Guía Hardware

¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar?

Actualizado a: 5 de julio de 2023

¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar? Esta es una pregunta que cada vez más usuarios se plantean, pues dispone de no pocas incógnitas. Tanto es así que hoy día resulta complicado dar una respuesta clara, aunque la podemos encontrar en función de nuestras preferencias y gustos personales. Partiendo de esta base, pues, podemos responder a esta cuestión, pero no de forma concluyente. A fin de cuentas, todo se resumen en un «puede».

¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar?

Esto es algo que podemos observar en términos generales. Poco a poco, los HDMI inalámbricos han ido ganando popularidad debido a características tan notables como la comodidad, la conveniencia y la facilidad de uso que aportan. Así pues, dispone de muchos beneficios especialmente relacionados con la ergonomía. No obstante, también disponen de algunas limitaciones e inconvenientes que es conveniente repasar antes de tomar una decisión. Por suerte, sea cual fuere esta, es relativamente fácil regresar a los modelos de HDMI anteriores y/o alternar entre unos y otros.

Al menos sí lo hemos planteado con cierto margen. Pongamos, por ejemplo, que quieres instalar tu televisor mediante una plataforma en la pared situada a 5 metros de donde estás sentado. Si haces todo el montaje, volver luego será difícil. ¿Cuál es nuestro consejo? Que pruebes cómo funciona y si te sirve antes de hacer cualquier tipo de modificación difícil, costosa o molestamente retornable. Como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Dicho esto, vamos a presentaros sus principales ventajas y desventajas antes de determinar si es bueno para jugar o no.

Ventajas

¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar?
¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar? Ejemplo de un modelo de alta gama con capacidad para transmitir información en 4K con velocidad 4K y conexiones tanto HDMI como VGA.

Por supuesto, tal y como su propio nombre indica, una de las principales ventajas del HDMI inalámbrico es que elimina la necesidad de usar cables. De esta manera, eliminaremos su presencia de cualquier ecuación, ganando en aspectos tales como la comodidad, la distancia útil de uso o el infame «lío de cables». Esto resulta especialmente útil si tienes una habitación grande en la que prefieres que no haya cables cruzando la estancia completa o se vea desordenada por culpa de esos mismos cables.

También es útil si quieres que la señal del HDMI viaje entre habitaciones sin tener que cruzar estos mismos cables, aunque ahí —te avisamos de antemano— es posible que pierdas algo de rendimiento. Sobre todo sí están muy lejos. Es algo que debes valorar en función de tu situación concreta y de tus necesidades. Todo esto gana todavía más empaque cuando queremos conectar ese HDMI a nuestro PC, consola o portátil a un proyector que se encuentra en el techo, por ejemplo, o a los monitores y televisiones que usas habitualmente.

Comodidad ante todo

Ahí el HDMI inalámbrico gana muchos puntos, puesto que facilita el proceso de manera excepcional. Además, este tipo de conexiones son proclives a los accidentes, por lo que la conexión inalámbrica es una grata solución. Aparte de todo esto, es igual de cierto que instalar un HDMI inalámbrico suele ser extremadamente sencillo. No se requieren conocimientos previos ni técnicos avanzados.

Todo pasa por conectar el transmisor al dispositivo que hace de origen audiovisual y el receptor al televisor o monitor que vamos a emplear para recibir la señal. Además, muchos dispositivos HDMI inalámbricos tienen un gran alcance. Todo depende del modelo, pero nos da mucha flexibilidad a la hora de colocar nuestra consola, por ejemplo, en cualquier parte de la habitación. Es muy cómodo.

Desventajas

¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar? Ejemplo de un modelo de gama baja.

Sin embargo, a pesar de las ventajas, el HDMI inalámbrico también presenta algunas limitaciones importantes que deben tenerse en cuenta. Uno de los aspectos más destacados es que la mayoría de HDMI inalámbricos admiten una resolución máxima de 1080p. Esto se debe a que la conexión inalámbrica no tiene la misma velocidad de ancho de banda que un cable HDMI estándar. Así pues, esto limita la capacidad de transmitir resoluciones más altas, como 4K.

