Guía Hardware

¿Qué cable HDMI comprar? Guía completa

Actualizado a: 22 de enero de 2024

Aunque parezca una tontería, escoger que HDMI queremos comprar puede ser algo más ‘complicado’ de lo que parece. Siendo realistas, escoger un modelo u otro es sencillo. De eso no hay. Lo que no es tan sencillo es valorar las cualidades, bondades y ventajas que unos tipos u otros pueden ofrecernos. Y es que, en efecto, escoger el HDMI correcto tiene algo más de ciencia de la que podría parecer de buenas a primeras.

Por supuesto, no es un proceso tan complejo. Si somos realistas, escoger el procesador adecuado para nuestro PC, optar por alguno de los mejores portátiles gaming del mercado o determinar que tipo de disipación necesitamos es, sin duda, más difícil. Se quieren conocimientos algo más avanzados y/o guías más densas. En el caso de los HDMI, por suerte es bastante más simple. En general, prácticamente todo el mundo puede entender las diferencias entre unos modelos u otros con una lectura más o menos rápida.

No hacen falta conocimientos previos, solo un vistazo superficial a todo los que nos pueden ofrecer. Y es que, al igual que sucede con otras muchas tecnologías, el HDMI está evolucionando. Véase, si no, por ejemplo, la existencia de los llamados HDMI Arc, cables especialmente diseñados para que el audio de nuestro sistema sea más interesante que nunca. Teniendo esto en cuenta, pues podemos entender ligeramente por qué escoger entre un modelo de HDMI u otro puede ser más o menos interesante.

Con esto en mente quiero traeros todo lo que podáis necesitar para saber cómo escoger entre unos modelos u otros. Por supuesto, podéis revisar el tema en cuestión en su totalidad o, en su defecto, ir a los apartados que más os interesen. Asimismo, en las conclusiones procuraré condensar la información más importante por si no tenéis tiempo para verlo todo con mayor detenimiento.

Para comprar un HDMI hay que entender qué son

Lo primero, y lo más importante, es saber que es un HDMI. Sí, está claro que todos somos conscientes de que es un cable que podemos conectar entre dispositivos, como una videoconsola y una TV, para transmitir una señal audiovisual de una a otra. Eso es lo básico, por lo que cuándo pregunto qué es un HDMI, lo hago desde una perspectiva más técnica. Teniendo esto en cuenta, lo primero que debemos saber es que significa.

HDMI es el acrónimo de High-Definition Multimedia Interface o Interfaz Multimedia de Alta Definición. Es decir, que es un tipo de tecnología especialmente diseñada para transmitir datos de alta calidad. Por lo tanto, es un cable de vídeo y audio de alta definición. Originalmente, tenía unas resoluciones y unos hz máximos, siendo esto lo que marca la calidad de la señal. En efecto, los cables HDMI no son todos iguales y los más modernos pueden transmitir información de mayor calidad.

Por ejemplo, los primeros modelos trabajan solo a 1080p, mientras que en la actualidad hay cables HDMI capaces de transmitir señales en 4K. Por esto mismo es importante entender qué son los HDMI, por el hecho de que de otra manera podríamos estar escogiendo un cable netamente inferior a lo que necesitemos. Siendo parcos, no es agradable tener, por ejemplo, un monitor 2K con 165 Hz y que perdamos casi toda la calidad de imagen por culpa de un mal cable.

Con esta explicación podemos entender con algo más de propiedad qué es, en efecto, un HDMI, pero hay más. A fin de cuentas, si esto fuese todo lo que necesitamos saber, esta guía no sería necesaria. Es por ello que antes de continuar es importante entender para qué sirve, en efecto, un HDMI. Si ya lo sabes o no te apetece leer, puedes ir al siguiente apartado, aunque considero que esta información es bastante útil.

Para qué sirve

A grandes rasgos, un HDMI sirve para transmitir los datos de vídeo y audio de un dispositivo a otro. En el caso de los HDMI Arc, para enviar el audio de un dispositivo a otro y viceversa. Es decir, de manera bidireccional, pero ese es otro tema que podéis consultar en el tema que os hemos referido anteriormente. Por si no lo veis, os lo dejo aquí de nuevo. En él comparamos el HDMI Arc con el Bluetooth. Dicho esto, volvemos al quid de la cuestión.

