razer deathstalker

En este artículo vamos a analizar el teclado Razer Deathstalker, que cuenta con teclas tipo chiclet de membrana, reposamuñecas, iluminación LED y muchas cosas más que ahora veremos a fondo.

razer deathstalker

El teclado no está disponible con configuración española, así que de quererlo tendremos que prescindir que nuestra amada “Ñ”. Su precio es de unos 70€, y no es fácil de encontrar en tiendas de España. Por suerte eso ya no es un problema, y además en tiendas como Amazon lo encontramos hasta 20€ más barato.

Tenemos tres versiones del teclado Razer Deathstalker.
Razer Deathstalker Essential que no cuenta con iluminación LED, pero el resto es igual.
Razer Deathstalker Expert (o sencillamente Razer Deathstalker) que es el que vamos a analizar.
Y finalmente el Razer DeathStalker Ultimate, que cuenta con iluminación LED en múltiples colores y además tiene integrada una pantalla LCD increíble con 10 teclas táctiles plenamente configurable y que sirve como ratón. Por desgracia cuesta 250€.

A mí personalmente los teclados chiclet me parecen incómodos, pero intentaré hacer el análisis sin tener eso en cuenta.

En profundidad:

Empezamos con el cable, que no es trenzado sino común, cosa que no nos esperábamos. Cuenta con un reposamuñecas que no es demasiado antideslizante, con un diseño bonito y que no está nada mal. En la parte de atrás tenemos las gomas para que el teclado no se mueva y las típicas patas que cuentan también con goma, cosa que siempre se agradece. Finalmente las teclas chiclet. Como la separación entre las teclas es pronunciada, el teclado resulta muy cómodo de usar. Cuenta también con dos modos que veremos en el siguiente apartado. El teclado Razer Deathstalker no es nada del otro mundo. No tiene ni macros ni ninguna otra cosa que lo haga destacar, es un teclado corriente.

Pruebas:

Conectamos el teclado e instalamos el software de configuración Razer Synapse 2.0 para disfrutar de él al completo. Aunque en realidad como el teclado no tiene teclas macro, no hay demasiado que hacer.

En el apartado de iluminación podemos cambiar la intensidad o ponerlo en modo pulsación.

En el apartado de modo de juego podemos elegir que botones o combinaciones de bonotes desactivamos para que no nos molesten mientras jugamos: Tecla Windows, Alt+F4, etc. El teclado tiene dos modos: Normal y juego; señalados en la parte superior derecha. Por supuesto podemos crear macros y asignarlas a cualquier tecla del teclado.

Comprobamos que el teclado responde a la perfección, su sistema anti-ghosting admite hasta 10 teclas simultáneas. El reposamuñecas, la buena respuesta del teclado y la correcta separación de las teclas hacen del Razer Deathstalker un teclado muy cómodo de usar.

Conclusión:

¿A quién va dirigido el teclado Razer Deathstalker? A gente que busque un teclado chiclet bonito y cómodo, pero sin nada especial. Es decir, si quieres un teclado gamer con mil funcionalidades, este no es tu teclado.

Carece de funcionalidades extra, y eso en un teclado de más de 50 euros es un pecado mortal. Hay que sumarle además que no existe ninguna versión de España, así que cuesta acostumbrarse.

  • Diseño
  • Comodidad (ergonomía)
  • Como siempre: El software Razer Synapse
  • Precio
  • No disponible es español
  • Sin macros u otras funciones que destaquen
  • Los teclados chiclet no gustan a todos

Esperamos que os haya gustado la review, desde GuíaHardware vamos a otorgar al Razer Deathstalker un 6 por tratarse de un teclado chiclet de membrana sin nada que destaque especialmente.