¿Cómo formatear un disco duro a bajo nivel?

¿Cómo formatear un disco duro a bajo nivel?
Danos tu opinión

Si te has preguntado por los beneficios formatear un disco duro a bajo nivel o si realmente merece la pena, aquí te explicaremos cómo hacerlo paso a paso, y también te explicaremos cuales son las ventajas y desventajas de realizar esta práctica que no es tan común como hacerlo a alto nivel, que es la forma normal a la que estamos acostumbrados.

Además, nuestra guía no solo servirá para formatear particiones, un disco duro interno entero, externo, memoria USB, tarjetas de memoria, etc. Algo que en algunos casos es muy importante a la hora de vender nuestros dispositivos o desecharlos…

¿Qué es formatear?

Formateo proceso

Realmente lo que la gente suele denominar como formatear no es precisamente eso, sino una serie de varios procesos que borrar información y después dan un formato a la unidad de memoria sobre la que se esté aplicando.

Las diferentes memorias sobre las que se puede aplicar estas operaciones están compuestas de celdas o unidades básicas de memoria que variarán físicamente en función de si son memorias de estado sólido, magnéticas, etc. Pero para nuestro acometido, simplemente quiero que tengas presente eso, que son conjuntos de información básica agrupados para formar una capacidad mayor.

Los bits almacenados en cada uno de esas celdas o unidades básicas de información se agrupan para formar los datos, es decir, los vídeos, fotografías, binarios, documentos, y todos esos archivos que manejamos con nuestros ordenadores. Por lo general, siempre hacemos operaciones de acceso sobre estos datos, es decir, escrituras y lecturas.

Pero en ocasiones queremos restablecer una memoria, borrando los datos contenidos en ella para crear unas nuevas particiones, y volver a comenzar a realizar esos accesos con nuevos datos. Es entonces cuando realizamos esas operaciones que llamamos erróneamente formatear para volver a empezar de cero… ¿O no?

Formato a alto nivel (formato lógico)

Partes disco

Bien, si has captado el concepto anterior, te diré que no se empieza de cero exactamente, ya que en los discos duros mecánico-magnéticos, es decir, los HDD convencionales, esta información se va almacenando en unas estructuras muy concretas en los diferentes platos giratorios que contienen para que los cabezales puedan acceder a ella.

Concretamente, cada plato se divide en pistas concéntricas, es decir, en círculos a través de los cuales el cabezal se posará y al girar el disco podrá leer todos los sectores que componen el círculo. Cada uno de esos sectores se componen de bytes que a su vez están compuestos por esas celdas o unidades básicas de información que se graba sobre la superficie.

En estos discos duros, se emplean unos materiales magnéticos que quedarán polarizados de una u otra forma (N o P) por el cabezal y así se puede almacenar unos y ceros para componer los datos. Cuando se formatea un disco duro a alto nivel, es decir, de la manera tradicional, esas polarizaciones no se restablecen, solo se eliminan tablas de particiones, y se vuelven a crear.

Aparentemente nos hace perder los datos, pero solo aparentemente como luego explicaré. Y lo mismo para las memorias de estado sólido como los pendrives, tarjetas SD, SSDs, etc. Cuando formateamos, ocurre lo mismo, solo que en este caso son celdas semiconductoras donde se almacenan cargas para representar esos bits, pero no se anula la información de cada celda cuando formateamos.

Eso es lo que sucede cuando formateamos a alto nivel, es decir, cuando lo hacemos de la forma convencional. Esto implica que los datos solo están camuflados o son transparentes para el sistema operativo, ya que si usásemos ciertas herramientas de análisis forense de datos, podríamos recuperarlos.

Dicho de otro modo, formatear una memoria a alto nivel lo que hace es que da permiso al sistema operativo para que pueda sobrescribir datos sobre los sectores o celdas de memoria que aún tienen la información antigua. Pero no se ha eliminado, sigue ahí intacta.

Sí, tras formatear una memoria se pueden recuperar la gran mayoría de los datos si no se ha sobrescrito encima. De hecho, si has formateado erróneamente una memoria, puedes usar estos programas para recuperarlos y si tú puedes, otros pueden: esto podría suponer también una amenaza para nuestra privacidad si nos deshacemos de las memorias.

FS icono

Por cierto, para que dicha información sea visible y atendible por el sistema operativo, hay que crear un formato, de ahí que todo el proceso, aunque hay más pasos (crear tablas de particionamiento para dividir el disco en porciones,…), se denomine formatear. Ese formato es lo que conocemos como FS (File System) o sistema de archivos, y puede ser de diferentes tipos, dependiendo del sistema operativo puede trabajar con unos u otros.

Por ejemplo, NFTS y FAT son los dos formatos más populares y universales, ya que son los apoyados por Microsoft para Windows y también compatibles con otros sistemas como MacOS, Linux, etc. En cambio, existen otros menos extendidos como HFS y HFS+ de Apple, ZFS y UFS de Solaris, y también ext3, ext4, ReiserFS, XFS, etc., de Linux.

