Intel Core i7 vs Intel Core i9: ¿cuál es mejor para gaming?

Muchos gamers optan por montarse equipos extremadamente caros para su diversión, pasando de los Intel Core i7 a Intel Core i9. Pero lo cierto es que no obtendrán muchos mejores resultados que en otros equipos más baratos. El motivo es el tipo de software con el que están tratando, en este caso los videojuegos. Éstos no pueden aprovechar bien ciertas características, por lo que hay que saber qué es lo que necesita un juego para optimizar el hardware para ellos.

Por tanto, si estás pensando en montar un equipo para gaming con alguno de estos chips de Intel y tienes dudas sobre el rendimiento que vas a conseguir en un caso y en otro, aquí te aclaramos todas tus dudas, y a no incluir un microprocesador destinado a estaciones de trabajo en tu configuración para videojuegos, ya que tiene poco sentido y te llevará a gastar mucho más dinero.

Todo lo explicado en esta guía también sería válido para una configuración AMD Ryzen 7 vs Ryzen 9/Threadripper.

Core-count ¿es importante para videojuegos?

CPU pads posteriores

Una de las primeras cosas en las que te sueles fijar cuando comparas una CPU es en la cantidad de núcleos que tienen. Siempre se piensa que más es mejor, pero eso no es así para todo tipo de software. Muchos programas no pueden aprovechar bien un alto paralelismo a nivel de threads o de cores, por tanto, importará poco si tienes pocos o muchos núcleos.

Claro, por lo general, un Core i9 significaría mayor recuento de núcleos que un Core i7, pero eso no es así en todos los casos. Por ejemplo, si atendemos a la 9ºGen, el Intel Core i7 tiene un recuento de 8 núcleos, los mismos que en el Intel Core i9. La diferencia la ha puesto Intel en el uso de su tecnología SMT llamada HyperThreading, ya que en el caso de los i9 está activa y por tanto serían 16 threads en vez de los 8 del i7.

La serie X de los i9 sí que tienen un recuento de núcleos mayor, como es el caso del Intel Core i9-9900X, que llega a los 10 núcleos (20 threads). Algo similar ocurre también con la 10ºGen de estos chips.

Lo que sí se puede apreciar es un incremento bastante evidente en el precio si se compara un i7 con un i9. Por tanto, la pregunta es si realmente merece la pena invertir más para un videojuego o no.

Para contestar a esa pregunta hay que analizar cómo están hechos los videojuegos. Se trata de un software que, aunque en algunos títulos modernos están diseñados para aprovechar el uso de varios núcleos de la CPU, no necesitan de un alto recuento de ellos. Es más, muchos videojuegos simplemente van a desaprovechar los núcleos porque no pueden usarlos.

Otro punto en contra para el i9 es que algunos usan el socket LGA 2066. En principio el socket no es ni mejor ni peor que el LGA 1151, pero sí que encarece la placa base compatible para este zócalo de mayor tamaño. Es decir, no solo te lleva a gastar más en la CPU, también en la placa base, restando inversión a otros componentes.

A eso hay que agregarle que algunos videojuegos modernos no son capaces de consumir todos los recursos de CPU disponibles en estas bestias de procesamiento. Incluso podrían funcionar en los Intel Core i5 de una forma bastante decente. Por tanto, la respuesta es que no merece la pena invertir tanto por un i9.

Es más, ni siquiera la GPU integrada de un i7 y un i9 tiene diferencias. Ambas son la misma Intel UHD, aunque para el gaming habría que huir de este tipo de integradas y pensar siempre en una dedicada. Pero lo comento como otro detalle para certificar que no vale la pena invertir un solo euro de más en el i9.

Te deberías preocupar más de invertir ese dinero que ahorras en la compra de un i9 en potenciar otras partes que sí que van a marcar una diferencia notable, como la GPU o la memoria RAM.

¿Entonces? ¿Qué es más importante para el rendimiento gaming?

velocidad CPU

Lo que sí que aprovechan bien los videojuegos es la frecuencia de reloj. Por tanto, si tienes que elegir entre un microprocesador con más núcleos o uno con mayor frecuencia, elige mejor el de mayor frecuencia. Así obtendrás mejores resultados en cuanto al rendimiento.

Tanto si el videojuego es capaz de aprovechar más núcleos como si es capaz de aprovechar solo 1, la frecuencia ayudará a realizar más operaciones en un solo segundo, y eso tendrá un impacto positivo en el videojuego.

En la comparativa Intel Core i7 vs Intel Core i9, lo cierto es que las velocidades de los distintos modelos están bastante parejas. Por tanto, no va a ser un factor determinante para elegir uno u otro, pero como he mencionado en el anterior apartado, ese desembolso extra para no conseguir resultados mayores, te hacen decantarte preferiblemente por el i7.

