Comparativa de las mejores tarjetas gráficas

Comparativa de las mejores tarjetas gráficas
4.5 (90%) 4 votes

La tarjeta gráfica es uno de los componentes más preciados para todo gamer y aquellos que trabajen con procesamiento de imagen, vídeo o gráficos digitales. Si bien el ordenador puede funcionar sin poseer una ya que muchas placas base cuentan con gráficos integrados, el tener una tarjeta gráfica independiente con memoria independiente significará siempre una mejora sustancial en cualquier tipo de actividad en la que la misma pueda influir. El motor gráfico del ordenador será el que traduzca los datos proporcionados por el CPU y los convierta en píxeles que generarán la imagen que veremos en el monitor, por lo que la calidad de los gráficos, la resolución máxima, la velocidad de procesamiento y renderizado entre otras cosas dependerán de la capacidad y calidad del mismo.

Comencemos marcando una diferencia básica que generalmente se malentiende y es la diferencia entre una tarjeta gráfica y el GPU. Todos usamos generalmente ambos términos indistintamente refiriéndonos al mismo componente, pero con el fin de diferenciar mejor algunos procesos es conveniente aclararlo. La tarjeta gráfica es el componente en su totalidad, el chip, la memoria, los ventiladores, los conectores, todo; el GPU (“Graphics Processor Unit” o “Unidad de Procesamiento Gráfico”) es exclusivamente el procesador dentro de la tarjeta, el chip. Dicho esto cuando hablemos de GPU en esta guía, nos referiremos exclusivamente al procesador dentro de cada tarjeta gráfica.

Hay dos tipos de procesamiento de gráficos, los integrados y los dedicados. Como ya mencionamos, los gráficos integrados vendrán incorporados en la misma placa base o pueden estar incluidos también en el procesador como en el caso de los APUs.

Para equipos de escritorio en los que se desarrollen actividades muy básicas, poseer gráficos integrados puede significar un ahorro significativo tanto en el costo del ordenador como en el consumo de energía; sin embargo hay que tener en cuenta que los gráficos integrados compartirán recursos del sistema con el procesador, pudiendo reducir el rendimiento del mismo y del ordenador en general al utilizar por ejemplo la memoria RAM para realizar sus funciones.

Los gráficos dedicados por otra parte, se conectan mediante los puertos PCI-E y son tarjetas de expansión que poseen su propia memoria independiente, su propio sistema de refrigeración y reguladores de consumo de energía, todo optimizado para dedicarse exclusivamente al procesamiento de imagen y video. En algunos sistemas, los gráficos integrados y los dedicados pueden mantenerse activos simultáneamente para aliementar dos monitores por separado. Para cualquier actividad con un consumo intensivo de recursos en el procesamiento de gráficos diversos como por ejemplo los videojuegos o el renderizado de videos de alta calidad es recomendable siempre poseer una tarjeta gráfica dedicada.

Dada la gran variedad de modelos, fabricantes, configuraciones y capacidades dentro del mercado, elegir una tarjeta gráfica ya sea para armar un ordenador de cero o para mejorar el que ya tenemos puede llevarnos a horas de indecisión y búsqueda, así que trataremos de explicar lo básico del funcionamiento y rendimiento de las mismas para que a la hora de elegir tengamos toda la información necesaria para comprar la tarjeta perfecta para nuestro equipo.

Capacidades y características

VRAM

Al igual que la memoria RAM del PC, se trata de la memoria de acceso aleatorio utilizada por los motores gráficos y es la que procesa toda la información visual enviada por el CPU. Se trata de un tipo de memoria a la cual pueden acceder dos dispositivos de manera simultánea, razón por la cual el CPU puede estar grabando datos en ella al mismo tiempo que otros son leídos para poder ser visualizados en nuestro monitor.

A efectos del rendimiento de la tarjeta en función de la cantidad de memoria, la mecánica es bastante parecida que con la cantidad de RAM en nuestro ordenador: cuanta más memoria disponible tengamos, más tareas podrán llevarse a cabo de manera simultánea o podrán realizarse tareas más exigentes; llevado por ejemplo a un videojuego esto podría significar correr los gráficos a mejor calidad, un mayor detalle de texturas, mejores efectos visuales y mayor fluidez a la hora de procesar los gráficos y texturas de manera rápida.

Sin embargo, una vez sobrepasamos la cantidad de memoria necesaria para correr un juego con las máximas especificaciones, el tener grandes excedentes de memoria VRAM no mejorará nuestro rendimiento, pero nos permitirá realizar otras tareas, esto puede significar una diferencia si por ejemplo hacemos algún tipo de transmisión en vivo o poseemos más de un monitor de salida. Por otra parte, no tener la suficiente cantidad de memoria VRAM será algo que definitivamente notaremos en el rendimiento y tiempos de ejecución tanto en videojuegos como en procesamiento de imágenes.

Una referencia a tener en cuenta si planeas cuidar tu presupuesto sin necesidar de excederte con rendimiento que no aprovecharás, es considerar la mitad de memoria VRAM que de memoria RAM para un equipo estandar. Es decir, para juegos que requieran 8 GB de memoria RAM, 4 GB en la tarjeta gráfica serán más que suficientes y dependiendo del caso bien podrías arreglarte con un poco menos, mientras que en aquellos que requieran 16 GB es probable que sea necesario levantar un poco más la capacidad de tu tarjeta gráfica si quieres jugarlos al máximo de sus posibilidades.

Finalmente, al igual que en la memoria RAM, no todo es cuestión de capacidad y quién tiene los números más altos, la tecnología y generación de la memoria gráfica también evoluciona y los rendimientos incrementan notoriamente con cada nuevo avance.

Tipos de memoria

Las tecnologías estandarizadas actualmente para la gran mayoría de tarjetas gráficas son las GDDR5, presente en gran variedad de tarjetas de diversos fabricantes, GDDR5X para las tarjetas de más alto rendimiento, HBM para algunos modelos de tarjetas AMD y la nueva generación HBM2 presente en las nuevas tarjetas Radeon Vega o las Nvidia Tesla P100 entre otras.

tarjeta grafica rendimiento memoria

Si bien podemos encontrar fácilmente a la venta tarjetas con memoria GDDR4, DDR3 y demás, debemos tener en cuenta que a la hora de mejorar nuestro ordenador o construir uno nuevo siempre será contraproducente optar por un tipo de memoria o tecnología desactualizada. Esto afectará directamente el rendimiento general del motor gráfico y la eficiencia con la que realiza determinados procesos. Una tarjeta gráfica con memoria GDDR5 tendrá un rendimiento muy superior en el procesamiento de gráficos y renderizado de texturas que una con memoria DDR3, incluso con menor cantidad de memoria.

El ancho de banda será otro factor fundamental para definir la rapidez y potencia de una tarjeta gráfica. Básicamente se trata de la cantidad de información que la tarjeta puede enviar por cada ciclo, por lo que conjuntamente con la frecuencia será uno de los principales factores que marquen la diferencia de rendimiento entre una tarjeta y otra. Se trata básicamente de la cantidad de información que la tarjeta es capaz de transmitir por cada ciclo de reloj, por lo que puede darse el caso que una tarjeta con una frecuencia de trabajo menor a otra, aún así trabaje de manera más rápida y eficiente si el ancho de banda le permite enviar mucha más información por cada ciclo.

Tipo Frecuencia de reloj (MHz) Ancho de Banda (GB/s)
GDDR5 1000-2000 288-336,5
GDDR5X 1000-1750 160-673
HBM 250-1000 1024
HBM2 250-1000 2048

Frecuencias

En lo referente a frecuencias de trabajo nos encontraremos con dos valores, la frecuencia o velocidad de reloj del núcleo y la frecuencia de la memoria.  La frecuencia se refiere a la velocidad de procesamiento de datos de la unidad, al igual que sucede con el CPU y la memoria RAM, a mayores velocidades de trabajo tendremos un mejor rendimiento, pero también mayores temperaturas y consumos de energía.

Si bien una frecuencia de trabajo más alta tanto en la memoria como en el GPU nos dará un mejor rendimiento general, no nos dejemos llevar por los números, a la hora de comparar dos tarjetas distintas hay una serie de factores que entran en juego más allá de la velocidad de trabajo, como por ejemplo el ancho de banda, la tecnología y la arquitectura.

Por ejemplo, algunas tarjetas como la nueva Radeon Vega con tecnología HBM2 trabajan a frecuencias de reloj menores que algunas tarjetas competidoras con tecnología GDDR5 o GDDR5X, pero poseen un ancho de banda muy superior lo cual le permite procesar una cantidad mayor de información por ciclo de reloj manteniendo la temperatura en valores aceptables, volviéndola superior a algunas tarjetas de mayor frecuencia de reloj en ciertas tareas específicas como el procesamiento de grandes cantidades de datos.

Interfaz del bus de datos

Como ya explicamos en nuestraguía para placas base, las tarjetas gráficas se conectan mediante un bus PCI-Express, prácticamente todas las tarjetas actuales vienen diseñadas para la tecnología PCI Express 3.0 en configuración x16, lo que significa que utilizan la totalidad de los carriles de información de los que dispone el puerto.

pcie x16

Si bien dichas tarjetas pueden conectarse sin problema en un puerto PCIe 2.0 y funcionar adecuadamente, todas las placas base modernas vienen ya con 3.0 y a precios accesibles, la diferencia radica esencialmente en el ancho de banda que brinda el puerto y del cual puede valerse la tarjeta para trabajar. En la gran mayoría de los casos puede no notarse una diferencia que afecte nuestra experiencia, pero con las nuevas tecnologías siempre a la vuelta de la esquina lo más recomendable es emparejar nuestra tarjeta con una placa y un puerto diseñado para poder sacar lo mejor de su rendimiento.

Detalles a la hora de elegir un modelo u otro

Tipo de ventilación

A mejor refrigeración más rendimiento y vida útil ya que la temperatura interna de la tarjeta gráfica es menor. Lo mejor es refrigeración líquida, pero como es muy costosa y no suele venir de serie (a menos que sea una versión especial de una tarjeta gráfica en concreto) lo mejor es buscar tarjetas gráficas que integren más de 2 ventiladores ya que las que llevan un ventilador de turbina se calientan mucho por llevar un tipo de refrigeración muy ineficaz. tarjeta grafica asus turbinaEste es el tipo de ventilación que debéis de evitar a toda costa y sólo elegir en el caso de que no quede otra opción.

La refrigeración es algo clave a la hora de elegir al ensamblador de nuestra GPU. Los ensambladores generalmente solo cambian el sistema de refrigeración (aunque a veces también el circuito). A mejor disipación de calor, más bajas son las temperaturas y más overclock pueden traer de serie las GPUs. tarjeta gráfica asus

Conectores de alimentación

Dependiendo de cada tarjeta y de la demanda de energía que posea los conectores necesarios serán distintos, hay tarjetas que requieren un único conector de 6-pines, otras uno de 8-pines, otras más exigentes necesitarán de ambos simultáneamente como en el caso de las GTX 1080 Ti y finalmente aquellas con una demanda de energía mayor como la nueva Radeon Vega llegan a necesitar dos conectores de 8-pines para poder abastecerse.

Si bien esto es algo muy importante a tener en cuenta, no nos limitará tanto a la hora de elegir una tarjeta gráfica, pero si al elegir nuestra fuente de alimentación, por lo que tenemos que asegurarnos que la misma tenga los conectores necesarios para alimentar la tarjeta.

Dimensiones

Las dimensiones son otro de los pequeños detalles que se suele pasar por alto a la hora de comprar una tarjeta gráfica. Si bien la versión de referencia de cada tarjeta gráfica tiene ciertas medidas estándar, realmente el tamaño dependerá de cada fabricante ya sea por la adición de ventiladores y chasis más grandes o por simples cuestiones de diseño.

Al tener en cuenta las medidas de una tarjeta gráfica lo que estamos considerando principalmente es su compatibilidad con la caja en la cual la colocaremos, las torres para micro-ATX y mini-ATX son las que pueden llegar a darnos mayores problemas en cuanto a disponibilidad de tamaño, pero lo cierto es que frente a tarjetas que rondan los 30cm de largo y los 15cm de altura lo mejor es siempre tener en cuenta las medidas de nuestra caja o de aquella que vayamos a comprar en función de nuestra tarjeta gráfica de preferencia para asegurarnos no solo que tenga espacio, sino que tenga un flujo de aire adecuado.

Para las torres de formatos más pequeños encontraremos también versiones pequeñas de algunas tarjetas gráficas, las cuales acortan significativamente el largo y utilizan generalmente un solo ventilador, estas tarjetas resultan más económicas y si bien la reducción de tamaño puede llegar a comprometer factores como la refrigeración de la tarjeta, en cuanto a rendimiento no serán cambios tan drásticos y vale la pena si buscamos armar un equipo en formatos pequeños.

Consumo

Al igual que con los conectores de alimentación, este es un campo que estará muy ligado a la elección de la fuente de alimentación. El consumo de energía de la tarjeta gráfica es de lo más elevados entre los componentes de un ordenador y será lo que nos marcará la mayor diferencia en la elección de una fuente de alimentación u otra, principalmente si estamos interesados en utilizar más de una tarjeta gráfica o realizar overclocking.

Los consumos regulares en la mayoría de tarjetas rondarán entre 100 y 250 vatios, pero en las tarjetas de más alto consumo y en el caso de realizar overclocking estos números pueden dispararse incluso hasta los 400 o 500 vatios en los casos más radicales, por lo que a dicho nivel el gasto energético y la inversión en una fuente de alimentación que no solo entregue la potencia necesaria sino que lo haga de manera eficiente y segura será fundamental para nuestro equipo.

Tarjeta Potencia Potencia mínima recomendada (Fuente de alimentación)
GTX 1050 Ti 75W 300W
Radeon RX 570 150W 450W
GTX 1070 150W 500W
GTX 1080 Ti 250W 600W
Radeon RX Vega 64 (Aire*) 295W 750W
Radeon RX Vega 64 (Líquida*) 345W 1000W

SLI, CrossFire y tarjetas gráficas multi-núcleo

SLI y CrossFire son los nombres de las tecnologías de NVidia y AMD para conectar dos o más tarjetas gráficas y que produzcan una sola salida de vídeo. Las tarjetas multi-núcleo o multi-GPU son las que integran en una misma placa dos núcleos en lugar de uno. En los últimos años se ha ido dando soporte a las configuraciones multi-GPU, pero incluso en la actualidad siguen dando problemas en juegos y en estabilidad del sistema. En ordenadores a piezas nuevos es recomendable comprar solo una gráfica mono-núcleo, para no limitarnos y evitar problemas. Sin embargo muchas veces sale más rentable comprar otra tarjeta para hacer CF/SLI. Las gráficas en CF/SLI no entregarán toda su potencia, sin embargo sí que consumirán lo mismo cada una, aumentando la factura de la luz notablemente y requiriendo una fuente de alimentación potente. La gráfica tiene que estar preparada para SLI o CF, y la placa base también debe soportarlo. Las gráficas se calentarán mucho más al estar pegadas unas a otras. Las multi-GPU también, puesto que integran dos núcleos en una sola placa. quad sli

Ranking mejores tarjetas gráficas del mercado

Ya sea para videojuegos, para procesamiento de gráficos, cálculos complejos y demás, la tarjeta gráfica es un componente cuya elección no debemos tomarnos a la ligera, la competencia entre los dos grandes desarrolladores y la gran cantidad de fabricantes nos da un espectro enorme de posibilidades en el que cada detalle cuenta, tanto si buscamos la mejor relación rendimiento/precio como si solo queremos el ordenador más potente posible. Precio, consumo, refrigeración, compatibilidad e incluso la estética siempre serán factores a considerar junto a aquellos que simplemente vuelvan nuestra tarjeta más rápida y potente.

Para ordenadores para videojuegos actualmente dominan el mercado en cuanto a rendimiento la serie 10 de GeForce GTX, con el modelo GTX 1050 Ti y GTX 1060 como gama de entrada, la GTX 1070 como una opción sólida para altos rendimientos y dentro de la gama alta la GTX 1080 Ti encabezando como la mejor opción en la actualidad en rendimiento general para videojuegos en alta calidad.

Las Radeon RX serie 500 de AMD es también una opción sólida y accesible dentro de todas las gamas de precios con rendimientos competitivos aunque ligeramente inferiores, mientras que las nuevas tarjetas Radeon RX Vega 56 y Vega 64 son actualmente las mejores competidoras para la GTX 1070 y GTX 1080 Ti respectivamente, con resultados muy parejos en cuanto a videojuegos pero con una clara ventaja para las tarjetas Vega en el procesamiento masivo de datos gracias a su ancho de banda y capacidad de cómputo.

A continuación las tarjetas gráficas que recomendamos desde Guía Hardware por su calidad-precio:

Gama baja: Solo recomendada para hacer algún apaño a ordenadores viejos y para poco más que navegar. Actualmente las APU e integradas de algunos modelos rinden mejor que éstas, por lo que deberías revisar primero el rendimiento de la gráfica integrada de tu procesador. En este rango destacan podemos como la GT 710 y la GT 730 (la mejor opción para nosotros).

La última actualización fue el:19 octubre, 2017 11:34 pm

Gama media: Para ordenadores de bajo presupuesto pero que busquen el mayor rendimiento gráfico posible. Sin duda aquí el mejor modelo es la GT 1030, aunque también puedes ir al siguiente paso y elegir la GTX 1050 que es bastante superior y da mucho más rendimiento por su precio.

Gama media/alta: Modelos donde la relación calidad / precio es lo más importante. Aquí destacan la RX 560 y la GTX 1050, que está ligeramente por encima y es la mejor opción calidad / precio. Con estos modelos no tendremos problemas para jugar a resoluciones de 1080p de forma decente.

Gama alta: Aquí puedes encontrar todos los modelos para jguar a 1080p sin problemas pero también a 1440p. Modelos como la RX 580 o la GTX 1060 de 6GB son perfectas sin tener que llegar a precios tan prohibitivos. Si podemos permitírnoslo, la mejor opción en este rango es la GTX 1060 de 6GB.

Gama alta/extrema: Para los más entusiastas. Para jugar a 4K con más de 30fps o a 1440p sin problemas, necesitarás una tarjeta gráfica como la GTX 1080 (y 1080 Ti) o la RX Vega 64. Sin duda aquí destaca la 1080 Ti como la mejor gráfica para jugar en 4K y 4K UHD.