Cómo elegir placa base: factores a tener en cuenta

La elección de una buena placa base es, en muchos sentidos, la parte más fundamental a la hora de montar tu PC. Cada parte de tu PC se conecta a la placa base que elijas. Su forma dictará el tamaño de tu ordenador y qué conectividad tendrá, así como el chipset y socket define qué tipo de procesador puedes instalar.

Las placas base, en particular los modelos de alta gama, suelen estar formadas por una confusa colección de características, y su precio puede variar desde placas de menos de 60 euros de presupuesto hasta 1.000 euros o más. Por eso vamos a generar esta guía para ayudar a desenredar las complejidades y asegurarnos de que elijas el modelo correcto para tus necesidades, con el objetivo de que gastes poco dinero y así te sobre suficiente para otros componentes.

Para presupuestos ajustados, destacan chipsets B450 o B360 de AMD o Intel, que pueden servir para todo tipo de usos. Sin embargo, si buscas lo último en tecnología y necesitas tantas líneas PCIe como sea posible para múltiples tarjetas gráficas y almacenamiento de alta velocidad, necesitarás chipsets de mayor gama. Aunque no te preocupes, todo lo trataremos más adelante.

Si vas a usar una placa el chipset Z490 de Intel o con el B550 de AMD, ten en cuenta que los precios de las placas base de ambas plataformas han aumentado con respecto a la generación anterior, al menos en parte debido a la compatibilidad con PCIe 4.0. Ten en cuenta que mientras que las placas B550 de AMD son compatibles con el PCIe 4.0 ahora con un procesador basado en Zen 2, las placas Z490 de Intel que tienen compatibilidad con el PCIe 4.0 sólo activarán esa compatibilidad cuando se usen con una CPU Rocket Lake de próxima generación. No se espera que esos procesadores lleguen hasta finales de 2020 como muy pronto.

A tener en cuenta

  • Consigue el socket correcto para tu CPU: Puedes encontrar grandes CPUs de Intel o AMD, pero sea cual sea la CPU que compres, asegúrate de que tu placa tiene el socket correcto para soportarlo. Los últimos chips de AMD usan sockets AM4, mientras que las actuales CPUs Intel de 9ª generación requieren sockets LGA 1151v2.
  • Placas más pequeñas = menos ranuras y características. Las placas base vienen en tres tamaños principales, desde la más grande a la más pequeña: ATX, Micro-ATX y Mini-ITX (Sí, la Mini es más pequeña que la Micro). Puedes usar un chasis más pequeño con las placas micro o mini, pero tendrás que conformarte con menos ranuras para PCIe y RAM.
  • Puedes gastar menos de 100 euros: A menudo se puede encontrar una placa base decente por menos de 100 euros. Pero si quieres hacer overclocking o necesitas muchos puertos, tendrás que gastar más; a menudo, más de 150 euros. Los chips de escritorio de alta gama como el AMD Threadripper suelen valer más de 200 euros. Y las placas que utilizan el chipset AMD X570 también suelen estar alrededor de los 150 euros.
  • Paga por Wi-Fi incorporado, y por puertos de alta gama sólo si los necesitas. No gastes más en la conexión inalámbrica si utilizas una conexión por cable. Puedes proteger tu PC en el futuro con el soporte de USB 3.1 Gen 2 y/o Thunderbolt 3.

Modelos en función de nuestro presupuesto

Los precios van desde menos de 50 euros en la gama baja hasta los 1.000 euros o más en las placas premium que admiten chips high end como los Core X de Intel o los Threadripper de AMD. Por cada rango de precios puedes encontrar:

  • Hasta 100 euros: Puedes conseguir placas con overclocking para los chips AMD (incluso con el chipset premium X370 de última generación) en este rango. Pero con Intel, te quedas atascado en las velocidades de stock (aunque puedes encontrar placas Z370 aptas para overclocking por poco más de 100 euros). Dependiendo de los precios de venta, puedes obtener una gran cantidad de características, incluyendo Wi-Fi integrado, aunque las placas equipadas con Wi-Fi suelen costar más de 80 euros.
  • Por debajo de 150 euros: Las placas con el chipset Z370 o Z390 de Intel, que necesitarás para hacer overclocking, empiezan en el extremo inferior de este rango. También puedes ver más placas AMD con chipsets de gama alta (X470) y características premium como luces RGB y Wi-Fi.
  • Por debajo de 200 euros: A medida que comiences a subir al nivel premium, verás más luces RGB, disipadores más potentes y mejores condensadores y VRM. También encontrarás una mayor cantidad de puertos, incluyendo un mayor número de socket USB 3.0/3.1 Gen 2. Las nuevas placas Z490 de Intel destacan en este rango.
  • 200 euros  o más: Para las plataformas principales, antes del Z490 y el X470, este era el rango de precios realmente premium y pensadas para overclocking, donde se veían los mejores componentes de la placa, disipadores gigantes y cubiertas diseñadas para ofrecer un aspecto elegante y de primera calidad. Para los chips más recientes como el Z490, las placas verdaderamente premium empiezan en (o por encima) de los 250 euros. También en este nivel de precio, encontrarás placas base para Intel Core X y AMD Threadripper. Las placas para Threadripper en particular sitúan su precio en torno a los 300 euros.

¿Qué CPU vas a usar?

La CPU que planeas emparejar con tu placa reducirá tus opciones, ya que el socket de la CPU en una placa base determinada sólo funcionará con la línea de chip para la que fue diseñada.

Por ejemplo, si compras un procesador Core de Intel de 10ª generación, necesitarás una placa con un socket LGA 1200. Los procesadores de novena generación más antiguos necesitan placas con un socket LGA 1151. AMD hace que este proceso sea un poco menos confuso porque (al menos por ahora) la compañía utiliza el mismo socket AM4 para todos sus chips de generación actual, desde los Athlons hasta los Ryzen de 9 partes y 16 núcleos, aunque puedes encontrarte con complicaciones al instalar las nuevas CPU en las placas base de generación anterior. Intel, por otra parte, tiene la tendencia en los últimos años de cambiar los socket (o al menos la compatibilidad de los socket) de una generación a la siguiente.

Tamaños de placa base

La mayoría de las placas base modernas vienen en tres tamaños.

  • ATX es el estándar de facto y ofrece el mayor espacio para enchufes y ranuras.
  • La Micro-ATX es 2.4 pulgadas más corta, lo que significa menos espacio para las ranuras de expansión.
  • Mini-ITX puede servir para un pequeño PC, pero normalmente sólo tendrá espacio para una tarjeta complementaria (como una tarjeta gráfica), y menos conectores para el almacenamiento y la memoria RAM.

¿Qué puertos necesitas?

Aquí tienes una lista de los puertos más comunes:

  • USB 3 / USB 3.1 Gen1: Funcionan con la mayoría de los periféricos.
  • USB 2: Más lento que el USB 3 / 3.1, pero más que adecuado para teclados, ratones y muchos otros dispositivos.
  • USB 3.1 Gen2: No muchos periféricos lo soportan todavía, pero ofrece 10 Gbps de ancho de banda, que es el doble de lo que obtienes con USB 3.1 Gen 1 / USB 3.0.
  • USB tipo C: Estos puertos pueden ser compatibles con USB 3.1 Gen1 o USB 3.1 Gen2 y están diseñados para los dispositivos más nuevos, como los teléfonos.
  • Salida de vídeo HDMI / DisplayPort: Sólo los necesitas si piensas usar gráficos integrados. Las tarjetas dedicadas tienen sus propios puertos.
  • Puertos de audio: Importante si planeas conectar altavoces o auriculares analógicos.
  • Puertos PS/2: Te dan compatibilidad con teclados y ratones muy antiguos, y actualmente en desuso.
  • Thunderbolt 3: Es muy raro encontrar estos puertos, pero algunas placas lo soportan a través de tarjetas adicionales dedicadas. Proporciona las conexiones más rápidas posibles, hasta 40 Gbps.

¿Cuántas ranuras de memoria RAM necesitas?

La mayoría de las tarjetas de la placa base tienen hoy en día cuatro ranuras de RAM, aunque los modelos compactos Mini-ITX suelen tener sólo dos, las placas de gama alta suelen ofrecer hasta ocho. La cantidad de ranuras, por supuesto, aumenta la cantidad de RAM que se puede instalar.

Pero para las tareas y los juegos de la placa base, 16 GB son suficientes (aquí lo tratamos en profundidad). E incluso con sólo dos ranuras, puedes instalar hasta 32 GB de RAM. Sin embargo, ten en cuenta que suele ser más caro un kit de 32 GB que utilice dos tarjetas de 16 GB, en lugar de un kit de 32 GB repartido en cuatro tarjetas de 8 GB. En algunos casos, incluso puedes instalar 64 GB en sólo dos ranuras.

como construir placa base

¿Qué ranuras de expansión necesitas?

Hoy en día, lo más probable es que te encuentres con sólo dos tipos: la ranura PCIe x1 corta (a menudo utilizada para cosas como la expansión USB y SATA), y la ranura PCIe x16 más larga (utilizada para tarjetas gráficas, tarjetas RAID y almacenamiento PCIe). Si estás planeando instalar una sola tarjeta gráfica, un par de unidades SATA/M.2, y quizás una tarjeta de captura de vídeo o de sonido, te irá bien con la mayoría de las tarjetas ATX o Micro-ATX, que ofrecen al menos una ranura x16 y una o dos ranuras x1.

Sin embargo, calcular cuántas unidades y tarjetas puedes instalar es complicado, porque no importa cuántas ranuras físicas tengas, hay un número limitado de ranuras HSIO (entrada/salida de alta velocidad) y ranuras PCIe que todos tus componentes deben compartir. Podríamos gastar 3.000 palabras tratando de explicar cómo funcionan estas ranuras, pero el resultado final es que muchas de las principales placas base compensan las limitaciones de ancho de banda apagando algunas conexiones cuando se instala el hardware en ranuras específicas.

Por ejemplo, añadir una unidad PCIe M.2 puede desactivar algunos puertos SATA, o instalar una tarjeta en una tercera ranura PCIe puede desactivar una segunda (o tercera) ranura M.2, etc. Estos problemas varían enormemente según el modelo de placa base, por lo que deberá consultar los manuales en línea antes de comprarlo, especialmente si piensas conectar muchos componentes.

Dicho esto, si estás planeando conectar muchas unidades y tarjetas a tu PC, vale la pena optar por modelos de gama alta gama, ya que tienen más ranuras PCIe con las que trabajar. Todos los procesadores Threadripper de AMD tienen 64 ranuras (60 de la CPU, 4 del chipset), mientras que la plataforma Core X de la competencia de Intel proporcionan hasta 44 ranuras, dependiendo de la CPU, y hasta 24 más del chipset. Por lo tanto, si estás planeando conectar, por ejemplo, múltiples tarjetas gráficas, un  RAID de almacenamiento PCIe/NVMe, u otro hardware que requiere mucho ancho de banda en tu sistema, estas plataformas de gama alta conforman definitivamente el camino a seguir.

¿Qué chipset deberías comprar?

La elección de la CPU determinará las opciones de chipsets compatibles, y si optas por los chips de consumo de gama alta de Intel o AMD (Core X o Threadripper), sólo tendrás una opción (X299 para Intel o X399 para AMD). Pero si eres un usuario común que sólo quieres instalar una única tarjeta gráfica y unas pocas unidades, puedes por un chipset inferior al Z370 de Intel o X370/X470 de AMD.

Si eliges una placa H370, Q370, B360 o H310 de Intel, perderás la opción de overclocking, pero estos chips son en realidad más nuevos que el Z370, y por lo tanto ofrecen algunas características (como soporte integrado/nativo de USB 3.1 Gen2) de las que el Z370 de Intel carece. Para las últimas y mejores características de la mano de Intel, además de la posibilidad de overclocking, deberás optar por una placa base Z390.

En cuanto a AMD, los chipsets B450, B350 y B300 soportan overclocking. Aunque perderás algunos puertos USB y SATA rápidos por el chipset X370, son suficientes opciones de conectividad para soportar la mayoría de las tareas informáticas habituales. Si necesita más puertos y unidades de disco, vale la pena optar por un modelo con X370 o X470 por 20-30 euros más.

Modelos para overclocking

Tal y como hemos señalado en la sección de chipsets anterior, si planeas hacer overclock de la mano de Intel, tendrás que optar por un chipset Z370 o Z390 y una CPU “K” (como el Core i7-8700K), o pasar a la plataforma de gama alta X299 y un chip Skylake X. En cuanto a AMD, las cosas son mucho más sencillas, ya que todos los chips Ryzen de generación actual (menos los chips de gama baja A320 y A300)  soportan overclocking.

ASUS presenta su placa base ROG Zenith II Extreme Alpha - Maxima ...

 

 

Otras características menos importantes

Dado el gran número de características que los fabricantes de placas a veces incluyen en las placas base, especialmente en los modelos de gama alta, es imposible hablar de todas ellas. Sin embargo, aquí tienes algunas interesantes a tener en cuenta:

  • Interruptores de encendido y apagado de la placa: Estos pueden ser útiles en el proceso de construcción inicial, o si tu sistema se aloja en una caja abierta para la evaluación comparativa / pruebas de componentes. Pero para el usuario medio, los botones de a bordo (que a veces también incluyen botones para borrar el CMOS o hacer overclocking básico) no son necesarios.
  • Lecturas de diagnóstico de LED: El pequeño altavoz que se conecta a los cabezales de la placa base para proporcionar pitidos de diagnóstico cuando algo sale mal va en el sentido del dodo. En su lugar, muchas placas de gama media y alta ahora incluyen una pantalla de dos o tres dígitos con el mismo propósito, dándole un código alfanumérico cuando algo va mal. Esto puede ser de gran ayuda a la hora de construir un PC o actualizarlo o bien te olvidas de enchufar algún componente, algo no está bien ajustado, o uno de tus componentes resulta defectuoso.
  • Tarjeta Wi-Fi: Si no tienes Ethernet cerca de tu ordenador, esta opción es fundamental.
  • Puertos Ethernet duales: Un puerto Ethernet de un solo Gigabit tiene mucho ancho de banda para el tráfico de Internet, por lo que esto es útil principalmente si planeas usar el pc como servidor y la tarjeta puede agregar las dos conexiones en una sola.
  • Sonido: A menos que seas un melómano serio, que tengas un hardware defectuoso o que optes por la placa base más básica posible y esperes un sonido exquisito, el audio que viene integrado debería ser suficiente.La calidad de audio de la placa madre se define principalmente por el códec de audio (también conocido como chip de procesamiento de audio) que utiliza una determinada placa. Por lo tanto, si eres un fanático de la calidad de sonido, puedes buscar el códec que usa una determinada placa antes de comprarla y ver si es un modelo de gama media o alta. Por otro lado, puedes, por supuesto, optar por una tarjeta de sonido dedicada.

Avatar
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Guía Hardware
Logo