Mediante un HDMI lo que podemos hacer, básicamente, es conectar dos dispositivos a través de un cable mediante las entradas y salidas HDMI de los susodichos dispositivos. Su principal función, y esto lo consigue con más o menos efectividad según el tipo de HDMI, es asegurarse de que la imagen y el audio se transmiten con la mejor calidad posible. Por lo tanto, podemos decir que es una manera de transmitir información entre dispositivos.

Comprar un HDMI también pasa por diferenciar sus tipos

¿Qué cable HDMI comprar? Guía completa
¿Qué cable HDMI comprar? Guía completa

Ahora que ya sabemos qué es y para qué sirve un HDMI podemos diferenciar sus distintos tipos. De buenas a primeras, podemos diferenciarlos según su tamaño. Espera, ¿y qué es eso de los HDMI 2.1, 2.0 y todo ese tema? Cuando se menciona el concepto «HDMI» y se lo acompaña de una nota numérica, de lo que se está hablando es de la versión. Es otra cuestión diferente, aunque la abordaremos a continuación para que no tengáis ningún tipo de duda.

Mientras, volvemos con los tipos, pudiendo diferenciarlos, como ya he dicho anteriormente, según el tamaño. Este, por supuesto, afecta a la forma de la entrada, por lo que el factor forma también tendría importancia en este punto. Dicho esto, podemos diferenciar entre tres tipos principalmente:

HDMI convencional o tipo A. Es el HDMI de toda la vida. El primero de todos ellos. Poco a poco empieza a ser cada vez menos común, pero sigue estando bastante extendido. Es el estándar general y al que todos estamos acostumbrados de una manera u otra. Tiene una longitud de 13,9 mm y es el más grande de todos. Lo más probable es que siga siendo el estándar durante muchos años.

Mini HDMI o tipo C. Es muy parecido al HDMI tipo A, pero es algo más pequeño. Empieza a estar cada vez más extendido y cada vez son más los fabricantes que prefieren este tipo. En general, es casi igual al primero, pero más estrecho. Lo podemos encontrar sobre todo en dispositivos relacionados con el mundo del vídeo digital, con cámaras de fotografía, varios tipos de monitor, etc. Es bastante común, pero no se ha convertido, ni mucho menos, en el estándar. Aún le queda mucho para ello, si es que sucede.

Micro HDMI o tipo D. Es el más pequeño de todos y está claramente basado en el micro USB. Tiene un tamaño de 5,83 mm, pero no es demasiado habitual, la verdad. Su forma es parecida a la de una entrada USB tipo C, pero no son lo mismo. Algunas cámaras tipo Go Pro pueden usar este tipo de HDMI. Por lo demás, está poco extendido.

Versiones de HDMI

Ahora que conocemos los tipos, nos toca hablar de las versiones. Sin duda alguna, este es el apartado más importante de toda la guía. Si no el que más, uno de los más relevantes, pues mediante este podremos entender cuáles son las diferencias reales entre los distintos modelos que existen de HDMI. Determinan la velocidad a la que se transmiten los datos, la calidad del audio y la imagen, etc.

  • HDMI 1.0. Es el primer tipo de HDMI que llegó al mercado y, por lo tanto, el más antiguo de todos. Es el que peor rendimiento ofrece. Por suerte, está muy poco extendido y es cada vez más raro de encontrar. Es un modelo bastante obsoleto que ‘solo’ puede trabajar con resoluciones Full HD y a 60 Hz. En consecuencia, la calidad del audio y el vídeo es peor que la de otras versiones.
  • HDMI 1.1. Siendo sinceros, el HDMI 1.0 y el HDMI 1.1 son prácticamente lo mismo. Apenas hay cambios entre ellos, por lo que es normal que también esté en un desuso cada vez mayor. La principal novedad que incluyó es que agregaba soporte para DVD Audio. Por lo demás, son casi iguales.
  • HDMI 1.2. A partir de aquí, la calidad empezó a subir, pero sigue siendo un modelo que, al menos para mí, ya se ha quedado bastante antiguado. En general aumentaba el número de resoluciones permitidas, por lo que se podía trabajar con mejores prestaciones.
  • HDMI 1.3. Mejora muchísimo la resolución al incluir 2560×1440 a 60 Hz, lo cual es un salto de calidad muy importante. Este modelo empieza a ser más interesante. El ancho de banda sube a 10.2 GB/s, agrega soporte para formatos Dolby TrueHD y DTS-HD Master Audio, aumenta la profundidad de color a 10 bits, 12 bits o 16 bits por canal y se agregan variantes tipo C.
  • HDMI 1.4. Su principal novedad es que suma el soporte 4K, aunque lo hace con un límite de 2,4 Hz. Es decir, que si lo quieres usar para 4K, este modelo seguramente se te quede corto y es mejor ir a los dos siguientes modelos. Asimismo, incluye conector de red Ethernet. Viene con canal de retorno de audio (ARC), se suma el tipo D como variedad y agrega los soportes 3840 x 2160 a 30 Hz y 4096 x 2160 a 24 Hz.

