Guía Hardware

Raspberry Pi 5 vs Raspberry Pi 4: Comparativa y análisis detallado

Actualizado a: 22 de febrero de 2024

Desde que llegó a nuestras manos, la Raspberry Pi se ha convertido en un elemento indispensable para aficionados, educadores y profesionales de la informática. Su versatilidad y accesibilidad la han convertido en la elección predilecta para una amplia variedad de proyectos, desde servidores caseros hasta sistemas de automatización.

Ahora, con el lanzamiento de la Raspberry Pi 5, muchos se preguntan qué diferencias encontramos en comparación con su predecesora, la Raspberry Pi 4. Y de eso precisamente vamos a hablar, tratando aspectos como el rendimiento, la conectividad y el precio de ambas. Así que, si estás pensando en dar el salto a la nueva generación o simplemente tienes curiosidad, sigue leyendo.

Mejores sistemas operativos para tu Raspberry Pi

Raspberry Pi 5 vs Raspberry Pi 4: Especificaciones

EspecificacionesRaspberry Pi 5Raspberry Pi 4
SoCCPU BCM2712 SoC Arm Cortex-A76 de 64 bits que funciona a 2,4 GHzBCM2711 SoC CPU de cuatro núcleos Cortex-A72 de 64 bits que funciona a 1,8 GHz
GPUVideoCore VII de 800 MHz, compatible con OpenGL ES 3.1, Vulkan 1.2GPU VideoCore VI de 500 MHz
Display2 salidas de pantalla HDMI 4Kp60 con soporte HDR2 salidas de pantalla HDMI 4Kp60
RAMSDRAM LPDDR4X-4267 de 1,2,4,8 GBLPDDR4 de 1,2,4,8 GB
AlmacenamientoMicro SD (compatible con SDR104) M.2 NVMe SSD a través de M.2 HATMicroSD
GPIOCompatible con sombrero Raspberry Pi de 40 pines.Compatible con sombrero Raspberry Pi de 40 pines.
USB2 x USB 2 2 x USB 3 (5 Gbps simultáneos)2 USB 2 2 USB 3
Conectores2 transceptores de cámara/pantalla MIPI de 4 carriles Interfaz PCIe 2.0 x1 Conexión UART Alimentación de reloj RTC Alimentación del ventiladorPuerto de pantalla MIPI DSI de 2 carriles Puerto de cámara MIPI CSI de 2 carriles Puerto de audio estéreo y vídeo compuesto de 4 polos
RedesGigabit Ethernet, PoE a través de PoE+ HATGigabit Ethernet, PoE a través de PoE+ HAT
Wi-Fi/Bluetooth802.11ac de doble banda, Bluetooth 5/BLE802.11ac de doble banda, Bluetooth 5/BLE
Botón de encendidoBotón de encendido suaveNinguno
Potencia5V 4A vía USB C PoE vía Poe+ HAT 5V vía GPIO5V 3A vía USB C PoE vía Poe+ HAT 5V vía GPIO
Dimensiones85x56mm85x56mm
PVP recomendado1GB por confirmar 2GB por confirmar 4GB $60 8GB $801GB 2GB 4GB $55 8GB $75

Rendimiento: un salto cuántico en capacidad de procesamiento y gráficos

CPU: más núcleos, mayor velocidad

Si hay algo que destaca en la Raspberry Pi 5 es su potente CPU. Equipada con un procesador de 64 bits a 2 GHz y una GPU Cortex-A76 de cuatro núcleos basada en ARM 8.2, esta pequeña placa está diseñada para ofrecer un rendimiento excepcional.

En comparación, la Raspberry Pi 4 cuenta con una CPU ARM Cortex-A72 de 64 bits a 1.5 GHz. Aunque pueda parecer una diferencia menor, en la práctica, estamos hablando de un aumento de rendimiento de dos a tres veces.

Esto se traduce en una mayor velocidad de procesamiento, lo que permite a los usuarios ejecutar aplicaciones más exigentes y realizar múltiples tareas de forma más eficiente.

Según hemos podido ver en el análisis de rendimiento en ETA PRIME en YouTube, la nueva Raspberry Pi 5 ofrece un rendimiento notablemente mejor en comparación con la Raspberry Pi 4. De hecho, sus pruebas aseguran que es dos o tres veces más potente, lo que se refleja en las pruebas de velocidad que muestran mejoras sustanciales en la navegación web y en las emulaciones de juegos.

Fuente: ETA PRIME

Como no podía faltar, han aparecido datos en Geekbench aunque testada sin overclock, aún así dando muy buenos resultados. También se comporta muy bien con algunos emuladores para gaming, lo que podría abrir un nuevo abanico de posibilidades entre los que busquen el ordenador para jugar más barato del mercado. Nosotros hemos analizado si la Raspberry puede funcionar como un PC de sobremesa.

Raspberry Pi 5

GPU: una experiencia gráfica renovada

En el terreno gráfico, la Raspberry Pi 5 no se queda atrás. Su nueva GPU VideoCore VII de 800 MHz ofrece una experiencia gráfica más fluida y detallada, ideal para proyectos que requieran un alto rendimiento gráfico.

La Raspberry Pi 4, por su parte, cuenta con una GPU VideoCore VI que, aunque competente, no puede igualar la capacidad de la nueva versión. Esto es especialmente relevante para aquellos interesados en el desarrollo de videojuegos, la edición de vídeo o cualquier tarea que requiera un alto rendimiento gráfico.

De hecho, en Phoronix han testado esta nueva GPU de la Raspberry Pi 5 y los resultados muestran puntuaciones incluso por encima de la Orange Pi 5, incluso muy superiores a los de la Raspberry Pi 4.

Raspberry Pi 5 GraphicsMagick
Fuente: Phonorix.com

Almacenamiento: velocidad y capacidad

El almacenamiento es otro de los aspectos donde la Raspberry Pi 5 brilla con luz propia. Introduce el modo SDR104 de alta velocidad que, a diferencia de UHS-II, no utiliza pines adicionales (utilizando la frecuencia de 208 MHz del modo estándar SDR104, pero usando transferencias DDR), y podría duplicar el rendimiento máximo de las tarjetas SD.

Esto es especialmente relevante para aquellos que necesitan transferir grandes cantidades de datos de forma rápida y eficiente. La Raspberry Pi 4, aunque ofrece un rendimiento decente en este aspecto, no puede competir con las velocidades que ofrece su sucesora.

Rendimiento multitarea y eficiencia energética

Finalmente, no podemos pasar por alto la eficiencia energética. La nueva arquitectura de la Raspberry Pi 5 no solo ofrece un rendimiento superior, sino que también es más eficiente en términos de consumo energético.

Esto es crucial para proyectos que requieran que la placa esté funcionando durante largos periodos de tiempo. Además, la gestión de la multitarea es mucho más fluida, gracias a la mayor cantidad de RAM y a la optimización del sistema operativo.

Conectividad: un mundo de posibilidades al alcance de tu mano

Raspberry Pi 5

Puertos USB y HDMI: más y mejor

Si hablamos de conectividad, la Raspberry Pi 5 se lleva la palma. Empecemos por los puertos: mientras que la Raspberry Pi 4 ya ofrecía un buen abanico de opciones con sus dos puertos USB 3.0 y dos USB 2.0, la nueva versión da un paso más allá.

Ahora contamos con cuatro puertos USB 3.0, lo que facilita la conexión de múltiples dispositivos sin necesidad de un hub externo. En cuanto a la salida de vídeo, la Pi 5 sigue ofreciendo dos puertos micro HDMI, pero con una mejora en la calidad de la señal, lo que se traduce en una experiencia visual más nítida.

Conexión inalámbrica: WiFi 6 y Bluetooth 5.2

La conectividad inalámbrica también ha recibido una actualización significativa. La Raspberry Pi 5 incorpora WiFi 6, lo que permite velocidades de conexión mucho más rápidas y una mayor estabilidad en la señal. Esto es especialmente útil para proyectos que requieran una transferencia de datos constante y de alta velocidad.

Además, la inclusión de Bluetooth 5.2 mejora la eficiencia en la conexión con otros dispositivos, desde smartphones hasta periféricos como teclados o ratones.

PCIe 2×1: un gran avance

Pero si hay una característica que realmente destaca en la Raspberry Pi 5 en términos de conectividad, esa es la incorporación de una interfaz PCIe 2×1. Este es un gran avance que abre un mundo de posibilidades para proyectos más ambiciosos, permitiendo la conexión de tarjetas de expansión y otros componentes que antes estaban fuera del alcance de las placas Raspberry Pi.

La Pi 4, aunque versátil, no ofrecía esta opción, lo que limitaba en cierta medida su aplicabilidad en proyectos más complejos.

Ethernet Gigabit: para los más exigentes

Para aquellos que necesitan una conexión por cable robusta y fiable, la Raspberry Pi 5 ofrece un puerto Ethernet Gigabit. Aunque la Pi 4 también contaba con esta característica, las mejoras en el rendimiento general de la placa hacen que la conexión sea más estable y eficiente, especialmente en tareas que requieren un alto ancho de banda.

Diseño: una evolución estética y funcional

Raspberry Pi 5
Fuente: Tom’s Hardware

Forma y tamaño: compacta pero poderosa

A primera vista, podrías pensar que la Raspberry Pi 5 no ha cambiado mucho en términos de diseño en comparación con su predecesora, la Pi 4. Ambas mantienen esa estética minimalista y compacta que las ha hecho tan populares.

Sin embargo, al profundizar un poco más, te das cuenta de que cada milímetro del diseño de la Pi 5 ha sido cuidadosamente pensado. Aunque sigue manteniendo unas dimensiones muy similares a la Pi 4, la nueva placa ha optimizado su diseño para acomodar las mejoras en conectividad y rendimiento, sin sacrificar su portabilidad y versatilidad.

Distribución de componentes: todo en su lugar

La distribución de los componentes también ha sido mejorada y actualizada. Ahora, los puertos y conectores están dispuestos de una manera que facilita el acceso y minimiza el enredo de cables, algo que los aficionados a la electrónica y la informática sabrán apreciar.

Esto es especialmente útil si tienes pensado utilizar la placa en proyectos que requieran múltiples conexiones. La Pi 4 ya era bastante eficiente en este aspecto, pero la Pi 5 lleva la ergonomía a un nuevo nivel.

Materiales y acabados: calidad que se siente

En cuanto a los materiales, la Raspberry Pi 5 sigue apostando por una construcción robusta y de alta calidad. La placa de circuito impreso se siente más sólida, y los conectores parecen más resistentes, lo que sugiere una mayor durabilidad y resistencia al desgaste. Esto es crucial para aquellos proyectos que requieren un funcionamiento continuo y en condiciones menos que ideales.

Refrigeración y ventilación: pensada para el rendimiento

Uno de los aspectos más destacados en el diseño de la Raspberry Pi 5 es su sistema de refrigeración mejorado. Aunque la Pi 4 ya contaba con un sistema de disipación de calor decente, la Pi 5 ha incorporado un diseño más eficiente que permite un mejor flujo de aire. Esto es vital para mantener un rendimiento óptimo, especialmente cuando la placa se somete a tareas que exigen mucho del hardware.

Valoración final: ¿Merece la pena el salto generacional?

Si ponemos en una balanza todo lo que la Raspberry Pi 5 ofrece en comparación con la Pi 4, es innegable que estamos ante una mejora sustancial en términos de rendimiento y funcionalidades. Desde su procesador más potente hasta las nuevas opciones de conectividad, pasando por un diseño más eficiente y ergonómico, la Pi 5 se presenta como una actualización que justifica su existencia más allá de ser simplemente un nuevo número en la serie.

Ahora, hablemos de dinero, que al final es uno de los factores que más pesan en cualquier decisión de compra. La Raspberry Pi 5 se sitúa en un rango de precio ligeramente superior al de la Pi 4 en su lanzamiento. Sin embargo, cuando consideramos todas las mejoras y características adicionales que estamos obteniendo, el incremento en el precio se justifica plenamente. La Pi 4, por su parte, ha visto reducciones de precio desde su lanzamiento, lo que la convierte en una opción más asequible para aquellos que no necesiten lo último de lo último.

Si ya eres propietario de una Raspberry Pi 4 y te preguntas si vale la pena actualizar, todo dependerá de tus necesidades específicas. Si tus proyectos actuales o futuros van a beneficiarse de un rendimiento mejorado, una mayor eficiencia en la refrigeración o las nuevas opciones de conectividad, entonces la respuesta es un rotundo sí. Si, por otro lado, tu Pi 4 está cumpliendo con tus expectativas y no necesitas más potencia o funcionalidades, quizás puedas esperar a futuras iteraciones.

Javi Rosagro

Javi Rosagro

Experto en tecnología y periodista digital, me especializo en desentrañar los secretos del hardware y las últimas tendencias tecnológicas. Desde mi primer PC a los 11 años, mi vida ha girado en torno a la innovación y el ecosistema digital. En Guiahardware.es, comparto mi pasión y conocimientos, ayudando a otros a navegar por este mundo fascinante.

>
Guía Hardware
Logo