Formato a bajo nivel (formato físico)

Interior disco duro

Eso no es así en el formato a bajo nivel (también llamado físico, LLF o Low-Level Formatting, y Zero-Fill en los modernos SSD), que es el que trataremos de explicar paso a paso en esta guía. En este formato se eliminarán los datos, quedando el disco exactamente como cuando cuando salió de la fábrica. De hecho, todos los fabricantes suelen hacer formatos a bajo nivel antes de poner a la venta sus discos.

En los discos duros magnéticos, el cabezal pasará por cada sector para marcar todas las unidades magnetizadas como vacías. Por eso dar un formato a bajo nivel es tan lento, ya que se aplicará a toda la memoria, y no de forma rápida como en el formato lógico.

*Nota: si piensas que es bueno formatear a bajo nivel para recuperar ciertos sectores problemáticos, en los actuales discos duros no suele ser necesario esto. Esto son cosas del pasado con los discos flexibles, etc., o en casos extremos que se hayan generado ciertos problemas por campos magnéticos grandes o altas temperaturas… Además, dar formatos físicos podría incluso dañar la memoria o mermar su vida útil.

A diferencia del formato a alto nivel o lógico, en el formato de bajo nivel no se crean esas estructuras y tablas de datos. Sino que simplemente estará en “crudo” (raw) y no servirá de mucho a la vista del sistema operativo, por lo que si queremos que dicha memoria sea de utilidad, tras el formateo a bajo nivel le deberíamos dar un formato a alto nivel.

Pero quizás nos interese dar este tipo de formateo a bajo nivel en ciertos casos muy concretos, como cuando nos vamos a deshacer de una memoria o la vendemos como segunda mano. No siempre podemos confiar en aquel que la va a recibir, y podríamos tener datos comprometidos en ella que no queremos que un tercero pueda recuperar, ¿verdad?

También podría ser interesante formatear a bajo nivel cuando estamos infectados de cierto malware persistente que se almacena en sectores como MBR o GPT, es decir, en los sectores de arranque que no suelen eliminarse con los formateos lógicos.

Cómo formatear a bajo nivel paso a paso

Antes de realizar un formateo, ya sea a bajo nivel o a alto, siempre debes asegurarte que has realizado un backup o copia de seguridad de tus datos, ya que de lo contrario los puedes perder. Recuerda que si vas a realizar el formato a bajo nivel, no podrás recuperarlo ni con esas herramientas que he citado anteriormente.

Una vez hayas tenido dicha precaución, ahora vamos con los pasos. Concretamente vamos a describir el proceso usando dos herramientas muy sencillas que se pueden instalar de forma rápida en un pendrive o quemarse en un disco óptico. Por tanto, el siguiente paso sería descargar estas herramientas y grabarlas en el medio que vayas a usar en tu caso.

Empezamos con los pasos:

1) Descarga la herramienta para formatear a bajo nivel:

Elige entre una de las dos opciones que te proponemos. Debes saber, que si optas por HDD LLF Tool, será un ejecutable que debes lanzar desde Windows, por tanto, solo podrás formatear a bajo nivel discos duros externos, tarjetas de memoria, pendrives, y solo discos duros internos en el caso de no ser el que estás usando para el sistema operativo desde el que lo estás ejecutando. Por ejemplo, si tienes varias unidades de disco instaladas.

En el caso de Hiren’s, podrás hacerlo para el disco duro principal, ya que no se ejecuta desde Windows, sino que lo hace desde un CD o USB booteable. Sabido esto, descarga la herramienta más apropiada para ti desde los siguientes enlaces:

HDD LLF Tool – http://hddguru.com/software/HDD-LLF-Low-Level-Format-Tool/

Hiren’s Boot CD – https://www.hirensbootcd.org/download/

2.a) Si has elegido HDD LLF:

HDD LLF LIcencia

Puedes instalarla en Windows para comenzar. La instalación/ejecución es sencilla. Te preguntará si aceptas o no la licencia, y un mensaje te mostrará las opciones que tienes. Como Enter code si ya cuentas con una licencia comprada para la versión comercial/profesional, Continue for Free si quieres seguir usan dolo sin pagar, o Upgrade for just 3.30$ para pasar a una versión con menos restricciones (personal/home edition).

Si eliges la opción gratuita, debes saber que existe un límite de 180GB por hora, es decir, 50 MB/s. Por lo que tu formateo durará más, especialmente si es una unidad de almacenamiento de gran capacidad. Debes valorar esto por si te compensa o no adquirir la licencia.

Menú selección unidad

Una vez elegida la opción, ya puedes pasar a la pantalla principal que es bastante sencilla. Te aparecerán todas las memorias instaladas en el equipo, tanto USB, como SATA, tarjetas SD, etc. Elige la que quieras formatear a bajo nivel, luego le das a Continue.