Los dos modelos que SÍ os recomendaría comprar

¿Qué cable HDMI comprar? Guía completa

Todos estos modelos, desde mi punto de vista, se han quedado más o menos obsoletos. Siendo realista, cualquier cable HDMI que no sea 2.0 o de versión superior no me parece interesante en la mayoría de casos. Si lo vas a usar en un dispositivo antiguo, pues no hay problema, pero si es más moderno, es posible que los anteriores se te queden cortos. Es por esto que los 2.0 y los 2.1 son la mejor opción en casi cualquier circunstancia.

  • HDMI 2.0. Es la versión más extendida, con diferencia, en el mercado. En general, la mayoría de dispositivos incluyen este tipo de HDMI, aunque consolas como PS5 y Xbox Series X|S funcionan con el HDMI 2.1 para poder extraer todo su potencial. Incluye soporte 4K a 60 HZ, hasta cuatro streams de audio y soporte para HDR dinámico. El ancho de banda es de 18 GB/s, tiene soporte para 32 canales de audio y puede funcionar con relaciones de aspecto 21:9 ultra amplias.
  • HDMI 2.1. Es la versión más reciente de HDMI. En general, muy pocos dispositivos necesitan este tipo de cable, pero algunas consolas como PS5 y Xbox, tal y como ya he comentado, sí. Aumenta todavía más el ancho de banda y soporta resoluciones 8K a 120 Hz. Sube el ancho de banda hasta los 48 GB/s, soporta el HDR dinámico y dispone de canal de retorno de audio mejorado (eARC).

Otras dos alternativas

El otro tipo que existe ya lo he comentado con anterioridad, que es el HDMI Arc, así que no lo volveré a mencionar para evitar ser redundante. Solo diré que este está diseñado especialmente para el audio. También están los llamados HDMI de fibra óptica, pero su precio suele ser bastante elevado. En lugar de usar un cable como elemento conductor, transmite la información mediante pulsos de luz.

Esto permite que la imagen y el audio conserven toda su calidad aún en grandes distancias, pero en general no es tan interesante para usarlo en casa. No son tantos los dispositivos que lo pueden aprovechar y a distancias de uso normal no se nota la diferencia con un HDMI 2.1. Solo los recomendaría si los dispositivos están a una distancia superior a los 10 metros. Y aun con esas, me lo pensaría, la verdad.

La cuestión del precio y la calidad

Por supuesto, un HDMi 2.0 o un 2.1, o uno de fibra óptica, será más caro que un 1.4, por poner un ejemplo rápido. No obstante, aunque nos gastemos más, no siempre será mejor. ¿Por qué? Porque el HDMI no mejora la calidad de la imagen ni del audio. Esto es algo que debéis tener en cuenta. El responsable de que un determinado vídeo, por ejemplo, tenga más o menos calidad es la fuente de origen y el propio vídeo.

Así pues, aunque tengamos un HDMI 2.1. que soporta 4K, si el vídeo está en HD, se verá en HD. Ahí no se puede hacer nada más. Es lo mismo que con los televisores: transmiten la imagen a la máxima calidad posible teniendo como limitante el vídeo de origen. También sucede a la inversa. Si el vídeo es 8K y nuestra pantalla/cable HDMI son HD, se verá en HD.

