Cómo convertir tu TV en una smart TV

No todas los modelos de TV tienen la suerte de “nacer” inteligentes. Por eso, si tienes una vieja televisión y quieres convertirla en una smart TV, es posible hacerlo. La inversión es bastante barata, por lo que podrás darle una segunda oportunidad a esa vieja tele que no sabías qué hacer por ella.

Al transformarla en una smart TV, podrás acceder a contenido multimedia, jugar a videojuegos, ejecutar ciertas apps, navegar por la red, etc. Todo lo que podrías hacer con una smart TV auténtica.

¿Qué podrás hacer mi TV?

Una vez transformes tu TV en una Smart TV, entonces podrás tener a tu disposición un moderno sistema operativo y un mando a distancia para su control, para hacerlo todo con comodidad.

En dicho sistema podrás instalar apps como Netflix, HBO, Amazon Prime, Youtube, Disney Plus, etc. Además de multitud de apps para ofimática, videojuegos, navegadores web, y todo lo que puedes tener en un teléfono móvil. Incluso instalar Kodi para tener un potente media center.

¿Cómo puedo conseguir una Smart TV?

Pues bien, en vez de comprar una Smart TV nueva, puedes transformar tu TV en una de ellas. Tan solo necesitará tener un Euroconector (SCART), USB, o HDMI, que son los puertos habituales de los dispositivos que harán falta. Si tu TV tiene alguno de esos puertos, por muy vieja que sea, incluso si no es plana, podrá convertirse en una Smart TV.

Para ello, tienes varias opciones a tu alcance:

  • Usar una Android TV Box, o un Amazon Fire Stick TV: una de las mejores opciones es adquirir una de estas cajas para poder conectarla mediante USB/HDMI/SCART a tu TV. Son miniPCs con Android instalado (con Google Play), o con Fire OS (con la tienda de apps de Amazon), el sistema de Amazon. En ellos podrás tener todo lo que tendrías en tu móvil, como apps para navegación, Kodi, Spotify, Netflix, reproductores multimedia, juegos, etc. Todas estas cajas vienen con su mando a distancia. Aquí puedes ver todos los que analizamos.
  • Con una SBC: otra opción barata es usar una placa como la Raspberry Pi. Así podrás tener sistemas como OpenELEC, LibreELEC, etc., así como emuladores, o sistemas operativos genéricos y gestionar todo el software desde tu vieja TV. Eso la dotará de todas las funciones modernas de una smart TV y más.
  • Emplear Apple TV: otra alternativa es comprar una Apple TV, que es similar al Android TV, solo que con el sistema operativo de Apple y su tienda App Store.
  • Mediante Chromecast y con un móvil viejo: con estos baratos dispositivos, simplemente tendrás que conectar este elemento de Google al HDMI de tu TV, y así podrás usar tu móvil o tableta Android para transferir contenido a la pantalla. Podrás usar tu dispositivo móvil como control remoto…
  • Reciclando tu viejo PC o portátil: también podrías usar un viejo equipo que ya no uses, o un miniPC, para conectarlo a tu TV y usarlo como centro de ocio para gaming, o para multimedia. Puedes usar sistemas como LibreELEC, OpenElec, o simplemente usar Linux o Windows e instalar apps como Kodi. Es decir, en este caso se trata de usar tu TV como monitor.
  • Otra opción es la videoconsola: si tienes una PlayStation o una Xbox, también podrás conectarla a tu TV para que se transforme en un centro de ocio con todo el gaming que ofrece, y también con las funciones para multimedia que tienen estas consolas.

Con cualquiera de estas opciones te ahorrarás comprar una smart TV… E incluso, en algunos casos, podrás contar con mayor potencia, ya que si empleas Android, Windows, GNU/Linux, podrás tener acceso a software mucho más numeroso y potente, e incluso videojuegos AAA.