Ahora nos mostrará una pantalla con datos sobre la unidad. Pero si te fijas hay una pestaña llamada LOW-LEVEL FORMAT, pincha allí. Una vez en ella, no selecciones la opción Performance quick wipe, ya que es un borrado rápido que solo elimina las particiones y MBR. Y lo que pretendemos es un formateo físico.

Botón de formatear

Por tanto, dejala sin marcar y pulsa en FORMAT THIS DEVICE. Una vez pinches, te aparece una ventana pequeña que te dirá que se van a eliminar todos los datos, si has hecho la copia y no tienes nada que perder, acepta y comenzará el formateo a bajo nivel.

Fin del proceso

Como te he comentado, tardará más o menos en función del tamaño de la memoria. Espera a que termine el proceso al 100 % y estará listo. Tu unidad ha sido formateada a bajo nivel. ¡Así de sencillo!

2.b) Si has elegido Hiren’s:

En este caso, deberemos crear con ella un pendrive booteable o quemar la imagen en un CD o DVD para arrancar desde nuestra unidad óptica. Si has descargado la ISO de Hiren’s desde el link que te hemos dejado anteriormente, puedes usar una herramienta sencilla como Rufus para hacer el USB booteable con ella. Otra opción es usar Nero o tu programa de grabación de medios ópticos preferido y grabarla en un CD.

Una vez ya tengamos nuestro medio arrancable, vamos a reiniciar el equipo, y en el BIOS/UEFI seleccionaremos como unidad primaria el CD/DVD-ROM o el USB dependiendo de dónde lo hayamos metido, para que arranque desde él y no nos salte el sistema operativo que tenemos instalado. Si no sabes cómo, puedes ver la sección donde lo explicamos en nuestra guía sobre cómo instalar Windows 10 paso a paso.

Hiren's menu

Una vez ya nos haya saltado el menú de Hiren’s, veremos que se basa en texto, y deberemos elegir Start BootCD con las flechas del teclado y pulsar INTRO. Ahora se nos despliega el menú de herramientas de Hiren’s.

Solo nos interesa la sección Hard Disk Tools. Pulsa el número que corresponda a esa sección y pulsa INTRO para acceder.

Ahora ya nos muestra las herramientas de esta sección en pantalla. Pero no veremos la que nos interesa, por lo que vamos a seleccionar el número correspondiente a More y pulsar INTRO Para que nos muestre las que faltan.

WDClear menu

Selecciona More hasta que puedas ver una herramienta llamada WDCLear. En el momento que la visualices en pantalla, pulsa el número correspondiente a ella y pulsa INTRO para ejecutarla.

Ahora se nos carca la tool WDCLear, y nos vuelve a dar 3 opciones. Debemos elegir la primera, es decir, pulsar 1. para Start WDCLEAR to verify or ZeroFill IDE drivers.

Tras pulsar INTRO nos aparecerá una pantalla azul con más opciones. Entre ellas Select Drive, para seleccionar el disco duro que queremos formatear a bajo nivel. Es un menú basado en texto, pero podrás usar las flechas del teclado para moverte por él e INTRO para seleccionar.

WDClear

Una vez hemos marcado el disco duro que queremos formatear, seleccionamos Clear Drive (Writes Zeros) que será la opción para limpiar nuestro disco duro y escribir ceros en los sectores para eliminar la información que había previamente.

Ahora nos aparecerá un mensaje en el que nos pide que confirmemos pulsando la tecla R. Lo hacemos y una vez hecho, nos va a aparecer otro mensaje en el que debemos presionar Y para aceptar.

Una vez hecho, comenzará el proceso mostrando el porcentaje realizado. Ten paciencia ya que pude tardar horas. Cuando finalice, podrás arrancar tu equipo de forma normal, crear nuevas particiones y darle formato, o lo que necesites…

2.c) Otro caso desde Hiren’s (versión con Mini Windows XP):

Interfaz Mini Windows XP

Otra opción es usar Hiren’s, si tenemos una versión de las que incluyen Mini Windows XP, como en el 2.b, arrancando desde el CD como hemos indicado.

Una vez estamos en el escritorio de ese Mini Windows XP que había en algunas versiones anteriores de Hiren’s, pinchamos en el icono HBCD Menu donde están todas las herramientas incluidas en Hiren’s, pero para manejaras de forma gráfica y más intuitiva.

Selecciona el menú Programs, luego ve a Hard Disk/Storage, y desde allí seleccionamos HDD Low Level Format Tool, es decir, la misma herramienta del 2.a, solo que ahora desde Hiren’s y con posibilidad de formatear también el disco duro principal, ya que no lo estamos pisando con el sistema operativo, sino que estamos usando un Win XP cargado en la RAM.

El resto de pasos son los mismos que en el apartado 2.a, solo que ahora sí que puedes ver los discos duros donde tenías Windows instalado…

Espero que te haya servido de ayuda nuestra sencilla guía…

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta