Cómo instalar Windows 10 en Mac sin BootCamp

Microsoft Windows 10 se puede instalar también en tu equipo macOS, al igual que ocurre con otros sistemas operativos. Una de las formas más habituales y preferidas de instalar Windows en un Mac de Apple ha sido usar Bootcamp. Era una forma predeterminada fácil de hacerlo sin demasiados dolores de cabeza. Otra opción era instalarlo en una máquina virtual con software de virtualización para dejar intacta la jerarquía de disco para tu macOS.

Como sabes, Bootcamp no es la mejor opción en todos los casos. Y es probable que quieras mantener por separado tanto macOS como Windows y personalizar algo más la instalación. Por eso, podéis leer este tutorial para poderte librar de Bootcamp e instalar Windows 10 en tu Mac de una forma no demasiado compleja.

Recuerda que Apple recomienda Bootcamp como el mejor método para instalar Windows 10. Por tanto, si no quieres tener problemas, sigue sus recomendaciones.

Requisitos necesarios

licencia Windows 10

 

Evidentemente, para poder instalar Windows 10 en tu Mac necesitarás una serie de requisitos previos o ingredientes que te harán falta. Uno de esos requisitos es contar con una licencia de Windows 10, como ocurre también para la opción de virtualización o Bootcamp. Por tanto, éste método no te libra de comprar una licencia a Microsoft.

Además de la licencia de la versión que quieras del sistema operativo de los de Redmond, también debes tomar una serie de precauciones haciendo una copia de seguridad de tus datos para evitar que se pierdan y siguiendo los pasos bajo tu propia responsabilidad, ya que podrían suceder problemas que debes asumir. Desde este blog no incitamos a hacerlo, solo es una guía ilustrativa, pero piensa si quieres correr el riesgo o no.

Por cierto, también necesitarás un SSD externo que sea rápido, aunque también valdría cualquier otro tipo de medio de almacenamiento externo.

También sería bueno un medio USB como un pendrive para transferir los archivos de soporte de Bootcamp de Mac a Windows durante la instalación.

Y tienes que contar con un teclado y ratón externos. El motivo es que cuando se inicia el Mac y la instalación de Windows, el teclado y ratón del Mac dejarían de funcionar para el MacBook. Y es que no hay controladores para ellos en el sistema de Microsoft.

Por otro lado, también necesitas un PC con Windows 10 para descargar el ISO del sistema y crear el medio de instalación en un pendrive. Otra opción es que alguien que lo tenga te pase el DVD o USB booteable para la instalación de Windows 10 o que lo crees desde macOS u otro sistema operativo con alguna herramienta para generar medios booteables.

Instalar Windows 10 en tu Mac

instalar Windows 10

Una vez ya tienes todo eso, estarás listo para comenzar con la instalación de Windows 10 en tu Mac.

1- Desactivar las opciones de seguridad del chip T2

Pero por desgracia, el chip de seguridad Apple T2 de los nuevos equipos Mac no te lo pondrá fácil. Por eso, al igual que ocurre en algunos PCs para instalar otros sistemas con Secure Boot, en el caso del Mac también deberás primero deshabilitar las funciones de seguridad del T2. De esa forma evitará que solo permita arrancar sistemas operativos que Apple considera de confianza, es decir, su macOS.

Además, T2 también deshabilita la capacidad de iniciar un medio booteable desde una unidad externa, por lo que evitaría que tu USB con el medio de instalación de Windows 10 inicie.

No te preocupes por funciones como TouchID y otras funciones de seguridad de Mac, ya que incluso con T2 deshabilitado funcionarán bien.

Bien, dicho esto, para deshabilitar las funciones de seguridad deberías seguir estos pasos:

  1. Enciende tu Mac.
  2. Presiona las teclas Comando+R hasta que veas el logo de Apple.
  3. En la nueva ventana de Utilidades debes ir a Utilidades de Seguridad de la barra de inicio.
  4. Te pide la contraseña de administrador y tras introducirla, en Arranque seguro debes hacer clic en Sin seguridad. Y bajo el arranque externo, elige Permitir el arranque desde medios externos.
  5. Una vez terminas, haz clic en la X para cerrar la ventana y ahora desde el menú de Apple apaga el Mac nuevamente.

2- Obtener los controladores de soporte de Bootcamp

Para ello, lo que debes hacer es seguir estos pasos:

  1. Busca Bootcamp en Spotlight.
  2. Una vez abierto haz clic en la barra de menú en la parte superior y elige Acción.
  3. Luego ve a Descargar el software de soporte de Windows.
  4. Guardalo donde quieras y luego copia la carpeta descargada y los archivos que has descargado en una unidad USB independiente de la que tienes preparada para el medio de instalación de Windows 10.
  5. Ahora, debería copiar esos archivos también en el medio de instalación de Windows 10. Deben estar justo en la raíz, y no escondidos en alguna subcarpeta de las que se han generado.

3- Comenzar con la instalación de Windows 10 en Mac

Ahora lo siguiente es arrancar desde el SSD externo o USB que contiene la instalación de Windows 10. Las características del chip T2 deben seguir desactivadas. Para ello, presiona la tecla Opción cuando veas el logo de Apple y elije el SSD o USB externo e tu caso.

Ahora ya está arrancado Windows 10 en tu Mac, solo necesitas los controladores adecuados para que el teclado y touchpad del Mac funcionen en caso de ser un Macbook. Para ello, puedes usar Bootcamp que pasaste al disco. La operación es tan sencilla como buscar desde el Explorador de archivos de Windows un archivo llamado Instalar o Setup.exe que estará dentro de una carpeta llamada WindwosSupport o BootCamp de las que pasaste en pasos previos.

Si te solicita que des permiso a BootCamp para realizar cambios haces clic en Sí, y desde ese programa podrás descargar e instalar los controladores de tu Mac en Windows. Puede que en algunos casos pudiera haber problemas en este paso, pero no debería.

Si todo ha salido bien, ya tendrás Windows 10 funcionando adecuadamente en tu Mac, o mejor dicho en el SSD externo.

¿Por qué así?

Ya sabes que se podría hacer con BootCamp si no quieres complicaciones y deseas seguir el procedimiento que provee Apple. Y que podrías usar también el disco duro interno del Mac.

La ventaja de hacerlo en un SSD externo es que así puedes mantener el disco duro interno de tu Mac intacto, y disponer de mayor capacidad disponible. Eso no es así cuando usas Bootcamp o máquina virtual, que le resta un porcentaje de memoria a tu disco duro principal y si se trata de un SSD interno de 128GB o 256GB, eso podría ser un gran problema si necesitas más espacio.

Por lo general, no vas a notar gran diferencia entre usar Windows 10 en una unidad externa rápida y una interna, como tampoco las habrá en cuanto a la autonomía de la batería de tu Mac (si es un portátil). Aunque es cierto que los accesos (lectura y escritura) no serán los mejores, ya que al ser externa estará limitada a lo que permita el puerto al que está conectado.

Isaac

Electrónico, apasionado de la tecnología y escritor. Además de impartir cursos de administración de sistemas GNU/Linux como preparación para las certificaciones LPI, e introducción a la supercomputación y la arquitectura de computadoras. Autor de la enciclopedia sobre microprocesadores "El Mundo de Bitman", así como otros manuales y colaborador de otros proyectos de código abierto... Siempre intentando aprender.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Guía Hardware
Logo