¿Qué es la Ley de Moore y en qué consiste?

La Ley de Moore es una de esas leyes creadas en la industria de los chips y que se repiten constantemente. Muchos la citan para alegar que está muerta, y que ya no se cumple, otros para decir que aún sigue viva y le queda mucha vida por delante. Pero ¿qué es realmente? ¿qué es lo que dice? Todo esto te lo responderemos en este artículo.

¿Quién es Gordon Moore?

Gordon Moore

Gordon Moore (nacido el 3 de enero de 1929) es cofundador y fue presidente emérito de Intel Corporation, y autor de la Ley de Moore. Como cofundador de Fairchild Semiconductor y de Intel, Gordon Moore marcó el ritmo y los estándares de los métodos de fabricación de chips en Silicon Valley y el resto del mundo.

En 1968, Gordon Moore y Robert Noyce, que habían sido colaboradores en Shockley Semiconductor desde su fundación, fundaron Intel Corporation. En aquel entonces se llamó NM Electronics, que se convertiría en Intel Corp. A ellos se uniría también Andy Grove, otra pieza clave de la fundación de esta compañía. No obstante, la ley, como verás, es anterior a esta compañía…

¿Qué es la Ley de Moore?

procesador calidad-precio

Esta ley expresa que cada 18 meses, aproximadamente, se duplica el número de transistores en un chip. El nombre de la ley proviene del famoso Gordon E. Moore, al que hemos dedicado el anterior apartado.

Él formuló esta ley el 19 de abril de 1965. Gordon Moore predijo que su ley se cumpliría durante dos décadas, pero no fue así, de hecho en 1975 tuvo que modificar su ley para que se adaptase a las expectativas. La nueva ley sentencia que cada 24 meses se duplicaría la capacidad de integración.

Esta ley no será eterna, y si ya ha sido modificada, llegará un día en que deje de cumplirse. El propio G. Moore ha dicho que su ley caducaría sobre 2020. Pero lo cierto es que actualmente ha dividido a la industria entre los que piensan que ya murió y los que creen que aún sigue viva.

Si se sigue la cantidad de transistores integrados en los microprocesadores, por ejemplo los de Intel, se puede apreciar que realmente se cumple esta ley. Esto no es solo cuestión de integrar por integrar, sino que al tener mayor cantidad de transistores por unidad de superficie se pueden generar unidades funcionales más poderosas y conseguir mayor rendimiento.

Ésta ley también tiene repercusión en el ámbito económico, ya que los precios bajan al mismo tiempo que las prestaciones suben. La computadora que hoy cuesta 1.400 €, el año que viene costará 700 € y quedará casi obsoleta en dos años (esto no siempre es así). De hecho, hemos visto que todos los problemas geopolíticos y la situación actual del mundo ha hecho que los precios suban.

Según la SIA, en 2004 se produjeron más transistores, y a un precio más bajo, que granos de arroz. Gordon Moore decía que el número de transistores vendidos en un año era igual al número de hormigas en el mundo, pero en el año 2003 esto falló. En éste año se vendieron 100 veces más.

Esto es lo que ha conseguido que la industria de la electrónica, y en especial los procesadores, haya avanzado tan rápidamente, como actualmente se aprecia en CPUs, GPUs, entre otros chips, como la memoria.

Por último, me gustaría agregar que no siempre se cumple esta ley. Existen algunas unidades, especialmente en el terreno del HPC, que no siguen esta tendencia y que ya hemos visto que han superado las cifras de integración en saltos mayores que los que predijo Gordon. Sin ir más lejos, el CEO de NVIDIA, si has estado al tanto de las noticias, ha dicho que esta ley está muerta. Esto se debe a que como cada vez cuesta más y más seguir miniaturizando los transistores para seguir esta tendencia, cada vez habrá que buscar otras formas de exprimir los transistores más sin aumentar su número, con tecnologías como el aprendizaje profundo o la IA, como se hace en las GPUs.

Jaime Herrera

Jaime Herrera

Técnico electrónico y experto en el sector de los semiconductores y el hardware. Apasionado de la tecnología y la computación.

>
Guía Hardware
Logo