Otra cosa determinante puede ser la posibilidad de realizar overclocking en la CPU. Algunas lo permiten, otras vienen bloqueadas de fábrica para evitar que los usuarios puedan acelerar su frecuencia de reloj. Y aunque la mayor parte de los usuarios optan por no realizar OC, algunos entusiastas sí que lo hacen.

Si ese es tu caso, debes saber que solo aceptarán OC las CPUs de Intel marcadas con K (en la práctica se podría hacer en otras bloqueadas, pero no es tan seguro ni fácil). Por ejemplo, la 9900K. Esas son las que están desbloqueadas, y por eso tienen un precio superior.

Sí que es cierto que si comparas los i7 y los i9, los i9 tienden a tener márgenes de mejora de frecuencia de reloj superiores. Esa sí que podría ser una ventaja que pudiera hacer a algún usuario decantarse por el procesador más caro. Pero no creo que sea motivo suficiente como para merecer la pena toda esa diferencia en el precio. No se obtendrían ventajas mucho mayores con los Mhz adicionales de un i9 respecto a un i7.

Por otro lado, piensa que si decides hacer OC implica sus riesgos, como errores, reinicios, inestabilidad, sobrecalentamiento (deberías invertir en un sistema de refrigeración más caro), etc. Por ello, personalmente descartaría esto como fuente de conseguir mayor rendimiento para un juego.

Otras consideraciones para gamers

Vista la poca ventaja que tendría elegir un Intel Core i9 con respecto a un Intel Core i7 en el ámbito del videojuego, el siguiente objetivo es reorientar el presupuesto a potenciar otras cosas que sí que importan. Es decir, esos euros que no has malgastado en el i9, los puedes poner en mejorar otros aspectos de tu configuración para conseguir mejores resultados.

  • GPU: como he comentado, siempre se debería pensar en una dedicada. Evita las integradas, ya que no tienen un rendimiento aceptable para los videojuegos triple A. Además, hay que buscar un buen equilibrio entre el rendimiento CPU-GPU, para evitar cuellos de botella en uno u otro sentido. Puedes obtener estimaciones orientativas sobre esto en esta calculadora para comprobar tu configuración. Pero ten en cuenta que con un Intel Core i7 actual no tendrás problema incluso para las GPUs más potentes. Solo en el caso de que quieras usar varias tarjetas gráficas tendría sentido usar un Intel Core i9, pero esto abre otro debate, y es si merece la pena tener dos tarjetas gráficas para gaming, y la respuesta rápida es NO.
  • RAM: no es necesario que uses una capacidad de RAM muy elevada. Con 8 o 16GB estaría bien para los videojuegos actuales. Pero sí que sería bueno que sea rápida y tenga una baja latencia para mejorar su comunicación con el microprocesador.
  • Refrigeración: no interviene directamente en el rendimiento, pero sí de forma indirecta. Si pasas mucho tiempo jugando a un AAA, especialmente en verano, el rendimiento de un chip sobrecalentado se verá mermado. Eso no quiere decir que necesites comprar una refrigeración líquida, pero sí una buena refrigeración activa por aire superior a las básicas o las que vienen in-a-box con la CPU.
  • Placa base: no es necesario que inviertas más dinero para una placa base. No afectará al rendimiento en videojuegos. Con las placas base de unos 80-90€ puede ser suficiente. No es necesario que vayas a por las de 200€ o más, eso no hará que el juego vaya más fluido.

Conclusión

No inviertas ni un solo euro en una configuración con un Intel Core i9, tampoco en una con varias tarjetas gráficas. Con un Core i5 o un i7 estaría bien, siempre optando por el modelo con mayor frecuencia de reloj y por una GPU decente. Es más, incluso con un i5 sería más que suficiente para muchos AAA, pudiendo ahorrar aún más dinero para otros objetivos.

A veces algunos influencers o youtubers llevan a confusión. Esos gamers tienen gran presupuesto para invertir, y siempre cuentan con equipos extremadamente caros. Pero no son para nada necesarios para jugar a un videojuego a una buena tasa de FPS.

El único motivo por optar por configuraciones multit tarjeta gráfica o por una CPU Intel Core i9 sería si, además de jugar, también vas a usar el PC para otras aplicaciones, como virtualización, compilación, software de diseño gráfico, etc.

Isaac

Isaac

Electrónico, apasionado de la tecnología y escritor. Además de impartir cursos de administración de sistemas GNU/Linux como preparación para las certificaciones LPI, e introducción a la supercomputación y la arquitectura de computadoras. Autor de la enciclopedia sobre microprocesadores "El Mundo de Bitman", así como otros manuales y colaborador de otros proyectos de código abierto... Siempre intentando aprender.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Guía Hardware
Logo