Cómo optimizar tu procesador en Windows

Como decía Craig Bruce “El hardware es lo que hace a una máquina rápida; el software es lo que hace que una máquina rápida se vuelva lenta“. Y tiene razón, ya que el sistema operativo Microsoft Windows cada vez demanda más y más recursos de hardware, dejando menos rendimiento de procesador o espacio en memoria RAM para otros programas que estés ejecutando.

No obstante, al igual que existen trucos para liberar espacio de tu memoria RAM y hacer que tu sistema vaya más ágil, también hay fórmulas para que tu Windows consuma algo menos de CPU y le puedas dedicar esos recursos a lo que realmente te importa.

Tienes que tener en cuenta que existen multitud de servicios y programas que se están ejecutando en segundo plano sin que te des cuenta. Todos ellos están consumiendo recursos de hardware. Muchos de ellos ni siquiera estarán haciendo alguna tarea que te resulte necesaria, por lo que puedes prescindir de ellos sin causar problemas.

Mejorar el rendimiento del procesador en Windows 10

No se puede optimizar la CPU o procesador en sí, ya que es un componente de hardware que no puedes modificar, tan solo realizar OC para extraer más rendimiento. Con optimizar para extraer más rendimiento me refiero a no sobrecargarlo con la ejecución de software no prescindible. Para hacer que Windows 10 consuma algo menos de procesador, puedes seguir una serie de consejos muy simples que explico paso a paso.

Más información para hacer que tu equipo con Windows rinda más con videojuegos.

Limita los programas que se inician durante el arranque

WSHelper Inicio

Windows inicia varios programas durante el arranque. Eso hará que el arranque sea más lento y se demore más tiempo, pero también hará que esos programas permanezcan en un segundo plano en todo momento. Eso restará también recursos de hardware que no se destinarán a lo que realmente necesitas.

Lo peor es que muchos de esos programas no son necesarios, por lo que no hay motivo para que estén ahí. Pero para evitarlo, puedes seguir esos sencillos pasos:

  1. Pulsa Ctrl+Alt+Supr
  2. Accede al Administrador de tareas de Windows
  3. Ve a la pestaña Inicio.
  4. Aquí verás toda la lista de programas que arrancan al inicio de Windows. Quita todos aquellos que no te interesen, especialmente los que tienen un impacto alto en el rendimiento. Para ello, solo pulsa sobre ellos con el botón derecho del ratón y pulsa Deshabilitar.

Desinstala programas que no utilices

desinstalar programas en windows

Además de eliminar programas durante el arranque también deberías eliminar algunos programas que no uses. Eso no solo te ahorrará espacio en el disco duro, también tiempo de CPU y memoria RAM. El motivo es que algunos de esos programas pueden tener servicios o códigos ejecutándose en segundo plano o programando tareas periódicas que ralentizarán tu equipo.

Por tanto, mientras menos programas mucho mejor. Deja solo lo que realmente necesites y no acumules programas sin ningún tipo de control. Para ello, puedes seguir estos pasos:

  1. Ve a Panel de Control de Windows.
  2. Luego a Programas y características.
  3. Investiga aquellos programas que no necesitas, además de algunos servicios de Windows que no quieras y desinstala éstos.

Desactiva las notificaciones

Windows 10 también incluye algunos extras que pueden resultar prácticos pero que restan rendimiento y en muchos casos no se usan. Por tanto, deberías eliminar todas esas funciones que no te interesan para ahorrar recursos de hardware, como por ejemplo las notificaciones.

Los pasos son:

  1. Ve a Configuración.
  2. Luego debes ir a Sistema.
  3. Notificaciones y acciones.
  4. Desactiva éstas desde allí.

Desactiva la conexión P2P para actualizaciones

Windows 10 también hace algo que tiene un impacto en el rendimiento, como es la descarga de actualizaciones por P2P (Peer-to-Peer). Esto tiene un impacto en el procesador, pero también reducirá la velocidad de conexión, lo que podría ser un problema para algún software y tareas.

Si quieres desactivar esas conexiones P2P y que el procesador no trabaje de más, prueba estos pasos:

  1. Ir a Configuración.
  2. Actualización y seguridad.
  3. Busca Optimización de entrega. Y desactiva la opción correspondiente.

Simplifica los elementos gráficos de Windows 10

Como ocurría con Vista y 8.x, en Windows 10 también hay algunos efectos gráficos, transparencias y elementos que no son imprescindibles. Es verdad que hacen que el entorno se vea más bonito, pero no son imprescindibles y consumirán recursos innecesariamente.

Para dejar una vista algo más primitiva, pero ganar en rendimiento, lo que tienes que hacer es:

  1. Localiza Configuración.
  2. Selecciona Sistema.
  3. Acerca de.
  4. Pulsa sobre Información del sistema.
  5. En la parte derecha ve a Configuración avanzada del sistema.
  6. Ahora ve a la pestaña Opciones avanzadas.
  7. Dentro pulsa en Configuración.
  8. Hay varias opciones para activar o desactivar. Mientra más desactives, mejor será el rendimiento y peor el aspecto gráfico. Por ejemplo, puedes eliminar efectos gráficos, transparencias, suavizar bordes de fuentes, etc.

Con todos estos pasos tu Windows se habrá aligerado y tu procesador se verá menos saturado.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta