Guía mejores placas base AMD

Guía mejores placas base AMD
4.9 (97.44%) 39 votes

La placa base es probablemente el elemento en el armado de nuestro ordenador que más variantes de rendimiento y componentes nos brinda entre sus distintos modelos y fabricantes, razón por la cual a veces puede volverse un verdadero dolor de cabeza el elegir la placa adecuada.

placas base amd

El primer paso es siempre tener claro qué procesador utilizaremos, ya que Intel y AMD manejan tecnologías diferentes para sus procesadores lo cual nos abre una primera gama de placas base dirigidas a una u otra específicamente.

Si aún tienes tus dudas sobre el funcionamiento y los componentes esenciales en tu placa base te lo explicamos aquí, pero si ya tienes tu procesador AMD, es tu fabricante de preferencia o aún no te decides pero quieres informarte sobre las posibilidades, ésta guía te brindará las herramientas necesarias para elegir la placa base para AMD que mejor se adapte a tus necesidades.

Diferencias entre LGA y PGA

¿Qué significa LGA y PGA?
En el mundo de los componentes para ordenador y el armado de los mismos las siglas son irremediablemente algo a lo que tendremos que ir acostumbrándonos desde el comienzo (especialmente a aquellas muy parecidas entre si pero que no debemos confundir). En la actualidad LGA y PGA son los nombres de las dos interfaces dominantes utilizadas en los sockets (zócalos) de las placas madre.

LGA es el sistema utilizado por Intel a partir de Pentium 4 y se refiere a “Lang Grid Array” (o “Matriz de contactos en rejilla” en español). Se trata de un sistema en el cual los pines (“clavijas”) que transmiten los datos o energía entre la placa base y el ordenador están ubicados en la primera, mientras que el procesador posee los contactos metálicos que oficiarán de receptores y cerrarán el circuito. Recientemente, AMD ha vuelto a utilizar el sistema LGA en sus nuevos procesadores de gama alta “Threadripper”. Si esto representa un cambio definitivo al sistema LGA como preferencia es algo que aún está por verse.

Por otra parte, AMD ha mantenido en su mayoría el uso de la interfaz PGA o “Pin Grid Array” (“Matriz de rejilla de pines”), la cual consiste en ubicar las clavijas directamente en el procesador, mientras que el socket de la placa madre tiene hoyos alineados para recibirlo y realizar los contactos. Este tipo de sockets son conocidos también como “Zero Insertion Force” socket (o ZIF, podemos permitirnos olvidar esta sigla en particular), lo que significa que el procesador no requiere de la aplicación de ningún tipo de fuerza o presión para ser colocado, solamente es necesario alinear los pines adecuadamente en los hoyos del zócalo y dejarlo descender.

Esto podría ahorrarnos el peligro y el miedo de que alguno de los pines del procesador se doblen o quiebren durante la instalación (aunque también nos exige un manejo muy cuidadoso del procesador para evitar dañar cualquier pin antes de la instalación). Puede parecer un detalle menor, pero se vuelve algo muy importante al tener en cuenta que cualquier pin quebrado en nuestro procesador (o placa madre en el caso de LGA) le dejaría completamente inutilizable.

AMD ha utilizado en el pasado el sistema LGA y existen también otros sistemas como el BGA (“Ball Grid Array”) pero la mayoría no está pensado para el manejo del usuario en ordenadores de escritorio.

Como a los efectos de este artículo ya hemos elegido nuestro procesador y PGA es aún la opción más extensa entre la oferta de procesadores AMD (a menos que vayamos por el último modelo con la serie 9 de Ryzen), nos centraremos en las ventajas y características del Socket PGA.

Durabilidad: Los socket en las placas madre para este tipo de interfaz resultan mucho más duraderos gracias a la ausencia de pines delicados que puedan romperse, doblarse o dañarse de cualquier manera. Esto permite manipular la placa con mayor seguridad y un menor riesgo de daño si fuese el caso que necesitáramos cambiar el procesador.

Fácil colocación: Como ya se mencionó, se trata de un sistema que requiere cero uso de presión o fuerza externa para colocarse, por lo que simplemente se debe levantar la palanca de seguridad, alinear el procesador adecuadamente con el socket, dejarlo caer gentilmente y volver a asegurarlo, así de fácil.

Desventajas: No todo es color de rosas para ninguno de los dos sistemas y en el caso de la interfaz PGA algo con lo que hay que tener cuidado es si deseamos remover el ventilador de nuestro CPU, ya que puede suceder que la pasta térmica que ayuda a transferir el calor del procesador al disipador también los mantenga adheridos al momento de remover este último, y acabemos quitando el procesador junto con él. Si bien no es un problema mayor y el ventilador puede removerse sin que esto pase (especialmente si se aporta algo de calor para que la pasta térmica ceda), siempre hay que tener cuidado de no dañar ningún pin en el procesador cuando esto pase.

Como se puede ver, cuenta la presencia de los pines en el procesador en lugar de la placa madre puede también representar un problema, pero en el lado positivo éstos son más resistentes que los que encontramos en un una placa madre con socket LGA y con un poco de paciencia, o el apoyo de un experto, tienen una mayor probabilidad de poder ser reparados en caso de que alguno de ellos se doble (lo cual en el caso de LGA podría llegar a ser un verdadero infierno).

Sockets

Ya sabemos que nuestra placa base tendrá seguramente un socket PGA, por lo que ahora pasaremos a ver los distintos tipos de socket con los que nos encontraremos dependiendo del procesador AMD que vayamos a utilizar en nuestro ordenador.

Llegado este punto ya deberíamos estar convencidos de qué procesador vamos a utilizar para nuestro equipo.

Elegir la placa base antes que el procesador puede resultar contraproducente y esto se debe en primer lugar a que cada placa trae un socket específico en el cual solo se podrán colocar procesadores compatibles, además de que dependiendo del modelo y el fabricante cada una traerá funciones, componentes y opciones de expansión particulares en las cuales podríamos desperdiciar nuestro dinero si luego nos decidimos por un procesador que no pueda aprovecharlas; o en el caso opuesto, podemos acabar comprando una placa base que nos limite significativamente a la hora de invertir nuestro dinero en un procesador que nos permita un máximo rendimiento.

El chipset es otro elemento esencial de la placa base que mencionaremos a continuación, se trata del conjunto de circuitos integrados ubicado en la placa base que comunica al procesador con el resto de los componentes instalados. Cada procesador y por tanto cada socket tiene una compatibilidad determinada con ciertos chipsets.

Si bien tanto para Intel como para AMD la lista es extensa y variada, nos centraremos en los cuatro socket para procesadores AMD que encontraremos en la actualidad en la gran mayoría de placas base para ordenadores de escritorio.

FM2+

Socket para APUs, Se trata de una serie de microprocesadores de AMD que integran el CPU y el GPU (la unidad de procesamiento gráfico) en un mismo circuito integrado.

Chipsets: A58, A68H, A78, A88X

AM3+

El procesador utilizado para la gran mayoría de CPUs previo a la reciente salida del socket AM4, se trata de una de una modificación del socket AM3 que tiene a su vez compatibilidades con los procesadores de esa línea.

Chipsets: 970, 980G, 990X, 990FX

AM4

Se trata del socket presente en las placas madre compatibles con los nuevos procesadores Ryzen de AMD, a partir de la implementación de este nuevo socket los procesadores APU que estén basados en Ryzen no requerirán de un socket exclusivo y podrán ser instalados en AM4.

Chipsets: A300, B300, X300, A320, B350, X370
Es importante destacar que todas las placas base que vengan con un socket AM3+ no son compatibles con los nuevos procesadores Ryzen y tampoco soportan las nuevas memorias DDR4, por lo que si consideran armar un ordenador actualizado y con posibilidades de expansión a futuro la mejor opción es buscar una placa base con AM4.

El socket AM4 cuenta con 1331 pines y es el primero de AMD que es compatible con memorias DDR4, soportando hasta cuatro módulos de memoria DD4 con un máximo de 64 gigabytes a una velocidad de 3200 Mhz.

TR4

Es el nuevo Socket para la plataforma X399 destinada a los procesadores Ryzen 9 “Threadripper”. Su principal característica es sin duda su tamaño, en comparación a el resto de sockets a los que estamos acostumbrados se verá realmente enorme en nuestra placa base, con 4094 pines en comparación a los 1331 del socket AM4.

