayStation 1, 2, 3, e incluso de la Xbox 360.

Uno de los emuladores más potentes, tiene unos requisitos recomendados muy claros, con los que tu configuración debería cumplir. Además, si agregas algo más de potencia sobre esa base, mucho mejor para dejar recursos para mover los videojuegos de forma más ágil.

Por ejemplo, en el caso del emulador Xenia para Xbox 360 se recomienda lo siguiente:

  • Sistema operativo: Microsoft Windows 10 de 64-bit
  • CPU: Intel Core de 4º Gen o AMD FX-8000 Series o superior, con soporte para extensiones AVX2.
  • GPU: cualquiera capaz de ser compatible con Direct3D 12 y rasterización. Desde la NVIDIA GeForce GTX 950 o AMD Radeon Vega o superiores.
  • RAM: 6 GB o más.

En cambio RPCS3 para PS3, que es algo más exigente que el anterior, tiene los siguientes requisitos recomendados:

  • CPU: AMD Zen 2 o más moderna con 6 núcleos y 12 threads. O Intel Skylake o más moderna con 6 núcleos y 12 cores.
  • GPU: AMD compatible con Vulkan como Polaris o RX 400 Series o superior. O NVIDIA compatible con Vulkan, como NVIDIA Maxwell como la GTX 900 o superior.
  • RAM: 8 GB DualChannel o más.
  • Almacenamiento: SSD o HDD de al menos 10 GB.
  • SO: Windows 10 21H1 o más reciente, Linux 5.13 o más reciente (también sirve el 5.10 LTS), y FreeBSD 13.0 o superior.

En función de esto, ya puedes tener una idea clara para elegir la mejor configuración de PC gaming para emulación.

Las mejores configuraciones de PC gaming para emulación

Si quieres ir al grano y conocer algunas de las mejores configuraciones de PC gaming aptas para emulación y para todos los bolsillos, aquí tienes algunas recomendaciones:

Configuración barata (aprox. 700€)

Esta configuración puede ejecutar los emuladores de forma veloz, y el precio es bastante bueno:

  • CPU: Intel Core i5-11600K
  • GPU: Gigabyte GeForce GTX 1650
  • RAM: Kingston HyperX Fury 16 GB DDR4
  • Placa Base: Gigabyte H410M S2H V3
  • Almacenamiento: SSD Samsung 870 EVO 1 TB SATA3
  • PSU: Tempest Gaming 750W
  • Torre: Tempest Spook RGB

Configuración media (aprox. 1200€)

Es una configuración muy equilibrada entre el rendimiento y el precio. Puede ser la más aconsejable para la mayoría de usuarios:

  • CPU: AMD Ryzen 7 3700X
  • GPU: PowerColor Radeon RX 6600XT
  • RAM: Corsair Vengeance RGB Pro 16 GB
  • Placa Base: MSI B450 Gaming Plus Max
  • Almacenamiento: SSD Samsung 980 EVO 1 TB NVMe M.2 PCIe
  • PSU: Tempest Gaming 750W
  • Torre: Tempest Spook RGB

Configuración de alto rendimiento (aprox. 1800€)

Para los más exigentes que desean una configuración que les permita ejecutar videojuegos con mayor rendimiento o que no quede obsoleta tan rápido, tienen esta otra:

  • CPU: AMD Ryzen 7 5800X
  • GPU: ASUS GeForce RTX 3060 Ti
  • RAM: Corsair Vengeance RGB Pro 32 GB
  • Placa Base: ASUS TUF Gaming B550 Plus
  • Almacenamiento: SSD Samsung 980 EVO 1 TB NVMe M.2 PCIe
  • PSU: Tempest Gaming 750W
  • Torre: Tempest Spook RGB

¿Qué debo saber para elegir el mejor equipo?

sillas gaming

Antes de elegir un equipo para emulación, deberías tener en cuenta algunas cuestiones que son importantes:

  • Presupuesto: es vital tener en cuenta cuánto te puedes gastar para ajustarse a ese precio para elegir la configuración que te puedes permitir. Para estas aplicaciones, puedes ir desde equipos de 500 hasta los 1000 o más euros.
  • CPU: es importante que cuentes con una buena CPU, pero no tanto que tenga más núcleos como que el rendimiento single-core sea elevado. Es decir, para ello debes elegir una microarquitectura de la generación más actual de las de Intel o AMD y una frecuencia de reloj lo más elevada posible.
  • GPU: no es tan importante como puede parecer, aunque si cuentas con una buena tarjeta gráfica te permitirá jugar a mayor tasa de FPS y también correr otros videojuegos para PC de última generación, como algunos de los últimos AAA.
  • RAM: es importante que cuente con al menos 8 GB de memoria, aunque si tiene más, será mucho mejor.
  • Almacenamiento: los videojuegos ocupan un espacio importante, además de los emuladores y demás software que vas a tener. Por eso, es importante contar con una buena capacidad. Y es aún más importante elegir un SSD rápido, como los M.2 NVMe PCIe, que harán que los juegos carguen más rápido.
  • Scalabilidad: tienes que pensar en el futuro. Si sueles cambiar de PC frecuentemente no es importante, pero si quieres que la mayoría de componentes te sirvan a largo plazo, piensa en comprar un equipo lo más poderoso posible o de asegurarte que puedes ampliar sus capacidades, cambiando su CPU, añadiendo más módulos de RAM, etc.

Isaac

Isaac

Electrónico, apasionado de la tecnología y escritor. Además de impartir cursos de administración de sistemas GNU/Linux como preparación para las certificaciones LPI, e introducción a la supercomputación y la arquitectura de computadoras. Autor de la enciclopedia sobre microprocesadores "El Mundo de Bitman", así como otros manuales y colaborador de otros proyectos de código abierto... Siempre intentando aprender.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Todas las ofertas destacadas del Black FridayVer post
+
Guía Hardware
Logo