Con esto en mente, si buscas una resolución más alta, deberás considerar otras solucione. Véanse, por ejemplo, las conexiones HDMI con cable o tecnologías más avanzadas, como el HDMI 2.1. También tienes la opción de escoger un modelo de gama alta, siendo estos los que sí pueden transmitir esa información de alta calidad a gran velocidad. Si buscas la mejor solución y no te importa el coste, tienes alternativas.

Sea como fuere, y siguiendo con la cuestión de las desventajas que ofrece esta tecnología. Por ejemplo, el rendimiento del HDMI inalámbrico puede verse afectado por obstáculos físicos entre el transmisor y el receptor. Si hay paredes, muebles u otros objetos que bloqueen la línea de visión directa entre los dispositivos, la calidad de la señal puede degradarse y experimentar interrupciones. Este problema es circunstancial y depende del lugar en el que se vaya a usar, pero es importante que lo tengamos en cuenta.

Por último, mas no por ello menos importante, no debemos olvidar que cualquier HDMI inalámbrico va a depender de la calidad de la señal que se transmite. En esto intervienen tanto el modelo del propio HDMI que adquiramos como el entorno en el que se encuentre. Por ejemplo, si vivimos en un bloque de departamentos superpoblado en los que hay decenas de señales, o nuestra propia casa tiene varias señales diferentes, es posible que haya algún tipo de interferencia y/o se ralentice.

La latencia y la calidad de la señal, factores importantes

Del mismo modo, si se utilizan varios HDMI inalámbricos en una misma zona, se pueden molestar entre ellas. Por eso recomendamos probarlo antes si se puede, usando las políticas de devolución pertinentes, pero sin aprovecharse —por supuesto— de ellas con malas prácticas. Por desgracia, en este tema no hay otra opción más que probar, ya que es difícil determinar el rendimiento de un HDMI inalámbrico sin probarlo antes.

En términos de latencia, el HDMI inalámbrico ha mejorado significativamente en comparación con sus primeras versiones. Sin embargo, es igual de cierto que puede haber cierto retraso entre la señal original y el tiempo en el que se produce la transmisión efectiva. Es decir, que puede haber algunos segundos de diferencia entre lo que vemos, lo que hacemos y lo que sucede. Latencia.

Esto puede no ser un problema para la mayoría de los juegos casuales. No obstante, para los títulos que requieren de respuestas rápidas y precisas, como los juegos de acción en tiempo real o los juegos de disparos en primera persona, incluso una pequeña cantidad de latencia puede marcar la diferencia. Es importante que lo tengáis en cuenta.

¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar y que más debemos tener en cuenta?

¿El HDMI inalámbrico es bueno para jugar y que más debemos tener en cuenta?
Otro ejemplo de gama alta.

Llegados a este punto, cabe preguntarse si —en efecto— el HDMI inalámbrico es una buena opción o no para jugar. Por desgracia, la respuesta es la misma que antes: depende. No hay una respuesta solvente, aunque sí que podemos ofreceros una serie de pautas para que sepáis cuál es vuestro caso. Recapitulando, el HDMI inalámbrico puede ser una opción conveniente y estéticamente agradable para conectar dispositivos de video sin cables.

Ofrece beneficios como la eliminación de cables, una instalación sencilla y un alcance amplio. Sin embargo, también presenta limitaciones, como la resolución limitada a 1080p, obstáculos físicos que afecten la calidad de la señal, posibles interferencias inalámbricas y algo latencia. En resumen, que tiene sus propias ventajas y desventajas.

Personalmente, pienso que el HDMI inalámbrico no es bueno para jugar a títulos que requieren de una respuesta muy rápida, pero es muy interesante para títulos más relajados. Esta primera dinámica se resuelve, eso sí, mediante modelos de alta gama, ya que la latencia es muy baja en la mayoría de casos. Estos tipos son más caros, por lo que ya depende de lo que puedas y quieras gastarte. Dicho esto, os vamos a recomendar unos cuantos modelos para que tengáis algunas opciones sobre la mesa y podáis elegir con propiedad.

Mejores modelos de HDMI inalámbrico

Última actualización de precio:17 de abril de 2024 05:07

Marcos Wagih

Marcos Wagih

Amante de la informática y la tecnología desde pequeño, llevo dedicándome a esto tanto tiempo que ya ni me acuerdo. Especialista en gaming, tanto en consolas como en ordenadores, llevo formándome —y lo que me queda— más de 8 años en diferentes materias.

>
Guía Hardware
Logo