Chipsets

Como ya se mencionó antes, el chipset es el componente de nuestra placa base que permitirá la comunicación entre la mayoría de los componentes de la misma y uno de los pocos que posee conexión directa con el procesador.

El chipset de una placa madre definirá la gran mayoría de características y posibilidades de expansión de nuestro ordenador. Buscar una placa con un mejor chipset a la hora de comprar puede brindarnos una mayor velocidad de transferencia de datos para los puertos PCI-Express, un mejor rendimiento de la memoria RAM, más puertos USB de última generación, en fin, casi todo el tráfico de datos pasará por este componente, lo que lo vuelve junto con el CPU una de las partes más importantes si queremos ajustar lo más posible el rendimiento del ordenador a nuestras necesidades.

A continuación mostraremos una tabla comparativa de las principales características de los distintos chipset para cada uno de los socket que se encuentran en el mercado e iremos explicando las características esenciales que debemos tener en cuenta.

Vale aclarar que si bien la variedad de chipsets en el mercado puede ser mayor, nuestro objetivo es brindarles un panorama equilibrado entre los chipset de gama baja, media y alta.

Socket FM2+

A58

A68H

A78

A88X

Memoria

DDR3

PCI Express Gen

2.0*

CrossFire

No

No

No

Si

Configuración Líneas PCIe

1×16

1×16

1×16

1×16

2×8

SATA

0xSATA III
6xSATA II

4xSATA III
0xSATA II

6xSATA III
0xSATA II

8xSATA III
0xSATA II

USB

0xUSB3.0
14xUSB2.0
2xUSB1.1

2xUSB3.0
10xUSB2.0
2xUSB1.1

4xUSB3.0
10xUSB2.0
2xUSB1.1

4xUSB3.0
10xUSB2.0
2xUSB1.1

RAID

0/1/10

0/1/10

0/1/5/10

0/1/5/10

*El chipset A88X tiene soporte para PCI Express 3 cuando se utiliza con un procesador de la línea Kaveri.
Socket AM3+

970

980G

990X

990FX

Memoria

DDR3

PCI Express Gen

2.0

USB

Hasta 14 USB 2.0*

SATA

Soporte para SATAIII

CrossFire

No**

No**

Si

Si

Configuración

Líneas PCIe

1×16

1×16

1×16

2×8

1×16

2×16

4×8

Video Integrado

No

Si

No

No

RAID

0/1/5/10

0/1/5/10

0/1/5/10

0/1/5/10

*La implementación de puertos USB 3.0 o 3.1 puede variar de acuerdo al fabricante.
**Algunos fabricantes configuran el sistema de la placa con 2 PCIe en modo x8 para dar soporte a CrossFire X y SLI.
Socket AM4

A/B300

A320

B350

X300

X370

Memoria

DDR4

PCI Express Gen

3

CrossFire

No

No

No

Si

Si

Configuración

Líneas PCIe

1×16

1×16

1×16

1×16

2×8

1×16

2×8

Soporte Overclocking

No

No

Si

Si

Si

USB

3.1 G2 + 3.1 G1 + 2.0

0+4+0

1+6+6

2+6+6

0+4+0

2+10+6

SATA III + NVMe

2 + x2 NVMe

4 + x2 NVMe

4 + x2 NVMe

2 + x2 NVMe

6 + x2 NVMe

SATA Express

1

2

2

1

2

RAID

0/1

0/1/10

0/1/10

0/1

0/1/10

Si bien el chipset brinda el soporte para determinadas tecnologías, en última instancia las características y mejoras que acabará teniendo nuestro ordenador estarán dadas por el fabricante de la placa base y del formato que elijamos (Micro ATX, ATX, etc.)

Lo básico:

  • Las nuevas memorias DDR4 brindan en principio una mejora de rendimiento de un 30 por ciento en relación a las DDR3, brindando también una mayor fiabilidad con un consumo menor. Si bien las memorias DDR3 son de todos modos viables y hacen su trabajo, debemos tener en cuenta que ambas son distintas a nivel de pines, por lo que si deseamos comprar una memoria de última generación necesitamos una placa base compatible. De igual forma si ya tenemos nuestras memorias DDR3 y no queremos desperdiciarlas, necesitaremos una placa con chipset AM3+ o FM2+.
  • Si bien la cantidad de puertos USB puede resultar siendo algo irrelevante a menos que utilicemos una gran cantidad de dispositivos externos, la generación representa un cambio sustancial en la velocidad de transferencia de los mismos.
  • Los puertos USB 2.0 tienen una velocidad de transferencia de 480 Mb/s (60 Megabytes por segundo), el USB 3.0 sube a 4.8 Gb/s (600 MB/s), y el USB 3.1 alcanza los 10 Gb/s (1.2 GB/s).
  • No hay que decir que de una velocidad de 60 megabytes por segundo a poco más de un gigabyte tenemos una diferencia enorme en términos de transferencia de datos.
  • Lo mejor es buscarnos una placa que cuente con algunos puertos 3.0 por si utilizamos dispositivos de almacenamiento externo o que tengan un alto tráfico de datos. Los puertos 2.0 siguen siendo perfectamente útiles para nuestro mouse, teclado y cualquier otro dispositivo, pero a la hora de mover grandes cantidades de datos siempre es fácil acostumbrarnos a la velocidad.
  • SATA es la interfaz de transferencia de datos entre la placa base y algunas unidades de almacenamiento, principalmente nuestras unidades de disco duro o algunas SSD. Al igual que con el USB, un cambio de generación nos implica una mejora de rendimiento y velocidad de trasnferencia.
    • SATA I: 1.5 Gb/s (150 MB/s)
    • SATA II: 3 Gb/s (300 MB/s)
    • SATA III: 6 Gb/s (600 MB/s)
  • NVMe es una interfaz de comunicación para unidades de estado sólido que se comunican a través de un bus PCIe. Con velocidades de transferencia muy superiores a los dispositivos de almacenamiento SATA.

Lo no tan básico:

  • En el caso de los puertos PCI Express también tenemos un cambio de generación que afecta nuestro rendimiento, pero también debemos tener en cuenta el modo en el que el puerto está siendo utilizado.
  • Cuando nos referimos a un puerto PCIe x16, dicho puerto está utilizando el máximo de ancho de banda posible, las 16 líneas de transferencia de datos. Por lo general esto se vuelve relevante cuando deseamos instalar más de una tarjeta gráfica en nuestro equipo, ya que al hacer esto dependerá de la cantidad de líneas de transferencia de datos que tenga disponible el chipset o el procesador para el manejo de las tarjetas gráficas. Como se especifica en las tablas hay distintos modos de configuración para realizar CrossFire, la más común es usar dos puertos PCIe de 16 líneas pero en modo x8 (lo cual no reduce el rendimiento de las tarjetas gráficas individualmente). En algunos otros casos vemos otro tipo de configuración 2×16 o 4×8.
  • RAID hace referencia a un sistema de almacenamiento de datos que utiliza múltiples unidades de almacenamiento (Discos duros o Unidades de estado sólido) y distribuye o replica los datos entre los mismos. Tener varios dispositivos de almacenamiento utilizados en modo RAID puede brindarnos mayor tolerancia a fallos, mayor integridad, mayor rendimiento o capacidad, dependiendo de cómo esté configurado.
  • Finalmente si eres de quienes buscan sacarle el máximo rendimiento posible al ordenador probablemente estés pensando en hacer overclocking. Si aún no sabes lo que es, se trata básicamente de hacer que la velocidad de reloj de ciertos componentes como el CPU, el GPU o la memoria RAM funcionen a una velocidad mayor a las especificaciones del fabricante. Esto nos brinda una ganancia de rendimiento y velocidad de manera gratuita, pero también puede significar una menor vida útil y un incremento significativo en la temperatura de ciertos componentes, por lo que solo debe realizarse si se conoce el funcionamiento y todo lo que hay que tener en cuenta previamente (como por ejemplo un sistema de refrigeración adecuado). Para aquellos interesados en el overclocking algunos chipset vienen desbloqueados para esta función.

Socket AM4

X399
Memoria DDR4 Quad-Channel
PCI Express Gen 3
CrossFire/SLI Si
Líneas PCIe 3.0 66
Configuración 2×16

2×8

Soporte Overclocking Si
USB

3.1 G2 + 3.1 G1 + 2.0

2+14+6
SATA III + NVMe 8 + x3 NVMe
RAID 0/1/10

Ranuras de Expansión

Las ranuras de expansión son aquellos puertos en la placa base que nos permitirá agregar nuevos componentes a nuestro ordenador como tarjetas de vídeo, tarjetas de sonido, tarjetas de red, etc. La cantidad y configuración de estas ranuras dependerá del fabricante de la placa y del formato de la misma.

En la actualidad las placas cuentan casi en su totalidad con al menos una ranura PCI Express x16 para albergar una tarjeta de video, seguidas de una serie de puertos en distintas configuraciones (x8, x4 o x1) u otros puertos que pueden ser destinados a tarjetas de red, audio, etc.

A la hora de elegir una placa base, la tarjeta de video que vayamos a comprar no es el mayor de nuestro problemas, pero si algo que podemos comenzar a tener en cuenta. En términos de compatibilidad basta con tener un puerto PCI Express 2.0 o superior ya que las tarjetas gráficas con PCI E 3.0 son compatibles con los puertos 2.0. La única diferencia estará en que si utilizamos una tarjeta 3.0 en un puerto de la generación previa, la misma funcionará a las velocidades de transferencia que el puerto le permita. En muchos casos la diferencia no será realmente muy notoria ya que el ancho de banda del puerto 2.0 será suficiente para cubrir las necesidades de la tarjeta, traduciéndose esto por ejemplo al utilizar un videojuego en una diferencia de unos pocos frames.

El resto dependerá de las necesidades que tengamos o qué expectativas de expansión y mejora tenemos para nuestro ordenador. Por ejemplo, si buscas un ordenador para funciones estándar, para juegos de rendimiento medio o tienes un presupuesto ajustado, probablemente no necesites una gran cantidad de ranuras de expansión y te sea más que suficiente con una ranura para tarjeta de video o invertir en un APU con una placa base FM2+ o AM4.
Si por otra parte requieres de diversas funciones específicas en un alto rendimiento es probable que acabes usando diversas tarjetas de expansión ya sea para hacer CrossFire o SLI, para agregar dispositivos de almacenamiento por PCI Express, tarjetas de sonido, tarjetas de captura de video HD para tareas como streaming, etc.

Lo importante es tener claro las funciones para las cuales utilizaremos nuestro ordenador, para así poder buscar el modelo y formato de placa que más se ajuste a nuestras expectativas y necesidades.

Conclusión

La lista anterior nos muestra solo un ejemplo de posibles placas base dentro de los distintos sockets y chipsets mencionados, con un rendimiento y prestaciones sólidas entre los equipos de gama baja y alta. A la hora de tomar la decisión final todo dependerá de lo que busquemos para nuestro ordenador y muchas veces de nuestro fabricante de preferencia, pero aquí les dejamos unos últimos detalles a tener en cuenta.

Formato

El formato de nuestra placa madre definirá en una primera instancia nuestras posibilidades de expansión. Si queremos un ordenador potente pero no nos interesa demasiado agregar más de una tarjeta gráfica u otras tarjetas de expansión, un formato Micro ATX es la mejor opción para ahorrarnos algo de dinero que bien podremos invertir en un mejor procesador o algo más de memoria.

Memoria

Dependiendo de qué tan ambiciosos seamos con el rendimiento, es posible que considerar el límite de memoria sea un factor a tener en cuenta. Como ya mencionamos el salto de memoria DDR3 a DDR4 es también algo a considerar, ya que si nuestro presupuesto nos permite darnos el gusto de considerar 32 o incluso 64 GB de memoria RAM a futuro, invertir en la última tecnología es la opción más sabia.

Almacenamiento

Además de la diferencia antes mencionada entre SATA II y SATA III, para los últimos modelos de placa base debemos también considerar la presencia de puertos para unidades de estado sólido (SSD) con conexión M.2
Este puerto utiliza como interfaz del bus de datos una PCI Express 3.0, SATA 3.0 y USB 3.0, quedando a merced del fabricante cuáles serán las interfaces soportadas en las distintas placas.

De este modo los distintos dispositivos conectados a través de M.2 pueden por ejemplo estar configurados en modo SATA o también soportar NVMe.
Este nuevo formato implica no solo una mejora considerable en la velocidad sino también una reducción importante de tamaño y practicad en relación a los discos duros o unidades sólidas conectadas a través de cables SATA.

Función

Esto es tal vez lo más importante,. La razón por la que compraremos cada componente y el modo en el que armaremos nuestro ordenador debe ir siempre en relación con la función para la cual será utilizado.

Si deseamos un ordenador para Gaming de alto rendimiento, para estación de trabajo o simplemente nos gusta tener lo último en el mercado, lo mejor es buscar una placa base compatible con los últimos procesadores Ryzen, de formato ATX o superior para tener una buena posibilidad de expansión y con posibilidades de CrossFire y SLI.

Si en cambio nuestro presupuesto es ajustado o buscamos un ordenador de escritorio que nos permita realizar las funciones esenciales y por qué no jugar algún que otro videojuego de manera decente, entonces basta con conseguirnos un procesador y tarjeta de video que de la talla y emparejarlo con una placa mATX que no necesariamente tiene que ser de última generación. Una placa FM2+ con un APU o que tenga una tarjeta de video integrada decente es también una buena opción si el presupuesto es para nosotros más importante que el rendimiento.

Lo importante es encontrar la placa que mejor se adapte a nuestros gustos y necesidades, ya que será luego la que nos acompañe durante tantas horas de trabajo y ocio por igual.

Mejores placas base AMD Ryzen (Am4)

B350

Gigabyte AB350-Gaming 3

Si lo que buscas es una buena opción calidad / precio, sin duda esta es una de las mejores que puedes encontrar. Es una placa base muy completa, aunque no cuenta con soporte completo para Crossfire (sólo tiene un PCI Express 3.0 a x16).

Gigabyte-AB350-Gaming-3

109,00€
amazon.es
109,00€
pccomponentes.com
Actualizacion del ultimo precio:2017-12-13 10:43:35

ASRock AB350 Gaming K4

ASRock AB350 Gaming K4

 

109,00€
pccomponentes.com
amazon.es
Actualizacion del ultimo precio:2017-12-13 12:43:26

Asus Prime B350-Plus

En el segmento de Asus encontramos la Prime B350-Plus, una placa completa con un total de 8 puertos USB (2 de ellos USB 3.1) en el panel trasero y 6 frontales, 6 puertos SATA 3 y 4 ranuras para hasta 64GB de ram DDR4 2666Mhz

Asus Prime B350-PLUS

93,99€ 114,99€
amazon.es
93,99€
pccomponentes.com
Actualizacion del ultimo precio:2017-12-13 12:43:29

X370

Asus ROG Crosshair VI Hero

Una de las placas base más populares en la gama AM4 es el héroe de Asus ROG Crosshair VI, sobre todo por la reputación de Asus en la industria de las placas base y sobre todo en su gama Republic of Gamers. Además incluye la tecnología Asus Pro Clock y Asus TurboV, por lo que es una de las opciones más avanzadas en cuando a overclocking se refiere.

236,11€
amazon.es
243,00€
pccomponentes.com
Actualizacion del ultimo precio:2017-12-13 12:43:35

Asus Prime AM4 X370-Pro

Si buscas una opción más barata que la Asus Crosshair, la Prime X370-Pro es tu opción. Soporta 4 ranuras DDR4 que soportan hasta 64GB de DDR4 2666 o 3200MHz OC. También tiene 2 PCIex 3.0 16x y un carril PCIex 2.0. Para el almacenamiento, soporta hasta 8 SATA así como un dispositivo M. 2.

153,00€
pccomponentes.com
162,12€
amazon.es
Actualizacion del ultimo precio:2017-12-13 12:43:46

MSI X370 Gaming Pro Carbon

La MSI Pro Carbon es una de las placas base con el chipset X370 más baratas.  Es una placa muy bien construida, que incluye tanto soporte para Crossfire como SLI, Gaming Lan, Lan Pro, Lan Protect, Audio Boost 4, Turbo M. 2, M. 2 Shield, Lighting USB 3.1 GEN2, DDR4 Boost, y refuerzos en todas las conexiones para evitar que rompa al conectar componentes.

MSI-X370 Gaming Pro Carbon

157,00€
pccomponentes.com
164,43€
amazon.es
Actualizacion del ultimo precio:2017-12-13 10:43:44