Con esto en mente, pagar más no siempre es lo más efectivo, Debes tener en cuenta la calidad de los dispositivos que se van a conectar a través del cable HDMi, las frecuencias y resoluciones a las que trabajan, la distancia efectiva, etc. En general, un cable HDMI empezará a perder calidad a partir de los 7 metros, por lo que ese es otro aspecto que se debe tener en cuenta. Para estos casos hay cables HDMI especiales u otros sistemas.

Qué HDMI debo comprar y qué debo tener en cuenta

¿Qué cable HDMI comprar? Guía completa
¿Qué cable HDMI comprar? Guía completa

Ahora que hemos repasado los puntos más importantes podemos, en efecto, hablar sobre el HDMI que deberíamos comprar según nuestras circunstancias. Debéis tener en cuenta que cada cable se puede adaptar mejor a una situación u otra, por lo que algunos valores pueden diferir. Dicho esto, el resumen general que os puedo dar es este:

  1. Tipo de conexión. Verifica qué tipo de conector HDMI necesitas para tus dispositivos. Los cables HDMI vienen en diferentes tipos de conectores. Son Tipo A (estándar), Tipo C (mini) y Tipo D (micro). Elige el que sea compatible con tu tele, tu consola, tu monitor, etc. Es lo más obvio y es el primer paso.
  2. Distancia. Considera la distancia a la que deseas conectar tus dispositivos. Para distancias cortas (hasta 3 metros), la mayoría de los cables HDMI estándar funcionarán bien. Si necesitas cables más largos, a partir de 7 metros para 4K y 14 metros para 1080p, es recomendable optar por cables de gama alta. Inclusive, aquí uno se puede plantear el de fibra óptica. Depende de cada cual. Sea como fuere, el HDMI 2.0 y el HDMI 2.1 son loas más interesantes.
  3. Resolución y frecuencia. Asegúrate de que el cable HDMI sea compatible con la resolución y frecuencia que necesitas. Si tienes dispositivos que admiten resolución 4K a 60 Hz, asegúrate de comprar un cable certificado bajo el programa «Premium HDMI Cable Certification» para garantizar su compatibilidad. Una vez más, para altas calidades, el 2.0 y el 2.1 son loas más adecuados.
  4. Certificación. Busca cables certificados por la organización que controla el estándar HDMI. La certificación «Premium HDMI Cable Certification Program» garantiza que el cable cumple con los estándares HDMI 2.0 y puede admitir resolución 4K a 60 Hz. Si necesitas que funcione con dispositivos de alta calidad, como resolución 8K a 60 Hz o 4K a 120 Hz, busca cables certificados bajo el programa «Ultra High Speed HDMI Cable Certification«.
  5. Calidad. Si planeas utilizar el cable HDMI en situaciones especiales, como instalaciones a través de paredes, exteriores o en ambientes húmedos, es recomendable buscar cables con certificaciones específicas para esas condiciones. Suele venir indicado mediante diversas etiquetas en la caja. Esto es algo más específico.
  6. Otros aspectos adicionales. Considera características adicionales como conectores chapados en oro para evitar la corrosión, conectores con agarre para evitar desconexiones accidentales o conectores en ángulo para instalaciones en las que los cables deben ir pegados a la pared.

Recuerda que un cable HDMI más caro no necesariamente mejorará la calidad de imagen o sonido, ya que la transmisión es digital y tiene una excelente corrección de errores. La clave está en encontrar un equilibrio entre la calidad de construcción, la longitud y tus necesidades personales. En resumen, elige un cable HDMI que coincida con los conectores de tus dispositivos, ten en cuenta la longitud necesaria y la versión adecuada según tus requisitos de resolución y frecuencia. Considera las certificaciones y características adicionales según tus necesidades específicas. Y hasta aquí llega nuestra guía sobre qué cable HDMI comprar. Cualquier duda, no tengáis reparo en preguntar.

Marcos Wagih

Marcos Wagih

Amante de la informática y la tecnología desde pequeño, llevo dedicándome a esto tanto tiempo que ya ni me acuerdo. Especialista en gaming, tanto en consolas como en ordenadores, llevo formándome —y lo que me queda— más de 8 años en diferentes materias.

>
Guía Hardware
Logo